Una fotografía tomada de una situación cotidiana en un recreo escolar desató la rivalidad entre dos divisiones. Fue cuando su autor, un chico de tercer año, subió a Facebook la imagen de tres alumnas conversando con una profesora y la alteró con comentarios groseros y agraviantes, a los que adhirieron sus compañeros.

Dos alumnos explusados por material en facebook

El conflicto que se gestó en las aulas instaló un fuerte debate en un colegio privado de ciudad, que terminó con la expulsión del joven y la inclusión de nuevas reglas -que prohíben ciertos usos de las redes sociales- en las Normas de Convivencia.

Si algo nos dejó la tan discutida "rateada mendocina" es el interrogante sobre los límites que debiera poner o no el sistema educativo ante el avance de las nuevas tecnologías. Sin embargo, hacia el interior de los colegios la cuestión está planteada hace tiempo.

Facebook

¿Es posible frenar estas prácticas tan comunes para los ?nativos digitales'? ¿Qué pasa cuando afectan a una persona o a una institución? Aquí el caso de dos colegios del Gran Mendoza (se preservan los nombres para proteger a los afectados y no estigmatizarlos) donde los conflictos suscitados en las redes sociales derivaron en la expulsión de sus alumnos.

Meses atrás, un joven de una secundaria de Godoy Cruz subió a YouTube un video que mostraba una pelea entre estudiantes librada puertas adentro del aula. El alumno ya tenía su "historial de amonestaciones" y los directivos decidieron "no reinscribirlo" para el ciclo siguiente.

"Fue una situación muy grave y dolorosa. Tuvimos que analizarla con las autoridades y los padres. Es que se puso en juego la reputación de nuestros alumnos y de la institución, si hasta se mostraba el logo y las instalaciones del colegio", explicó la directora.

En el primer caso, el Consejo Escolar tuvo que debatir tres días seguidos para alcanzar un veredicto consensuado. Si bien se trataba de una fotografía cotidiana, la forma como estaba "etiquetada" desató una serie de comentarios hirientes y provocadores.

"Como educadores no podemos permitir que se agredan, sea el medio que fuere. Si bien Facebook es un ámbito ajeno al colegio, lo que pasa allí termina repercutiendo en nuestra dinámica escolar. El hecho agudizó la rivalidad entre las divisiones: se peleaban, improvisaban cantitos por los pasillos... había que detenerlo", argumentaron los directivos.

Finalmente, este colegio de Ciudad decidió expulsar al autor de la publicación que ya había protagonizado otros incidentes, colocar diez amonestaciones a los compañeros que habían aportado frases agraviantes y cinco amonestaciones en suspenso para los que simplemente habían adherido a la propuesta.

Reprimendas innovadoras

Además, el Consejo resolvió otras reprimendas bastante innovadoras y de alto impacto. Por ejemplo, los alumnos debieron leer los comentarios obscenos que habían escrito frente a sus papás, a quienes dejaron boquiabiertos. Otro grupo tuvo que preparar y dictar una clase sobre las ventajas educativas que aportan las nuevas tecnologías.

Lo que llamó la atención de los profesores es la ingenuidad de los chicos frente a las redes sociales. "Ellos creen que conversan en privado y tienen miles de amigos que aceptaron alguna vez y que ni recuerdan por qué. No se dan cuenta de que cualquiera puede tener acceso a lo que escriben, como lo tuvimos nosotros", explican desde la institución, donde vienen capacitando periódicamente a los docentes en el uso pedagógico de las TICS y cuentan con un blog en el que interviene todo el alumnado.

En lo que consideran un "freno" a estas nuevas situaciones, agregaron una normativa a su reglamento de convivencia. Desde hace tiempo; estaban prohibidos los celulares, cámaras y dispositivos electrónicos en este establecimiento.

Ahora, además está vedado el uso de imágenes, documentación o referencias a la institución en redes sociales o sitios de internet, cuando impliquen una agresión o perjuicio para otras personas.

Pese a lo estricto de las sanciones, cuando se notificó a los padres, sólo obtuvieron una respuesta negativa de las casi 400 familias.

"Estos conflictos también pueden debilitar la autoridad escolar, por eso es importante el aval de los papás", explicó uno de los directivos. El señor que había cuestionado las medidas, poco después debió reconocer que uno de sus hijos había faltado a la norma.

Entonces, él mismo se propuso para dar una clase sobre cómo construir un grupo cerrado en Facebook, donde los alumnos puedan dialogar y compartir recursos sin ?intrusos'.

"La escuela está indefensa y el gobierno no toma una posición al respecto. Internet es un medio muy masivo, muy rápido y de fácil acceso. Una convocatoria contra la escuela, como la pasada rateada colectiva, no puede pasar sin pena ni gloria. Creemos que hay que reflexionar sobre esto, pero también actuar", apuntó una docente.

video
youtube
maestra
aula
alumnas
alumno