La SIP, “viuda del golpismo” vuelve a Caracas soñando revivirlo
noticias de ayer, extra..extra... (y de hoy)
Foto: Archivo, ABN.
Caracas, 17 Sep. ABN (Hernán Mena Cifuentes).- La SIP ha convocado para este viernes a un grupo de fascistas a participar en Caracas en un foro itinerante de plañideras “viudas del golpismo” pretendiendo revivir a ese engendro del Imperio que durante décadas derribó esperanzas de justicia y equidad en la región, hoy muerto y sepultado por los pueblos y líderes revolucionarios de América Latina y el Caribe.

Este nuevo “Foro de Emergencia sobre Libertad de Expresión”, un eslabón más de la cadena de eventos similares celebrados recientemente en Argentina, Ecuador y otros países de la región bajo el patrocino de esa secta de mercenarios, censores y golpistas directivos de la SIP, y sus afiliados de los Bloques de Prensa, Radio y Televisión dueños de medios privados mercenarios, tiene como único objetivo desestabilizar a la Revolución Bolivariana.

Como es costumbre en la programación de actos de esa naturaleza conspirativa, se invierten vastos recursos económicos en el despliegue de campañas publicitarias de promoción previas y durante su celebración, el alojamiento de los asistentes en lujosos hoteles 5 estrellas, pago de pasajes y otros desembolsos, derroche inútil de dinero y esfuerzos porque, al fin de cuentas, y como siempre, los golpistas fracasan en su intento.

Tal parece que, o bien están conscientes de que dilapidan mucho dinero y tratan de reducir sus gastos, o que su amo, viendo lo estéril de sus esfuerzos golpistas, les ha recortado el presupuesto. Lo cierto es que para la cita de Caracas, los ponentes son menos que antes, y de menor fama de golpistas y traidores como los que acostumbran invitar a esos eventos, y que éste sólo tendrá duración de un día.

Por lo tanto, los asistentes al foro de Caracas no tendrán la oportunidad de aplaudir y rendir tributo de admiración y pleitesía a esas “vacas sagradas” del golpismo, como Mario Vargas Llosa, José María Aznar, Vicente Fox, ni deleitarse escuchando el veneno de odio, envidia y frustración que destilan cada vez que se refieren a procesos revolucionarios como los de Argentina, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela y a sus líderes, los Kirchner, Evo, Correa, Ortega y Chávez.

Esta vez, la itinerante caravana fúnebre que conduce a los ponentes del Foro de Emergencia sobre Libertad de Expresión, apenas trae unos pocos personajes de menor valía del universo donde brillan las “estrellas” del golpismo: dos ex presidentes, un ex canciller y al presidente de la SIP, por lo que los asistentes al evento, sentirán la frustración de no poder oír ni ovacionar a los más excelsos y dóciles “cachorros del Imperio: Vargas Llosa, Fox y Aznar.

Los disertantes en esta oportunidad, serán los ex presidentes Carlos Mesa, de Bolivia y Alejandro Toledo, de Perú; el ex canciller mexicano, Jorge Castañeda, quienes también exhiben una triste trayectoria o historial de traición a sus pueblos por su obscena obediencia y sumisión a Washington.

Otro de los ponentes será Enrique Santos Calderón, presidente de la SIP director del diario El Tiempo, considerado como uno de los máximos representantes de la corrupta y ambiciosa oligarquía neogranadina, explotadora y expoliadora del pueblo colombiano e incondicional aliada del fallido Estado y régimen que dirige ese otro lacayo del Imperio que es Álvaro Uribe Vélez.

El discurso de los oradores, será el mismo de siempre, pues su agenda no cambia nunca, obcecados como están en satanizar a los procesos revolucionarios y a sus líderes, y este viernes será el Comandante Chávez el blanco de calumnias, que no tendrán efecto alguno sobre el pueblo venezolano, que ha adquirido plena conciencia política, por lo que su torrente de mentiras caerá perdiéndose por los albañales donde habitan sus putrefactos y mezquinos intereses.

Además, el frágil argumento que esgrimen asegurando que en Venezuela no existe libertad de expresión, se cae por su propio peso, ya que convocan cada vez que se les antoja, a eventos como el de este viernes, en los que arrojan libre e impunemente toda la basura de sus falacias, mientras diariamente, por todos los medios, -prensa escrita, radio y televisión-, insultan y ofenden la majestad del jefe del Estado y la integridad moral de sus colaboradores e instituciones.

