Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia

"Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia", una jornada para recordar y analizar qué nos pasó a los argentinos en esa larga noche, llena de violencia, dolor y ausencias, que duró siete años y hacer un ejercicio de memoria colectiva.


El 24 de marzo de 1976 el general José Rogelio Villarreal le dijo a Isabel Martínez de Perón: "Señora, las Fuerzas Armadas han decidido tomar el control político del país y usted queda arrestada".

"Control del país...", tres palabras que contenían un futuro fatídico: disolución de los partidos políticos, cierre del Congreso, reemplazo de la Corte Suprema de Justicia, supresión de la actividad sindical y debacle económica y social.

Este "control del país" fue teñido de sangre con más de 30 mil desaparecidos; detenidos por razones políticas que fueron víctimas de una violencia extrema y vejámenes y 500 bebés robados a sus padres biológicos, a quienes se les cambió la identidad.

De estos últimos las Abuelas de Plaza de Mayo lograron recuperar la identidad de 101 nietos cuyo caso más reciente fue el de Francisco Madariaga Quintela, presentado el 23 de febrero último y bautizado como "el nieto del Bicentenario".
nunca mas

Hoy las cenizas de Azucena Villaflor, aquella madre que buscaba a su hijo desaparecido y un día dijo: "tenemos que ir a la Plaza de Mayo, porque allí se produjeron, a través de los años, las más grandes concentraciones y los hechos políticos y sociales significativos", descansan en paz junto a la Pirámide de Mayo y desde allí cuida las rondas que desde abril de 1977 hacen las "Madres de Plaza de Mayo" en su reclamo de justicia.

Hoy 34 años después, "control del país" es reemplazado por otras tres palabras Memoria, Verdad y Justicia, que no son un mero conjunto de letras, son los pilares en los que una sociedad debe apoyarse para poder mirar hacia delante, pero sin olvidar y aprendiendo de los errores.

Memoria, que según el significado frío del diccionario es la facultad psíquica por medio de la cual se retiene y recuerda el pasado, sirve para sustentarse y no olvidar el quebrantamiento de los derechos humanos y las libertades fundamentales durante la dictadura.

"La memoria nos ayuda a iluminar el presente y a generar el futuro en la vida de los pueblos y en nuestras propias vidas. La historia es memoria de la vida de los pueblos, que se fue construyendo en el tiempo, entre luces y sombras, entre el dolor y la resistencia...", decía un fragmento de la Carta del Premio Nobel de la Paz,de Adolfo Pérez Esquivel, con respecto al 30 aniversario del golpe militar.

Verdad, para que los hechos se conozcan tal como fueron y se sepa el destino de las víctimas de la represión y el paradero de aquellos niños secuestrados.

Justicia, una de las cuatro virtudes cardinales junto a la prudencia, la fortaleza y la templaza, para que quienes cometieron delitos de lesa humanidad reciban el castigo que les corresponde, pero a través de un juicio justo y no como ellos que ejercieron "su" justicia con una pena de muerte encubierta.

Hoy las cenizas de Azucena Villaflor, aquella madre que buscaba a su hijo desaparecido y un día dijo: "tenemos que ir a la Plaza de Mayo, porque allí se produjeron, a través de los años, las más grandes concentraciones y los hechos políticos y sociales significativos", descansan en paz junto a la Pirámide de Mayo y desde allí cuida las rondas que desde abril de 1977 hacen las "Madres de Plaza de Mayo" en su reclamo de justicia.

Hasta que se produjo el golpe de Estado en 1976, las efemérides del 24 de marzo remitían a dos hechos democráticos y coincidentes con los derechos humanos: el 24 de marzo de 1816, se inauguraban las sesiones del Congreso de Tucumán que proclamaría nuestra independencia y un 24 de marzo de 1813, la Asamblea del año XIII terminaba para siempre con la Inquisición en el territorio del ex virreinato del Río de la Plata. Cosas de la historia.
¡NUNCA MAS!


VIDEOS PARA RECORDAR