principales síntomas de la masturbación compulsiva



Masturbarse es parte de la sexualidad tanto femenina como masculina, sin embargo cuando se dejan cosas de lado o cuando la pareja ya no despierta deseo, sí se puede volver un problema.


Sobre la masturbación hay muchos mitos y tabúes, pero lo que sí es cierto es que no sólo no es perjudicial para la salud sino que puede contribuir a mejorarla.

Sin embargo, muchos varones caen en el exceso del autoplacer, hasta terminar en la masturbación compulsiva.

Los hombres que padecen este problema por lo general acuden a las consultas de sexólogos, preferentemente solos aunque tengan pareja, y plantean la dificultad de carecer de deseo sexual.

No es frecuente que lleguen a presentar síntomas físicos: orgasmos secos o sangre en semen, aunque pueden darse. La problemática más usual son las dificultades en relación con la pareja y sociales en general.

El cese de deseo hacía la pareja claramente trae problemas. En los casos más severos, la pérdida de tiempo y dinero para descargarse material pornográfico llegan a interferir con el trabajo y las relaciones sociales habituales, según explican los sexólogos Pérez, J. J. Borrás y X. Zubieta, en un artículo publicado en la web soitu.es.

Los tratamientos pueden ser a través de terapias, pero si el trastorno es más severo y el individuo tiene una personalidad compulsiva se recure a terapia farmacológica.

FUENTE