La compañía de descargas directas más famosa del planeta ha emprendido un camino sin retorno hacia su propia destrucción. Debido a la presión jurídica de las empresas relacionadas con los derechos de autor que la han demandado, Rapidshare cancelará aquellas cuentas de los usuarios que suban archivos protegidos. Este endurecimiento de las directivas provocará una migración masiva hacia otros servidores menos conflictivos y acabará con el liderazgo del portal. Descanse en paz.


Rapidshare firma su sentencia de muerte



Seguramente la empresa no quiere llegar hasta estos extremos, pero los dos juicios perdidos ante diferentes asociaciones pro derechos de autor le han obligado a posicionarse en contra de la piratería con medidas contundentes. Primero fue GEMA la que infringió un duro golpe a la empresa de descargas y luego las editoriales terminaron de rematar jurídicamente al líder, que lleva unos años siendo el más utilizado por los internautas para alojar material con derechos de autor. La amenaza de multas millonarias por parte de los tribunales si vuelven a cometer infracciones similares, les ha empujado a imponer medidas muy poco populares, como ha sido la de cancelar las cuentas de los usuarios que suban archivos protegidos y, además, amenazan con guardar y revelar sus IP a los demandantes si llegara el caso.

El sitio cuenta con cientos de millones de visitantes cada mes y está incluido entre los 50 sitios más utilizados en Internet. Su popularidad viene dada por el hecho de que multitud de usuarios suben archivos con derechos de autor. Este enorme almacén de canciones, películas y programas se ha convertido en el más conocido y utilizado de la Red. La industria cultural se ha centrado en esta cabeza visible y les ha obligado a tomar medidas impopulares. Informaciones obtenidas desde dentro de la propia página, confirman que esta política es la que se adoptará en adelante: "eliminamos las cuentas de infractores porque violan nuestros términos y condiciones", afirma un trabajador de Rapidshare.

¿Cómo afectará esta medida a Rapidshare? Seguramente promoviendo una migración hacia otros servidores de todos aquellos usuarios cuyas cuentas han sido canceladas. En principio serán unos pocos, pero conforme aumente la presión sobre los clientes, la noticia correrá como la pólvora y las deserciones se volverán masivas hasta dejar al servidor falto de contenidos a favor de otros que no tengan estas medidas tan restrictivas. Es el principio del fin para el líder actual de los servicios de descarga directa ¿Quién será su sustituto? ¿Megaupload?¿Los nuevos servidores alojados en países del Este o China que no poseen leyes tan sometidas a los derechos de autor?

Fuente