No en balde, la colega Vanessa Davies, del equipo promotor de la nueva etapa del Correo del Orinoco, el periódico que El Libertador fundó hace dos siglos para neutralizar las falacias que contra el movimiento libertario que lideraba desplegaba el imperio español, similares a las que hoy lanzan contra Chávez el Imperio yanqui y sus lacayos, ha dicho al referirse al evento golpista de este viernes que “la SIP nuevamente viene a hacer turismo de oposición en Venezuela.”

Porque, en opinión de la comunicadora social, “la libertad de expresión no es un tema que les interese a estos empresarios. Si quisieran ocuparse en defenderla, -manifestó- deberían entonces viajar a países como EEUU, donde hay innumerables denuncias de censura, o a Colombia, donde vergonzosamente se violan constantemente los DDHH de los periodistas, quienes son amenazados, perseguidos, desaparecidos y hasta asesinados.”

Y es que la SIP, es un refugio de corruptos y ambiciosos dueños de los medios privados que usurparon los principios y personalidad del legítimo periodismo para erigirse en verdugos de la información veraz y oportuna, nacida formalmente en Nueva York, y promovida por la CIA hace 59 años, dedicada a conspirar, manipulando y distorsionando la verdad para atacar a todo aquel gobierno o líder que represente una amenaza a los intereses de su amo imperial.

Desde su sede de Miami, Meca de conspiradores, corruptos, traficantes de sexo y droga y cuanto delincuente latinoamericano o caribeño prófugo de la justicia ha logrado allí llegar, la SIP convoca regularmente a foros como el que este viernes tendrá lugar en Caracas, con las excusa de “analizar” la libertad de expresión, cuando lo que en verdad se persigue es desestabilizar a los gobiernos progresistas de la región.

Con el apoyo incondicional de los medios mercenarios miembros de la SIP, Washington derrocó a gobiernos democráticos como el de Jacobo Arbenz en Guatemala, Juan Bosh en República Dominicana, María Martínez de Perón, en Argentina, Salvador Allende en Chile, Jean Bertrand Aristide en Haití, Hugo Chávez en Venezuela y, cuando se pensaba que esa era de barbarie había sido superada, la SIP, volvió a actuar como cómplice de EEUU asestando un nuevo golpe en Honduras.

Pero eso no significa que el golpismo no haya muerto, porque el golpe asestado por los militares y civiles hondureños, es un cadáver insepulto, condenado por la comunidad internacional representada por la OEA, ONU, NOAL UE y otros organismos, y sólo es cuestión de tiempo para que sea arrojado al basurero de la historia por su propio pueblo y los pueblos de América Latina y el Caribe, que a través del ALBA, fueron los primeros en denunciarlo y condenarlo.

De allí que la SIP, a pesar de los 1.300 periódicos y revistas afiliados que se publican en 30 países del continente y el apoyo de la TV golpista, no podrán seguir actuando impunemente, porque enfrentan la resistencia de los pueblos, que, a través sus gobiernos y líderes progresistas están creando leyes orientadas a frenar su demencial conjura como ocurrió hoy en Argentina donde el parlamento aprobó la Ley de Servicios Audiovisuales,

Lo mismo está por ocurrir en Ecuador, donde el presidente Correa anunció el pasado sábado que se está elaborando un proyecto de ley de comunicación social, señalando que “no hay libertad sin responsabilidad. Aquí los medios, -agregó- creen tener “patente de corso” para hacer lo que les da la gana y eso no es libertad de expresión.”

Ya el pasado 10 de agosto, cuando tomó posesión de su segundo período presidencial, 2009-2013, el joven mandatario ecuatoriano propuso a los gobiernos de la región establecer “formas de control a los excesos de los medios de comunicación, y esa es precisamente la tendencia que se observa en los países donde los abusos de la prensa escrita, radial y audiovisual son una constante de actividad conspirativa.

Por eso, “las viudas del golpismo” llegados a Caracas en fúnebre caravana itinerante para pronunciar discursos conspirativos y sus “hermanas” que las recibieron para escucharlas aun cuando no sean sus máximos héroes, los Cachorros del Imperio, Fox, Aznar y Vargas Llosa, no tendrán mas consuelo que elevar sus plegarias por el descanso del alma del golpismo, muerto y sepultado por la acción del pueblo venezolano y del resto de los pueblos de América Latina y el Caribe.

