Invento aprovecha la energía liberada por el tránsito


Leonardo Scott, cordobés de 37 años, es inventor desde su adolescencia pero unos años atrás era chofer de una empresa de transporte. En sus tantos viajes nocturnos por rutas peligrosas y mal iluminadas su mente inquieta cavilaba distintas alternativas acerca de cómo conseguir energía por carriles no tradicionales y que sirvan, por ejemplo, para iluminar más y mejor los caminos. Encontró la idea y comenzó a trabajarla, hace ya dos años y medio. El resultado es la patente de invención P060100491 que presentó el 10 de febrero de este año en el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial con el título "Disposición y Procedimiento para el aprovechamiento de la energía generada por vehículos en tránsito". El 5 de abril presentará su invento en la prestigiosa Feria Internacional de Invenciones, Nuevas Técnicas y Productos en Ginebra, Suiza. A este encuentro concurren inventores de todo el mundo, que durante cinco días expondrán sus creaciones ante un jurado internacional.

“Energía en tránsito”, tal el nombre con el que se presentará en el Palexpo de Ginebra, es un invento sencillo, con un procedimiento muy simple que tras una primera lectura siempre deriva al mismo interrogante: ¿cómo no se le ocurrió a alguien antes? Lo cierto es que se le ocurrió a Scott, un autodidacta que tiene sólo estudios primarios, que investiga desde los 17 años y es dueño de siete patentes de invención. Sobre el invento en cuestión hay un antecedente similar en España (inscripto el 26 de febrero de 2003 y publicado en el Boletín Oficial de la Propiedad Industrial de ese país), pero el de Scott difiere en cuestiones puntuales del mecanismo de transmisión de la energía.

El invento

Según el trabajo de Scott, es posible aprovechar la energía que liberan los neumáticos de los vehículos en tránsito mediante un sencillo procedimiento que requiere de un rodillo, dos bancadas, un volante, un generador, un alternador, un acumulador, soportes y una conexión con un punto de consumo que aproveche la energía generada, es decir un poste de alumbrado con una lámpara que puede ser un faro de automóvil.

El dispositivo funciona así: se monta el rodillo en forma perpendicular al eje de un camino, de tal manera que quede levemente sobreelevado respecto al plano del camino, abarque todo el ancho del camino y que al circular los vehículos cada tren de ruedas que haga contacto con el rodillo lo haga girar y provoque el movimiento del volante. El volante actuará sobre el generador y producirá energía eléctrica que se almacenará en el acumulador. Este proceso se repite tantas veces como las ruedas de un auto pasen por el rodillo y una vez que se obtiene la carga máxima el alternador cortará la conexión de alimentación, que se restablecerá como consecuencia del consumo.

La energía almacenada en el acumulador se derivará a un poste de iluminación que dispondrá de un interruptor fotoeléctrico que permita la conexión o desconexión en forma automática y según la luz solar imperante. Las lámparas instaladas en los postes serán como las de luz alta de un vehículo y el alcance estimado es de 300 a 400 metros. Ésta será la distancia, entonces, que separará un poste de otro.

Está claro que el procedimiento es muy simple, pero no por eso inviable. Así lo entendieron profesionales de la facultad Córdoba de la Universidad Tecnológica Nacional, quienes afirmaron que el principio es correcto y que puede llevarse a la práctica, aunque plantearon dudas respecto a la viabilidad económica del invento. De todos modos, el inventor afirma que “Energía en tránsito” es un primer paso que necesita de un posterior desarrollo para aprovechar todo su potencial.

Si bien el objetivo primario de Scott es obtener energía eléctrica para el alumbrado de un camino o una ruta, el autor no descarta otros usos, como aprovechar la energía sobrante (una vez cargados los acumuladores) y transformarla en energía mecánica para extracción de aguas de napas para el riego de campos cercanos, o bien para cargar celdas y reemplazar aquellas agotadas que han sido utilizadas por vehículos eléctricos.

Fuente ACA