Ejecutaron a un retrasado mental por homicidio


Bobby, de 44 años, tiene un coeficiente mental de 70 y el nivel de escritura de un nene de 7 años. En 1997 asesinó a una niña de 11. Le aplicaron la inyección letal.




Bobby Woods, de 44 años, y víctima de un grave retraso mental, fue ejecutado en Texas después de que la Corte Suprema decidiera no reabrir su caso. Woods fue hallado culpable del brutal crimen de una ñiña de 11 años en 1997.

En 2002 la Corte Suprema afrontó la cuestión de que si una persona con problemas mentales puede ser condenada a muerte, sin dar en ese momento una respuesta definitiva. En esa ocasión, el máximo tribunal del estado petrolero decidió que los detenidos menores no podían ser condenados a muerte.

Aquella sentencia dejaba a las Cortes estatales el poder de establecer si un simple detenido podía ser definido como tal. Bobby tenía un coeficiente de inteligencia de 70 y el nivel de escritura era el de un niño de siete años.

Woods recibió la inyección letal y fue declarado muerto a las 18.48 (hora local). Se convirtió en el 24º ejecutado en Texas en lo que va de 2009.


Fuente: http://criticadigital.com/index.php?secc=nota&nid=33934#D