Canal 7 comenzará con las primeras transmisiones oficiales. El plan prevé la instalación de 35 antenas en las principales ciudades del país. Ya se ha anunciado la llegada de los decodificadores para captar las nuevas señales









El 12 de junio, el día que debutará el seleccionado argentino de fútbol en el Mundial de Sudáfrica 2010 ante Nigeria, es el “deadline” (plazo de cierre en inglés) que se autoimpuso el Gobierno nacional para tener en funcionamiento, aunque sea en forma parcial, el sistema de Televisión Digital Terrestre (TDT).
Alrededor de 30 empresas locales participan en este proceso, que comenzará a despuntar en marzo con las primeras transmisiones oficiales que realizará Canal 7. Pero también hay jugadores de alcance y peso mundial, en especial de Japón y Brasil, los creadores de la norma que eligió la Argentina para la TV digital.
Las cuatro grandes cadenas que participan en este proceso son la producción de contenidos, su empaquetado y control, su transmisión y su recepción.
La llegada de la TV digital por ahora sólo se encuentra en el despliegue de la infraestructura necesaria para el empaquetado y control, la transmisión y la recepción.
Por ejemplo, mientras en Canal 7 siguen las pruebas de transmisión, las compañías estatales Arsat (empresa de servicios satelitales) e Invap (fabricante de satélites) se encuentran en etapa de consulta con fabricantes locales de las antenas transmisoras.
Como parte del plan oficial se contempla disponer de 35 de estas antenas en las capitales provinciales - así como en las principales ciudades del país - antes del Mundial de Sudáfrica 2010.
Luego, se pasará a averiguar las cuotas de fabricación, costos y plazos de entrega. Y, finalmente, se avanzará en una licitación.
Para cubrir el 90 por ciento del país se necesitarán 400 antenas repetidoras.
En forma paralela, se ha anunciado la llegada de los decodificadores (set-top box, STB), es decir, los equipos necesarios para que los actuales televisores puedan captar las nuevas señales.
Al respecto, un grupo de empresas ya informaron del inicio de la venta de estos dispositivos a partir de febrero (ver nota relacionada) y también este mes se lanzará otro conjunto de compañías fabricantes.
El proceso de transición, que finalizará en 2019 con el denominado “apagón analógico”, es decir, la interrupción total de la transmisión de las actuales señales tradicionales, será similar al que se vio entre las décadas del ’70 y del ’80, con la llegada de la televisión color a la Argentina.
Los impactos sociales de la TDT serán varios: el desarrollo industrial y la creación de empleo calificado; la radicación de nuevas empresas e inversiones, el fomento de la investigación y la generación de tecnología propia, la formación y capacitación de recursos humanos, y la incorporación de nuevos operadores de medios audiovisuales.
Claudio Kramer, gerente de la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas, Luminotécnicas, Telecomunicaciones, Informática y Control Automático (CADIEEL), explicó en un encuentro con la prensa cuáles serán los alcances de la llegada de la TV digital, en los siguientes grupos:
Usuarios
• Los abonados al cable serán los que menos sentirán el cambio. La migración correrá por cuenta del cable operador.
• Aquellos que todavía ven televisión por aire (población de menores ingresos) necesitarán de un decodificador y una antena para captar TV digital.
• Habrá nuevas aplicaciones interactivas y servicios, más contenidos y mejor calidad de video y audio.
• El nivel de alta definición, al menos en un nivel básico, tendrá una resolución de 1280 x 720, frente a las TV actuales de 768 x 480 píxeles.
Operadores, creadores de contenidos y emisoras
• Habrá nuevos modelos de negocio basados en la interactividad.
• Se crearán nuevos canales, y se abrirán más canales de comunicación para llegar al consumidor.
• Se podrá segmentar a los consumidores y focalizar los mensajes publicitarios.
• Se dispondrá de mejor información de comportamientos del usuario para diseñar la interactividad.
• Se producirá la apertura de nuevas vías de comercialización de productos.
La TDT permitirá a las empresas incursionar en modelos de negocio, como el pago para ver (pay per view) que, hasta ahora, estaban limitados a la TV por cable o satelital, y otros esquemas gracias a la interactividad.
Educación
• La TV digital generará oportunidades de negocio incluso en el sector educativo, por la transferencia de conocimientos desde Japón y Brasil hacia la Argentina.
• Esta nueva tecnología obligará a la creación de nuevas carreras técnicas y universitarias, centros de investigación y desarrollo, y capacitación de docentes y técnicos.
Industria electrónica y software
La TDT abrirá la fabricación de los siguientes nuevos productos y programas en el país:
• Decodificadores.
• Transmisores.
• Televisores de alta definición.
• Dispositivos móviles.
• Desarrollo de aplicaciones interactivas, multiprogramación y de aplicaciones móviles.
Kramer estimó que el costo de una antena transmisora puede llegar a los 150 mil dólares, un STB entre 100 y 150 dólares y una antena de recepción, entre 60 y 100 pesos.
¿Cómo llegarán los decodificadores al mercado? En el sector electrónico no descartan que el gobierno anuncie un plan para subsidiar la venta de los STB, al estilo de lo que pasó con las heladeras, y un plan canje.
Las estimaciones de ventas de STB para el primer año de despliegue de la TDT son de un millón de unidades. En CADIEEL estiman que hay 10 millones de televisores en el país.
Características
La TDT es un conjunto de tecnologías de transmisión y recepción de imagen y sonido, a través de señales digitales (binarias), que posibilita la interactividad entre consumidor y productor de contenidos. Se transmite por aire en la frecuencia UHF (430 Mhz). La frecuencia que utiliza la señal analógica es la DHF.
La señal digital se recibe en una antena UHF, diferente a la antena para el sistema analógico, que la deriva al decodificador (STB) y de allí al televisor.
Las imágenes de TDT deben ser generadas con cámaras de video digitales, con resoluciones mucho más altas que las análogas.
La calidad de la misma dará una vuelco importante: mientras la analógica tiene 625 líneas y 50 marcos por segundo (fps, sigla en inglés), en una relación de aspecto de 4:3, la TV digital podrá llegar a niveles de 1080 líneas y a 500 fps y en una relación de 16:9, más rectangular.
En el caso de las antenas de emisión, sólo se cambiará el modulador, y se ampliará el área de cobertura, llegando a los 60 kilómetros de alcance.
La norma elegida el 28 de agosto de 2009 por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, se destaca por su calidad y fortaleza para llegar a equipos portátiles, como computadoras y teléfonos móviles.
Además, no requiere utilizar las redes de los operadores de los celulares, como si ocurre con el estándar europeo. Kramer estimó que este año llegarán teléfonos de LG y Samsung con la capacidad de recibir señales de TDT.
Fuente: iProfesional.com.