Se habla de un rito umbanda. Hay familiares detenidos
Horrorosa muerte de un nene de 11 años

en Moreno




Su cadáver presentaba unas 50 heridas hechas con clavos, fracturas y el pene destrozado

Un nene de 11 años fue asesinado de forma brutal, en el marco de un oscuro episodio ocurrido en Moreno, por el que están detenidos sus abuelos, tíos y una vecina. El cadáver del chico presentaba unas 50 heridas realizadas con clavos, tenía la lengua cortada por la mitad, los genitales destrozados, gravísimas fracturas de cráneo y rastros de abuso sexual. La madre de la víctima denunció que lo hicieron porque “el chico les molestaba”, aunque hay sospechas de que pudo tratarse de un rito umbanda.
Vanesa, madre del menor, reveló que el hecho ocurrió durante la noche del sábado, cuando el niño fue sometido a salvajes torturas que derivaron en su muerte. “Son unos monstruos. Estoy destrozada, no puedo entender cómo hicieron algo así”, dijo la mujer.
Según contó la madre, el chico vivía junto a sus abuelos y tíos en una vivienda, dado que ella trabaja todo el día y desde hace un tiempo vive en pareja con un hombre en otra casa. “Mi suegra me decía que lo llevara a vivir conmigo, y estaba en los planes hacerlo en un par de meses, porque nunca creí que podrían hacerle esto”, dijo.
De acuerdo al relato de la mujer, el sábado estuvo con el chico, a quien fue a visitar como acostumbraba semanalmente. “Lo veía los lunes, miércoles, viernes y sábados, después de trabajar. Yo trabajo todo el día, para que a él no le falte nada. Ni ropa, ni comida”, contó.
“El sábado a la tarde estuvimos juntos, y él estaba muy raro -indicó-. Me dijo que me quede tranquila, que él mi iba a cuidar desde el cielo. También que cuide mucho a mi pareja, y hasta le mandó saludos a mi suegra. El los quería mucho. Yo le preguntaba por qué decía esas cosas, y me dijo que él nos iba a iluminar”.
Vanesa relató que “el próximo 23 de diciembre cumplía 12 años, y con mi pareja le queríamos cumplir el sueño de ir a la cancha de Boca, pero ya no lo podremos hacer”, agregando que “ese día le vi los deditos quemados, pero me dijo que había tenido un accidente”.

Llamado y drama

La mujer relató que “el domingo, cerca del mediodía, sonó el teléfono y era una vecina, que me dijo que el nene estaba en terapia intensiva del Hospital de Moreno”, precisando que “me contó toda una historia, que luego se demostró que era falsa, porque esta persona también tuvo que ver, fue cómplice”.
“El nene no aguantó y murió el domingo. La autopsia reveló que tenía clavos en todo el cuerpo, más de 50, que aún no puede extraerle, además de la lengua partida, el pene destrozado y fracturas en el cráneo, aparentemente por patadas. Los médicos dicen que tenía signos de haber sido violado por un adulto”, reveló la mujer.
Vanesa expresó que “lo primero que se me cruzó por la cabeza fueron mis familiares, porque no cerraba la historia que me contaban, entonces hice la denuncia en la comisaría”, agregando que “la justicia y los policías actuaron rápido, y detuvieron a mis padres, mi hermano con su mujer y una vecina”.

“Como a un perro”

En torno a las sospechas de un rito umbanda, la mujer explicó que “no estoy segura de eso, si lo hacían era cuando yo no estaba en la casa”, y manifestó que “cuando los policías le preguntaron por qué lo habían hecho, ellos dijeron que el nene les molestaba”.
“Lo mataron peor que a un perro, pero era un ser humano. Ahora yo no tengo nada, porque de golpe toda mi familia es una monstruosidad. Yo crié al nene sin padre, fui mamá y papá al mismo tiempo. Ahora estaba trabajando a morir para que no le falte nada, con mi pareja, que lo quería mucho”, dijo la mujer, y finalizó deseando que “se pudran en la cárcel”.


FUENTE