Dubai inauguró el edificio más alto del mundo en una ostentosa ceremonia que buscó ponerle una sonrisa a sus profundos problemas de deuda, mientras muchos se preguntaban si la torre 'Burj Dubai' corona la gloria del emirato o si se será su última alegría.

El rascacielos de 1,500 millones de dólares tendrá 200 pisos y mide 828 metros de altura.
El edificio fue inaugurado en medio de un fuerte dispositivo de seguridad y una ceremonia especial con la que se busca restablecer el ánimo de la población, luego de los problemas económico que enfrentó el emirato a fines del 2009.

El presidente del gigante inmobiliario y promotor del proyecto, Emaar, Mohammed Alabbar, reveló que el edificio tendrá 200 pisos, aunque aclaró que sólo 160 estarán ocupados por apartamentos y oficinas, de los cuales 90 por ciento ya están vendidos.
El 'Burj Dubaim' (Torre de Dubai), cuya construcción comenzó en 2004 con la labor de unos 12 mil trabajadores, tiene más de mil departamento, 57 ascensores, un hotel de lujo diseñado por Giorgio Armani y centros comerciales, según un reporte de la cadena árabe Al Yazira.

Dubai, que se ha ganado una reputación por sus excesos con la creación de islas hechas por el hombre en forma de palmas y pendientes nevadas para esquiar bajo techo en el desierto, busca ahora romper el récord del edificio más alto jamás construido por el hombre.

La apertura del 'Burj Dubai' es vista como un comienzo positivo del año y un auguro de que se superarán las dificultades financieras de Dubai, aunque el edificio ha sido objeto de críticas de ambientalistas quienes considera que la torre aumentará la contaminación en Dubai.
Bill Baker, el ingeniero estructural del edificio, destacó que la construcción de la torre fue algo muy especial porque nunca se definió que tan alto podría llegar.

"Fue como una exploración, una experiencia de aprendizaje", afirmó Baker, quien trabaja para la firma de arquitectura e ingeniería Skidmore Owings & Merril, con sede en la ciudad estadunidense de Chicago.
Pero las dudas sobre los 100.000 millones de dólares que debe el emirato, que han convertido a su bolsa en una de las de peor desempeño del mundo, eclipsaron tanto la ceremonia como el alarde de la constructora, Emaar Properties, de que el Burj anuncia un nuevo amanecer.

"El temor de Dubai es que el evento sea recordado como un segundo ataque de irreverencia", dijo David Butter, director regional de Economist Intelligence Unit para Oriente Medio y África del Norte.
"Tienes que preguntar: '¿Por qué construimos todo esto?'. Para traer calidad de vida y sonrisas a la gente y creo que deberíamos seguir haciéndolo", dijo Mohamed Alabbar, presidente de Emaar, la mayor desarrolladora inmobiliaria del mundo árabe que cotiza en bolsa.

Las crisis van y vienen," expresó Alabbar a los periodistas. "Construimos para los años por venir Tenemos que tener esperanza y optimismo", dijo.




link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=P2-qNBc-l9s