Autoridades de salud vigilarán que productos, con más venta en esta época, no generen intoxicación.

Controlarán que dulces tengan fecha de caducidad

En el mercado central se expenden caramelos y galletas sin fecha de vencimiento.

Las inspecciones a ferias, tiendas, mercados y otros lugares en los que se expenden dulces y distintos productos comestibles se intensificarán en Guayas, Pichincha, Loja y El Oro para evitar que las personas ingieran alimentos caducados.

Esto porque en época “navideña”, según las autoridades de salud, los comerciantes venden caramelos al granel, de los cuales es difícil conocer su fecha de caducidad e incluso de elaboración.

Aquello le pasó esta semana a Cinthya Cordero, cliente frecuente del mercado central, quien al analizar con detalle empaques de golosinas sin etiqueta, decidió aplastarlos para verificar su frescura.

Enseguida un vendedor se le acercó enfadado y le preguntó si los iba a comprar porque solo dañaba la mercancía.

La clienta decidió no llevarlos. “Es mejor comprar caramelos con fecha de caducidad porque puedo reclamar si me enfermo. Tienen la costumbre de mezclar caramelos buenos con pasados”.

Según el artículo 146 de la Ley de Salud se prohíbe la venta de productos cuya vida útil haya expirado

La presentación de esos productos produjo similar desconfianza en Rocío Pinos, maestra, quien fue a comprar dulces para la fiesta de la escuela, pero al ver las fundas sin etiqueta cuestionó la procedencia de los productos. “¿Cómo no tienen la fecha de caducidad?. Los niños se pueden enfermar”, se quejó.

Y en efecto, por faltas así la gente se enferma, de acuerdo con cifras del Ministerio de Salud. Allí registran que unas 10.000 personas por año se intoxican con alimentos en mal estado.

Sumado a eso, Carmen Piedra, subdirectora provincial de salud de Loja, aseveró que en este mes siempre se registran casos de comercialización de alimentos vencidos, razón por la cual realizan más trabajos de control para que los inspectores de salud decomisen esas mercancías.

Lo más complicado del trabajo -indicó- es verificar la venta libre de dulces, ya que los comerciantes botan los empaques originales sin “percatarse del lote de los productos antes de abrirlos y venderlos por unidad”.

1.139 casos de intoxicaciones por alimentos registra este año la Dirección de Salud del Guayas

Para evitar aquello -aseveró- se sancionará con una multa económica y decomiso de alimentos a los comerciantes que rompan los empaques que contienen varias unidades de productos comestibles y en los que constan las fechas tanto de elaboración como de vencimiento.

Según reza el artículo 146 de la Ley Orgánica de Salud “en materia de alimentos se prohíbe la utilización de envases que no cumplan con las especificaciones técnicas aprobadas para el efecto y la exhibición y venta de productos cuyo período de vida útil haya expirado”.

Sin embargo, pese a que existe esta reglamentación, en un recorrido que este diario realizó por el centro de Guayaquil constató que los comerciantes venden los productos por unidad y al por mayor en fundas transparentes sin marca, número de lote, registro sanitario ni fecha de elaboración ni caducidad.

Por ejemplo, en cuatro locales de confites situados en el interior del mercado central, en las calles Santa Elena y 10 de Agosto, se venden caramelos, galletas y dulces en dichas condiciones.

Una empleada de estos locales dijo que recién el día anterior abrieron las fundas de las fábricas y pasaron los productos a otras sin marca porque así “pide la clientela” y justifica que son “nuevos y con garantía”.

Al preguntársele a otra vendedora por la fecha de vencimiento de una funda de chicles de marca desconocida, respondió: “Es una pérdida de tiempo marcar las fundas con la fecha porque no nos confiamos en eso”.

1.279 intoxicaciones agudas hubo en la provincia por el consumo de alimentos en mal estado en 2008

Pero por falta de esos datos solo en Guayas, en lo que va del año, han habido 1.139 casos de intoxicación.

Y en otras provincias el panorama es similar. Por ejemplo, Freddy Rojas, comisario provincial de salud de Loja, confirmó que en diciembre es usual confiscar chocolates y caramelos vencidos que ingresan en la canasta navideña porque no especifican su tiempo de consumo. “Así se evita que menores de edad se intoxiquen por alimentos adulterados”, dijo.

Él añadió que la falta se repite en tiendas y que harán mayores inspecciones porque hay denuncias de sitios que intencionalmente borran la fecha de vencimiento para evitar pérdidas.

Para Édgar Rodas, director de Posgrados de Medicina de la universidad del Azuay, es necesario frenar el consumo de caramelos en mal estado porque eso perjudica la salud de las personas, en especial de los niños, quienes son más propensos a enfermarse con componentes de productos alterados.

“Si se ingiere un caramelo dañado se registra indigestión, vómito, diarrea, entre otros síntomas, incluso puede haber un cuadro de gastroenteritis (infección del tracto digestivo) o colitis (inflamación del colón)”, explicó.

El secretario de la Asociación de la Tribuna de Defensa del Consumidor Acción por la vida, Wilson Zambrano, en cambio aconsejó a la ciudadanía fijarse en que todo producto de consumo humano tenga etiquetas que señalen la fecha de elaboración, vencimiento y procedencia.

Pero si el consumidor no se fijó y es perjudicado o estafado con alimentos vencidos este debe acercarse hasta el lugar donde lo compró para que le devuelvan el dinero o un producto nuevo.

Y sugirió que si el vendedor se rehúsa al cambio, el cliente debe dirigirse hasta la Defensoría del Pueblo, Comisaría de Salud o Intendencia de Policía para poner la denuncia respectiva.