Uno de los grandes recuerdos de cuando era pendejo es ver con mi viejo películas de Bud Spencer y Terence Hill. Para aquellos a quienes les hayan gustado también, esta noticia:


Bud Spencer cumple 80: el héroe pesado del “spaghetti western”


Bud Spencer cumple 80: el héroe pesado del “spaghetti wes
Bud Spencer: también los héroes del "spaghietti western" envejecen.




El héroe del “spaghetti western” Bud Spencer, que hizo historia del cine junto con Terence Hill, cumple 80 años. Y ahora es comisario de Policía en una serie italiana de TV.

Alcanzó la fama mundial como héroe bonachón y obeso de comedias de acción. Sus peleas del lejano Oeste al lado del frío Terence Hill lograron carácter de culto. A pesar del éxito, jamás se hizo ilusiones sobre lo que hacía.

"Hasta un chimpancé podría hacerse actor así", opinó alguna vez Bud Spencer sobre sí mismo y su carrera cinematográfica. "Cada toma se repite 25 veces. A mí me alcanza con 40, 50 palabras para sacar adelante toda una película". El sábado 31 de octubre de este año, el actor nacido en Nápoles con el nombre de pila de Carlo Pedersoli cumple 80 años.


cumpleaños
Bud Spencer en "Mr. Charleston y sus secuaces" (1977); guión y dirección: Marcello Fondato.


Hijo de un fabricante, Spencer alcanzó su fama de héroe de peleas de westerns relativamente tarde. Lo que muchos apenas podrán creer, por su actual excesiva corpulencia, es que en los años 50 fue reiteradas veces campeón italiano de natación y hasta llegó a competir en los Juegos Olímpicos.

Obrero de la construcción en Sudamérica

En sus años jóvenes, Bud Spencer estudió abogacía y se doctoró. Por miedo a que se le subieran los humos a la cabeza a causa del éxito deportivo, en 1957 dejó Italia y se fue a Sudamérica como obrero de la construcción, en busca de sí mismo. "Quería saber quién soy".

spaghetti western
Terence Hill (izq.) y Bud Spencer en "Le seguían llamando Trinidad" (1971).



De vuelta a Italia, casado y ya padre de dos hijos, el destino lo pilló de casualidad, en 1967, cuando un conocido de su mujer buscaba a un tipo corpulento para una película. El conocido era el director Giuseppe Colizzi. El film se tituló "Dios perdona... yo no”. Así comenzó la era del "spaghetti- western". Y con él nació la figura artística y el ídolo Bud Spencer.

La figura clave que se sumó a Spencer fue un escuálido hombre de ojos azul hielo, también italiano, también con nombre artístico resonante para el público estadounidense: Terence Hill (nombre real: Mario Girotti). En las siguientes décadas, mientras que a su socio de películas le correspondería el papel del elegante y guapo, "Big Buddy" haría la mayoría de las veces de cabezón flemático y bondadoso que, no obstante, siempre ponía a sus adversarios fuera de combate.

Los éxitos se sucedieron en serie para los dos, como en "Le seguían llamando Trinidad" (1971), "¡Más fuerte, muchachos!" (1972), "Dos misioneros" (1974), y también para Spencer solo, como en la producción germano-italiana "Banana Joe" (1981). La última película que ambos héroes rodaron juntos fue "Botte di Natale" (1994).

Una receta que nunca dejó de funcionar

Las películas del "spaghetti western" no se volvieron más ocurrentes con el tiempo, pero la receta continuó funcionando. Las peleas, cada vez más extensas, se volvieron de culto y Bud Spencer más pesado. "En algún momento pesé 160 kilos. Mi caballo se tiraba de espaldas, desesperado, en cuanto me veía venir", contó el coloso de puños rápidos alguna vez. Él hacía todo por su público.

Y el público quería de él el golpe infantil y pesado. "Durante mis películas, jamás vi a un niño salir corriendo de la sala. Los chicos se ríen porque no se toman en serio la violencia. Nadie se muere y casi no corre sangre. Cuando en mis filmes se golpeaba a gente, la mayoría de las veces las personas vuelven a levantarse y salen corriendo", explica el italiano el secreto de su éxito en una entrevista con Tele 5, una emisora alemana de películas.

Más tarde, confesó el icono cinematográfico del Western cómico, llegó incluso a rechazar "papeles inteligentes". Posiblemente lo habrían apartado de la "figura artística Bud Spencer". Pues el éxito tiene su precio.

El jubilado héroe del western vive hace años nuevamente en Italia. Se dice que pesa tan sólo 120 kilos. Inactivo no llegó a estar nunca, pero en lugar de actuar de Bud Spencer se permite ahora aparecer en otros papeles, como por ejemplo de comisario retirado en la serie policiaca televisiva italiana "I delitti del cuoco".



Fuente: http://www.dw-world.de/dw/article/0,,4843221,00.html?maca=spa-ellitoral_news-2222-xml-mrss