El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Explotación infantil: una triste realidad del mundo actual

Imágenes de niños que trabajan de sol a sol en campos y minas nos recuerdan cada día un triste y gravísimo problema del mundo actual: la explotación infantil, fenómeno que afecta tanto a naciones industrializadas como a las del llamado Tercer Mundo.

Por ejemplo, recientes informaciones dan fe que unos 400 000 niños, la mayoría hispanos, laboran en actividades agrícolas en Estados Unidos, un país que no ha suscrito la Convención sobre los Derechos de la Infancia, rubricado en 1989 por casi todas las naciones del mundo.

Durante décadas, menores desde los ocho años han trabajado en ese sector en territorio norteamericano, empleando herramientas de trabajo cortantes y peligrosos pesticidas, denunció Davis Strauss, director de la Asociación de Programas de Oportunidades para los Trabajadores del Campo.

La organización defensora de la niñez denunció que un 20% de las muertes en la agricultura de ese país corresponde a menores de edad.

Lo cierto es que aunque la Declaración de los derechos del niño expresa que el menor debe ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación, pocos países como Cuba tienen una infancia feliz con los más elementales derechos humanos garantizados.

Las cifras no mienten al respecto. Mientras en el país caribeño esta práctica ha sido erradicada, más de 218 millones de infantes trabajan en todo el mundo, de ellos unos 126 millones están expuestos a las peores formas de trabajo infantil, ya sea servidumbre, labores forzosas o explotación sexual.

La mayoría de estos menores labora para sus familias y no percibe ningún sueldo, y las niñas son las más afectadas, ya que, en general, las oportunidades que se les ofrecen en el marcado laboral remunerado son peores que las de los varones.

Según la Organización Internacional del Trabajo las labores forzosas, la esclavitud y el tráfico criminal de seres humanos, en especial mujeres e infantes están creciendo en el mundo y adoptando nuevas e insidiosas formas. El reclutamiento obligatorio de menores para conflictos bélicos, considerado como una de las peores formas de trabajo infantil, está también en auge.

Sin lugar a dudas la explotación de los infantes es hoy por hoy una triste realidad y un gravísimo problema al que se enfrenta la humanidad que, de acuerdo con los expertos, está hipotecando su presente y su futuro.

Imagenes:

Explotación infantil: una triste realidad del mundo actual

Niños

realidad

1 comentario - Explotación infantil: una triste realidad del mundo actual

@SKAMONO
trizte esta situacion