El Gobierno reparte empleos de lujo entre los leales que dejan sus bancas


Cristina les aseguró cargos públicos bien pagos a quienes votaron sus proyectos


Los favores de Kristina



El índice de desocupados aumentará el 10 de diciembre por la partida de un centenar de diputados y otros 17 senadores que no renovaron sus bancas. Aunque no será para tanto. Una buena porción se aseguró empleos bien pagos y hasta con exilios dorados por la sencilla razón de haber dado pruebas de fidelidad al Gobierno, impulsando sus proyectos o accediendo a las presiones para cambiar el voto sobre la marcha.

Pagar generosamente los servicios prestados no es una exclusividad de esta gestión. Aunque la diferencia pueda estar en el incremento de los "tickets" con premio. La lista de los que se van del Congreso con conchabo asegurado incluye a kirchneristas de primera hora y adherentes de la última.

En el primer casillero califica Patricia Vaca Narvaja, que no pudo colar en la lista K de Córdoba por "piantavotos" y pasará sin escalas de la vicepresidencia de la Cámara baja a la embajada de México, haciendo un enroque con Jorge Yoma. Una curiosidad: el riojano recuperó la confianza de los Kirchner tras fuertes peleas que incluyeron frases tales como "no me jodan más con Chacho Alvarez", que Yoma le dirigió a Cristina en plena Asamblea Constituyente, en Santa Fe, hace 15 años.

La lista de leales premiados se completa con los diputados Edgardo Depetri -irá a un cargo en Planificación ligado a viviendas- y Dante Dovena, que se hará cargo del plan de cooperativas que manejan los barones del conurbano. Se trata de dos de los frustrados por la escasa cosecha de votos de parte de la lista que encabezó Néstor Kirchner en junio. Integraban la boleta y se quedaron afuera del reparto.

Por haberse pasado del duhaldismo, Mabel Müller, fue anotada en la lista de aspirantes a la codiciada representación ante el ALADI, en Montevideo. El que ya se garantizó jugoso sueldo es Manuel Baladrón, el pampeano que manejó a su antojo el debate exprés de la ley de medios: irá al órgano de control. Y se dice que le buscan algún rincón oficial a Adriana Tomaz. Este es un caso especial: entró con Luis Patti y acaba de apoyar una reforma política que prohíbe las candidaturas de los procesados por delitos contra los derechos humanos, después de haber defendido el derecho del ex subcomisario a ingresar a la Cámara pese a estar en esas condiciones judiciales.

En el Senado, la más precavida fue Silvia Gallego: ya en julio del año pasado se había hecho reservar un lugar en el Gobierno (irá de directora al Banco Nación) a cambio de votar las retenciones móviles, a las que el resto de los legisladores pampeanos le dieron la espalda. Este año se repitió la escena con la ley de medios: los que dudaban y terminaron votando a favor se aseguraron contrato.

Ahí van los ejemplos: la cordobesa Haidé Giri va a Salud (pidió ser delegada ante la OMS, en Ginebra), el tucumano Julio Miranda a un cargo en la Secretaría de Energía y la mendocina Mónica Troadello al Instituto de Vitivinicultura. Además, el correntino Fabián Ríos pasará al Nación y su comprovinciana Isabel Viudez a un cargo en el Mercosur.

Va otra curiosidad: Rubén Marín -con cargos desde 1983- rechazó la embajada en Uruguay que le ofreció Cristina y se vuelve a La Pampa. El problema de muchos "pájaros", como le dicen en la jerga política a quienes "vuelan" de sus bancas, es que no pueden volver a sus provincias. Los que sí tienen cargos locales son los leales a algunos gobernadores: tales los casos del cordobés Arturo Heredia, Luis Lusquiños -puntano por adopción- y la chubutense Silvia Giusti.

FUENTE

Posdata: Jorge Yoma ¿todavía existe políticamente...?

Kirchner

politica