Si la raza humana ha tenido una necesidad indeclinable con el paso de los años, es la de superarse rompiendo récords. Algunos de ellos son extraordinarios, otros bastante absurdos, pero no solo se trata de convertirse en el más destacado del planeta por alguna razón, sino también probar que es posible. Felix Baumgartner, una persona a la que el término "paracaidista" le queda bastante pequeño, intentará batir un récord que no ha sido tocado en los últimos cincuenta años: El de altura en paracaidismo. Para lograrlo, tiene planeado lanzarse desde la estratosfera terrestre. ¿Quieren saber la altura? Ciento veinte mil pies, algo así como 36 mil metros.

Un salto desde la estratósfera

record

El 16 de agosto de 1960, un capitán de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos llamado Joseph Kittinger, miembro del Proyecto Excelsior, batió el récord de altura en paracaidismo, junto con otros tres récords. Si bien no fueron presentados de forma oficial, cuando alguien habla de paracaidismo extremo, se recuerda el logro de este capitán. En 2008, un aventurero francés de nombre Michel Fournier intentó romper este récord, pero debido a diferentes percances se vio forzado a permanecer en tierra, frustrando su intento. Ahora, el paracaidista extremo Felix Baumgartner quiere realizar su propio salto, superando considerablemente a la altura desde la que se arrojó Kittinger. Baumgartner planea elevarse a más de 36 mil metros, completamente dentro de la estratosfera terrestre.

paracaidismo
Sí, ese es Baumgartner, parado en nada menos que el Cristo Redentor

El paracaidista se encuentra trabajando con un grupo de servicios, y ha enlistado a la marca de bebida energizante Red Bull como patrocinador. Sin embargo, el punto más importante del intento de Baumgartner será que cuenta con la asistencia del mismo Joseph Kittinger que se arrojó desde 31 mil metros hace ya cincuenta años. La experiencia de Kittinger será más que valiosa para Baumgartner, ya que el salto y actual récord del mundo no estuvo libre de problemas. El sello de presión en el guante derecho de Kittinger falló, y su mano duplicó su tamaño, sin mencionar que esto le generó un dolor considerable debido a la exposición al vacío. La altura de la que planea arrojarse Baumgartner puede matarlo sin inconvenientes, por lo que serán necesarias precauciones especiales.

salto

La razón que Baumgartner ha mencionado para el salto es probar que un astronauta, en caso de que exista algún desastre, pueda sobrevivir una caída desde semejante altura. Se espera que Baumgartner rompa la velocidad del sonido durante su caída. Sus aventuras previas de paracaidismo lo han llevado a lugares como el Cristo Redentor en Brasil o el edificio Taipei 101 en Taiwán, donde debió recurrir a espías para estudiar y evadir los sistemas de seguridad de la torre, de forma tal que pudiera llegar a la cima y arrojarse desde allí. Todavía no hay una fecha fija para el salto, pero el toque de pimienta extra lo agrega el francés Fournier, ya que durante este año planea romper el mismo récord de Kittinger, arrojándose desde 40 mil metros. ¿Quién de los dos lo logrará primero?

FUENTE

extremo