"Un enfrentamiento entre Colombia y Venezuela implicaría la intervención de EEUU a favor de la primera"


"Venezuela no resistiría una guerra con Colombia y
A juicio de Ochoa Antich la política expansionista de Venezuela ha superado a la desarrollada por la revolución cubana (Eduardo Fuentes)

El ex canciller y ex ministro de la Defensa Fernando Ochoa Antich considera que el problema de fondo en las relaciones entre Colombia y Venezuela obedece al interés venezolano por expandir el radio de acción revolucionaria hacia el país vecino. A su juicio Colombia se ha convertido en una cuña que le impide consolidar una política exterior expansionista que ha logrado lo que nunca logró la Revolución Cubana.

No obstante, considera que en los últimos días se ha registrado un descenso de la tensión existente entre ambos gobiernos gracias al anuncio de una posible mediación por parte del Gobierno brasileño y del presidente Lula: "Creo que él los va a poner a conversar y eso permitirá solucionar el problema por ahora porque el tema de fondo continuará allí. Pero una de las causas de los problemas que han generado todas estas tensiones, sin solución, es que los mecanismos de diálogo entre ambos gobiernos han dejado de funcionar. Cuando a dos países vecinos, con una relación tan importante en lo comercial y lo humano, se les priva de esas estructuras para la solución de los problemas, se producen tensiones que a la postre se hacen inmanejables".

-Si esos mecanismos desaparecen es porque no existe la intención de resolver los problemas.

-Hay un aislamiento mutuo. Los dos presidentes, de manera ligera, quizás más Chávez que Uribe, se han ofendido a través de los medios durante los dos o tres últimos años. Las comisiones no funcionan y al surgir problemas, como el caso de la masacre en Chururú, éstos no se pueden solucionar, como se hacía en el pasado, ante la inexistencia de procedimientos para facilitar una salida.

-En todo caso, los problemas ahora parecen más serios que antes y da la impresión de que son creados artificialmente por el Gobierno venezolano.

-El problema es que Colombia es uno de los objetivos fundamentales de la política exterior bolivariana. Eso le permitiría crear un eje político conformado por Bolivia, Ecuador, Colombia y Venezuela, más Cuba como gran generador ideológico en ese proceso. En Venezuela desvalorizamos las actuaciones del presidente Chávez, pero si comparamos su política con la revolución de 1959, de Fidel Castro, encontramos que la expansión de la revolución venezolana, comparada con la cubana, es extraordinaria. Baste solo con observar cómo ha logrado controlar Ecuador y Bolivia. El problema es que tiene en el medio una cuña llamada Colombia. Pero el día en que él logre crear ese arco geopolítico su fuerza en América Latina se multiplica infinitamente. Se trata de una metodología que se inició en Venezuela y que luego se ha venido aplicando en esos países.

-En Ecuador y Bolivia apeló a líderes que se decantaron por la vía electoral. En Colombia lo hace a través de dos vías: la electoral y la insurreccional.

-Las FARC se le han convertido en un problema porque le impiden que surja una alternativa electoral. A veces se enreda en el juego porque la izquierda colombiana, como es el caso del senador Petro, rechaza a las FARC, cosa que él no puede hacer porque le traería problemas con lo sectores más radicales del continente, cuando ya sabemos que desde hace mucho tiempo esa organización perdió cualquier noción de principio ideológico para ponerse al servicio de intereses económicos que giran alrededor del narcotráfico.

-Según eso el acuerdo entre Estados Unidos y Colombia sobre las bases militares tiene sentido, desde el momento en que frenarían el expansionismo chavista.

-No creo que el acuerdo sea para frenar el expansionismo chavista porque todavía Estados Unidos no le ha dado la importancia que en realidad tiene. El problema fundamental es el narcotráfico. La derrota militar de las FARC está trayendo como consecuencia una disminución en la producción de la droga de gran importancia y con la presencia de los aviones en las bases habrá un mayor control de la actividad del narcotráfico. Ahora, yo no estoy de acuerdo con el convenio suscrito entre Colombia y Estados Unidos porque Uribe cedió demasiado. Luego de que Correa cerrara la base de Manta, Estados Unidos requería establecerse en emplazamientos cercanos a los centros de producción de droga. Colombia era el único país disponible y si no cedía se veía comprometido el Plan Colombia y por tanto la política de Seguridad Democrática, base de sustentación del gobierno de Uribe. Por tanto era imposible decir que no, aunque se podía haber hecho una negociación más aceptable para el resto de los países de la región.