fuente:
http://www.abn.info.ve/noticia.php?articulo=199280&lee=16

Honduras y la SIP

Atilio Borón
Rebelión


La prolongación de la crisis en Honduras no tiene un efecto neutro pues juega a favor de los golpistas. El repudio y el asilamiento universales no conmueven a los usurpadores. Todo lo contrario: confirman su visión paranoica de un mundo dominado por comunistas, subversivos y revolucionarios que conspiran sin cesar para frustrar su patriótica empresa. Tanto los militares como los civiles hondureños comparten ese delirio que sigue siendo alimentado, día a día, por el Pentágono, la CIA y buena parte del establishment político del imperio, para los cuales la guerra no ha terminado ni va a terminar jamás. Guerra sobre todo contra todo ese inmenso e inesperado movimiento social que se ha puesto en marcha a partir del golpe y que rebasa amplia –y tal vez irreversiblemente- los estrechos marcos de la mal llamada “democracia representativa” en Honduras. Bastó que aquél pretendiese honrar esa fórmula para que la santa alianza abandonase en tropel las cavernas y saliera a dar batalla: allí se juntaron, para unir fuerzas, los representantes militares y políticos del imperio con la corrupta oligarquía local, la perversa jerarquía de la Iglesia Católica, las diversas fracciones del patronato y el poder mediático que este conglomerado de la riqueza y el privilegio controla a su antojo, haciendo de la libertad de prensa una broma sangrienta.

No es casualidad que el sitio web de la benemérita Sociedad Interamericana de Prensa, siempre tan atenta ante todo lo que ocurra con los medios en Cuba, Venezuela, Bolivia y Ecuador, haya ocultado arteramente lo que está aconteciendo en Honduras. La resolución mas importante sobre el tema de los medios, adoptada el 24 de Julio, es una condena ... ¡al presidente Rafael Correa por alentar el “incesante clima de confrontación y epítetos contra periodistas, propietarios de medios de comunicación y sus empresas!” Ni una palabra sobre Gabriel Fino Noriega, periodista hondureño de Radio Estelar, asesinado por fuerzas paramilitares, de la cual informa la Misión de la ONU enviada a investigar la situación de los derechos humanos en Honduras. La misma delegación comprobó que en Tegucigalpa, Canal 36, Radio TV Maya y Radio Globo fueron militarizadas, constatándose asimismo el asalto a diversos locales de medios de comunicación y amenazas de muerte contra periodistas, el bloqueo de sus transmisiones o la interceptación telefónica y bloqueo de su acceso a internet. La misión también corroboró el ametrallamiento de la cabina de transmisión de Radio Juticalpa en Olancho, y las amenazas de muerte producidas contra periodistas como el director del diario El Libertador, Johnny J. Lagos Enríquez así como contra el periodista Luis Galdanes. En la ciudad de Progreso los militares silenciaron las trasmisiones de Radio Progreso, siendo hostigado su director el sacerdote jesuita Ismael Moreno, detenido temporalmente uno de sus periodistas mientras otros recibían amenazas de muerte. Otro caso es el de Canal 26, TV Atlántica, cuyo directivo declaró ante la misión de la ONU que los militares indicaron a los medios de comunicación del departamento que debían abstenerse de trasmitir otras versiones o informaciones que no emanasen del gobierno de facto. Ante la agresión sufrida por los periodistas de Telesur y Venezolana de Televisión -sin cuya valiente labor el mundo jamás se habría enterado de lo que ocurría en Honduras- la SIP se limitó a emitir un tibio comunicado lamentando los hechos; la resolución dura, en cambio, se tomó en contra de Correa.

Sería muy largo enumerar todas las violaciones a la libertad de prensa y los derechos humanos, aparte del asesinato de Noriega, que pasaron desapercibidas ante los atentos censores de la SIP y sus lenguaraces, Mario Vargas Llosa y la pandilla de los “pluscuamperfectos idiotas latinoamericanos”. Su silencio cómplice revela la descomposición moral del imperio, sus permanentes mentiras y la impunidad con la cual se mueven estos falsos defensores de la “libertad de prensa”. Y frente a este escenario, ¡la Secretaria de Estado Hillary Clinton se atreve a calificar como imprudente el gesto de Zelaya de viajar a la frontera de su país!!, al paso que su vocero, Philip Crowley, advertía contra "cualquier acción que pueda conducir a la violencia" en Honduras. Falta ya muy poco para que Washington comience a declarar que el verdadero golpista es Zelaya y que fue él y no otro quien arrojó a su país a un caos de violencia y muerte. La promesa de nuevas mediaciones a cargo de la Casa Blanca sólo servirá para desfigurar aún más la verdad e inclinar el fiel de la balanza a favor de los golpistas y sus mandantes.


fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=89198


EL MUNDO › OPINION
Honduras y la SIP
Domingo, 26 de julio de 2009


Por Atilio A. Boron *

La prolongación de la crisis en Honduras no tiene un efecto neutro, pues juega a favor de los golpistas. El repudio y el aislamiento universales no conmueven a los usurpadores. Todo lo contrario: confirman su visión paranoica de un mundo dominado por comunistas, subversivos y revolucionarios que conspiran sin cesar para frustrar su patriótica empresa.

