Polémica: mujeres renuncian a sus trabajos para cobrar la asignación universal por hijo menor

Cinco mujeres que habían sido contratadas para tareas de limpieza en un balneario de Jesús María, Córdoba, por un salario de 700 pesos renunciaron hoy para recibir la asignación universal por hijo.

La decisión de las mujeres desató la polémica en la localidad y algunas autoridades municipales aseguraron que, en casos puntuales, el flamante régimen de asignaciones desalienta el empleo porque deciden no trabajar para cobrar el beneficio.
Las mujeres que renunciaron a sus puestos estaban dentro del régimen de Jefes y Jefas de Hogar e iban a integrar una cooperativa municipal, pero decidieron no hacerlo para sumarse a la Asignación Universal por Hijo para Protección Social.
La tarea que tenían que realizar consistía en la limpieza de un balneario ubicado en el río Jesús María, lo que les demandaba cuatro horas por día, por lo que iban a percibir 700 pesos mensuales.
Pero como las cinco tenían entre tres y cuatro hijos, decidieron optar por la asignación y renunciar a sus trabajos:
ahora recibirán entre 540 y 720 pesos sin realizar ningún tipo de tareas.
‘Nos bajamos del proyecto. Por casi la misma plata y sin tener obligación de trabajar, preferimos quedarnos en casa y cobrar los 180 pesos por hijo‘, dijo una de las mujeres en declaraciones al portal periodístico Cadena 3.
Por ello, la directora de Personal del Municipio de Jesús María, Ana Rosa González, señaló que están a la búsqueda de los reemplazantes y cuestionó la decisión de las mujeres.
‘A los puestos de trabajo vamos a considerarlos lo mismo porque necesitamos esos servicios. Para nosotros son proveedores, deben tener monotributo, o sea que no están en negro. Aparte son sólo cuatro horas. Se certifican, se abre una cuenta en el banco y se procede con los pagos‘, precisó la funcionaria municipal.
‘Luego, se comienza con la conformación de una cooperativa. La relación que tienen estos trabajadores con el municipio es de locación de servicio. Si trabajan, cobran, y si no, no‘, agregó González.
Pero Lorena, otra de las que renunció por el beneficio del plan, justificó su decisión y refutó los dichos de la directora de Personal de la Municipalidad de Jesús María.
‘No eran cuatro horas, sino cinco. Además, no nos pagaban 700 pesos, eran 600. Nosotras queremos trabajar, pero nos descuentan mucho y no nos queda nada. También teníamos que trabajar de lunes a lunes‘, argumentó Lorena.
Según dijo la mujer, percibían 600 pesos les descontaban 115 pesos para la AFIP, más 55 de obra social en el monotributo: ‘No nos quedaba nada. No nos alcanzaba.‘

Mujeres renuncian a sus trabajos para cobrar la asignación

fuente: http://www.diarionorte.com/noticia.php?numero=41684