-Chávez aduce que se trata de una amenaza contra la soberanía venezolana.

-La presencia norteamericana masiva de militares en las bases no representa una amenaza contra Venezuela, excepto si surge un enfrentamiento entre Venezuela y Colombia. Pero suponer que esa presencia militar va a poner en peligro la revolución bolivariana es una exageración del presidente Chávez que no tiene sustento en la realidad. Tanto la Cuarta Flota como las bases en el Caribe son suficientes para intervenir contra Venezuela si ese fuera el caso. Por tanto el objetivo de las bases es la lucha contra el narcotráfico.

-¿Quiere decir eso que la presencia militar de EEUU no va a incidir en la lucha contra las FARC?

-Las FARC y el ELN están vinculados al narcotráfico y son fuerzas de choque para defender la producción de drogas y el negocio del secuestro.

-Si la intención es liquidar a las FARC porque están en el narcotráfico, ¿eso no afecta a Chávez?

-No lo veo así. Ese zafarrancho de combate, por parte de Chávez, está dirigido a crear una cortina de humo para tapar ante los venezolanos el gravísimo problema de ineficacia de su gobierno y debilitar los gobiernos de Pérez Vivas y de Pablo Pérez, para así poder controlar políticamente a Colombia.

-¿No resultan tales objetivos subalternos si consideramos el riesgo que se corre con esos juegos de guerra?

-Ese es el problema. Cuando no hay medios pacíficos para la solución de los conflictos, éstos pueden escaparse de las manos. Y en este punto el Alto Mando Militar debe darse cuenta de que es el responsable de la soberanía nacional y evaluar el problema de manera objetiva. La relación estratégica que existía entre Colombia y Venezuela ha variado. Antes ambos países tenían una capacidad militar similar que evitaba la ocurrencia de conflictos, los cuales, de producirse, contaban con la neutralidad de EEUU. Ahora eso ha cambiado con la política exterior equivocada de Chávez y su enfrentamiento exagerado con Estados Unidos.

-¿De qué manera ha cambiado?

-Venezuela, que siempre fue aliada y suministradora segura de petróleo a EEUU durante la Segunda Guerra Mundial, en Corea y en el conflicto del Medio Oriente, en este momento es considerada como un enemigo de los intereses norteamericanos. Mientras tanto, Colombia ha fortalecido su alianza política y militar cerrada con ese país. De manera que en este momento un enfrentamiento entre Venezuela y Colombia no es solo entre dos países, sino de Venezuela contra Colombia y Estados Unidos. Por eso el Alto Mando Militar debe tener en cuenta esta situación, evitar la creación de tensiones y buscar la solución pacífica de los problemas. De lo contrario se podría generar un conflicto que no estaría limitado en el tiempo y en el espacio por la insuficiencia de recursos bélicos, como habría ocurrido en el pasado porque Colombia podría sostenerse indefinidamente debido a que su capacidad se multiplica por el apoyo norteamericano.

-En otras palabras, Venezuela no tiene vida en una guerra contra Colombia.

-En estos momentos, dada la alianza militar entre Colombia y EEUU, Venezuela carece de capacidad militar para una situación planteada en tales términos. Por eso debe evitar la confrontación a través de una política prudente que disminuya las tensiones y busque la manera de resolver conflictos que surgen de manera natural, por la vía pacífica, la negociación y el acuerdo.

-Chávez debe estar perfectamente consciente de esa realidad militar y de ser así lo que se ha creado en estos últimos días de amenazas de guerra, ¿no es, al final, una farsa?

-Ahí está el riesgo porque son los pueblos los que están sufriendo las consecuencias de esta situación, tanto quienes viven del lado colombiano, en el Norte de Santander, como los tachirenses que están de este lado de la frontera. Por eso creo que el objetivo es César Pérez Vivas. Tratar de crear elementos suficientes como para poder enjuiciarlo y sacarlo de la Gobernación del Táchira para luego proceder de la misma forma contra el gobernador del Zulia, Pablo Pérez. Para Chávez es tremendamente complicado que la frontera esté controlada por quienes considera sus enemigos políticos porque eso le impide influir, de manera determinante y con las manos libres, en la política colombiana.

rgiusti@eluniversal.com


Roberto Giusti
EL UNIVERSAL

Contenido relacionado
El más incomodo de los aliados