ROCA (AR).- Un cabo de la policía rionegrina fue detenido ayer por la mañana después de asaltar la sucursal del banco Nación y alzarse con 130.000 pesos.

El sujeto amenazó con su arma reglamentaria a una de las cajeras y luego escapó por los techos, aunque rápidamente fue capturado por sus propios colegas de la fuerza cuando intentaba escaparse del lugar con todo el botín.

El hecho ocurrió pasadas las 7:40 en la sede que el banco tiene sobre calle San Martín 770, y nadie duda que el asalto había sido planificado con mucha anterioridad.

Los investigadores calculan que el hombre, de 30 años, que sería de apellido Sandoval, logró acceder a un patio interno luego de descolgarse por los techos de los edificios aledaños.

Una vez allí, abrió una canilla de agua y esperó a que se inundaran las instalaciones. Luego, fue cuestión de tiempo. Conociendo el movimiento del personal bancario y de la policía, aguardó pacientemente la llegada de la cajera y de los tres efectivos que la acompañan diariamente a la hora de ingreso.

Como habitualmente lo hacen, luego de desactivar la alarma del edificio, dos de los uniformados regresaron con el móvil a la Unidad Tercera y uno de ellos quedó de guardia en la puerta principal del banco.

La empleada bancaria transportaba en sus propias manos la caja de caudales en la cual había varios fajos de billetes que sumaban unos 130.000 pesos. Pero al ver la inundación de las oficinas, rápidamente se interesó por solucionar el problema.

Cuando abrió la puerta trasera, el ladrón apareció en escena. Tenía el rostro semi cubierto y portaba su arma reglamentaria 9 milímetros, con la cual apuntó directamente a la mujer.

En una mochila cargó el dinero y a su víctima la dejó encerrada el patio. Luego escapó por los techos, aunque en la huida perdió parte del botín. Los gritos de la cajera terminaron delatando al delincuente. El efectivo que estaba de guardia se contactó con el Comando Radioeléctrico y enseguida se montó el operativo. En un par de minutos, la zona céntrica se plagó de patrulleros y de efectivos que intentaban dar con el sujeto, que finalmente fue detenido en el techo del Club Italia Unidad. Un efectivo, en la persecución, cayó desde la altura y sufrió lesiones.

Los operativos se extendieron a toda la zona céntrica ya que en un principio se pensó que en el asalto había participado más de un delincuente.

En la causa tomó intervención el fiscal Alejandro Moldes, por tratarse de un delito federal.

Anoche ya se había dispuesto el traslado del detenido a la sede de la Policía Federal, en calle Córdoba casi Villegas, y hoy sería indagado por el juez federal subrogante Ezequiel Andreani.

Fuente: http://lomasvistoeninternethoy.blogspot.com