Tanto los militares como los civiles hondureños comparten ese delirio que sigue siendo alimentado, día a día, por el Pentágono, la CIA y buena parte del establi-shment político del imperio, para los cuales la guerra no ha terminado ni va a terminar jamás. Guerra sobre todo contra todo ese inmenso e inesperado movimiento social que se ha puesto en marcha a partir del golpe y que rebasa amplia –y tal vez irreversiblemente– los estrechos marcos de la mal llamada “democracia representativa” en Honduras.

Bastó que aquél pretendiese honrar esa fórmula para que la santa alianza abandonase en tropel las cavernas y saliera a dar batalla: allí se juntaron, para unir fuerzas, los representantes militares y políticos del imperio con la corrupta oligarquía local, la perversa jerarquía de la Iglesia Católica, las diversas fracciones del patronato y el poder mediático que este conglomerado de la riqueza y el privilegio controla a su antojo, haciendo de la libertad de prensa una broma sangrienta.

No es casualidad que el sitio web de la benemérita Sociedad Interamericana de Prensa, siempre tan atenta ante todo lo que ocurra con los medios en Cuba, Venezuela, Bolivia y Ecuador, haya ocultado arteramente lo que está aconteciendo en Honduras. La resolución más importante sobre el tema de los medios, adoptada el 24 de Julio, es una condena... ¡al presidente Rafael Correa por alentar el “incesante clima de confrontación y epítetos contra periodistas, propietarios de medios de comunicación y sus empresas!”.

Ni una palabra sobre Gabriel Fino No-riega, periodista hondureño de Radio Estelar, asesinado por fuerzas paramilitares, de la cual informa la misión de la ONU enviada a investigar la situación de los derechos humanos en Honduras. La misma delegación comprobó que en Tegucigalpa, Canal 36, Radio TV Maya y Radio Globo fueron militarizadas, constatándose asimismo el asalto a diversos locales de medios de comunicación y amenazas de muerte contra periodistas, el bloqueo de sus transmisiones o la interceptación telefónica y bloqueo de su acceso a internet. La misión también corroboró el ametrallamiento de la cabina de transmisión de Radio Juticalpa en Olancho, y las amenazas de muerte producidas contra periodistas como el director del diario El Libertador, Johnny J. Lagos Enríquez, así como contra el periodista Luis Galdanes. En la ciudad de Progreso los militares silenciaron las trasmisiones de Radio Progreso, siendo hostigado su director, el sacerdote jesuita Ismael Moreno, detenido temporariamente uno de sus periodistas, mientras otros recibían amenazas de muerte. Otro caso es el de Canal 26, TV Atlántica, cuyo directivo declaró ante la misión de la ONU que los militares indicaron a los medios de comunicación del departamento que debían abstenerse de trasmitir otras versiones o informaciones que no emanasen del gobierno de facto.

Ante la agresión sufrida por los periodistas de Telesur y Venezolana de Televisión –sin cuya valiente labor el mundo jamás se habría enterado de lo que ocurría en Honduras–, la SIP se limitó a emitir un tibio comunicado lamentando los hechos; la resolución dura, en cambio, se tomó en contra de Correa.

Sería muy largo enumerar todas las violaciones a la libertad de prensa y los derechos humanos, aparte del asesinato de Noriega, que pasaron desapercibidas ante los atentos censores de la SIP y sus lenguaraces, Mario Vargas Llosa y la pandilla de los “pluscuamperfectos idiotas latinoamericanos”. Su silencio cómplice revela la descomposición moral del imperio, sus permanentes mentiras y la impunidad con la cual se mueven estos falsos defensores de la “libertad de prensa”. Y frente a este escenario, ¡la secretaria de Estado Hillary Clinton se atreve a calificar como imprudente el gesto de Zelaya de viajar a la frontera de su país!!, al paso que su vocero, Philip Crowley, advertía contra “cualquier acción que pueda conducir a la violencia” en Honduras.

Falta ya muy poco para que Washington comience a declarar que el verdadero golpista es Zelaya y que fue él y no otro quien arrojó a su país a un caos de violencia y muerte. La promesa de nuevas mediaciones a cargo de la Casa Blanca sólo servirá para desfigurar aún más la verdad e inclinar el fiel de la balanza a favor de los golpistas y sus mandantes.

* Politólogo
fuente:
http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-128865-2009-07-26.html


link: http://www.youtube.com/watch?v=wlZKe2eHA0U

link: http://www.youtube.com/watch?v=7J0_Sgg61w8&feature=related