Con el consentimiento de sus padres, el pequeño, quien desde los cuatro años decía sentirse mujer, se operó. "Ser una niña es bueno porque me permite hornear y cocina", aseguró el menor, quien a los 12 años comenzará a tomar hormonas femeninas.

Un niño de ocho años se cambió de sexo

Joey Romero, un niño inglés de ocho años, cumplió su sueño de cambiarse de sexo y convertirse en una niña después de que sus padres autorizaran la operación. Este singular hecho se dio en Inglaterra.

La madre de Joey, quien ahora se llama Josie, contó que desde pequeño “agarraba a sus soldaditos y los mecía como si fueran bebés” y que cuando empezó a hablar decía “soy una niña”, afirmación que sus padres corregían.

"A medida que José crecía comenzó a decir que se sentía como una niña y cuando tenía cuatro años de edad insistió que realmente era una niña y no un niño", declaró a la prensa Venessia, madre del menor, quien aseguró que en todo momento estuvieron de acuerdo con su hijo en el cambio de sexo y la adopción de su nueva identidad.

"Ser una niña es bueno porque me permite hornear y cocina, llevar el cabello largo y usar aretes", concluyó el menor, quien a los 12 años comenzará a tomar hormonas femeninas.

Los padres del niño decidieron acceder al cambio de sexo después de llevarlo a un psicólogo. Josie será sometida a un tratamiento con hormonas femeninas a partir de los 12 años


Fuente: http://www.diariopanorama.com/diario/noticias/2009/10/19/a-49298.html