Raptan y violan a una chica de 14 en Mendoza


Fue en el departamento de Godoy Cruz, cuando la adolescente iba para la escuela.

Mientras iba camino a la escuela, una adolescente de 14 años fue secuestrada por dos hombres que la llevaron en auto a un descampado y la violaron. El ataque ocurrió a las 7.45 del miércoles, cuando aún no amanecía en Godoy Cruz, uno de los departamentos más poblados del Gran Mendoza.

La adolescente había salido de su casa en el barrio Los Horneros y caminó tres cuadras hasta el límite con el barrio del sindicato de Petroleros (SUPE), en una zona de casas bajas construídas en la década del ´70. Cuando llegó a la parada del micro, se detuvo a esperar el colectivo y advirtió que había olvidado el abono de los pasajes, por lo que regresó a su casa a buscarlo. Tomó la tarjeta para viajar y volvió a recorrer las cuadras que la separaban de la parada -ubicada en la esquina de las calles Lautaro y Patagonia-, preocupada porque se le estaba haciendo tarde.

Al llegar, se acercó un auto del que bajaron rápidamente dos hombres. En ese momento no había otras personas en la esquina. Según el relato de la menor, uno de los atacantes la tomó de un brazo, le tapó la boca y la obligó a subir al coche, donde le vendaron los ojos.

La chica alcanzó a distinguir que era llevada hacia la zona del ex autódromo Los Barrancos, donde hay una villa de emergencia en medio de un gran descampado. Allí fue obligada a bajar del vehículo y fue violada por uno de los hombres sobre el suelo de ese loteo abandonado. El hombre que conducía el coche se quedó en el lugar, actuando como "campana".

Tras el ataque, la chica cayó desmayada y no recuerda cuánto tiempo pasó hasta que despertó. Luego caminó unos 300 metros y se encontró con un joven que le dijo dónde estaba y la orientó para regresar a su casa.

En cuanto llegó buscó a su mamá y enseguida fueron a la Oficina Fiscal Nº 4 de Godoy Cruz, donde hicieron la denuncia. Desde la sede judicial pidieron una ambulancia para trasladar a la adolescente.

El fiscal de la causa, Horacio Cadile, confirmó el hecho y detalló que la chica efectivamente presenta signos de haber sido abusada. Ella seguía internada anoche, aunque fuera de peligro.

La adolescente, como el resto de los estudiantes mendocinos que van al colegio durante el turno mañana, debe salir de su casa cuando aún es de noche. Por su ubicación geográfica, durante esta época del año el sol para los mendocinos asoma pasadas las 8.30. Tanto las escuelas como las dependencias públicas, los bancos y la mayoría de los comercios, abren antes de que amanezca. Así, el grueso de la población comienza sus actividades y se moviliza mientras aún está oscuro.

En estado de shock, la adolescente fue internada en una sala de terapia intermedia del hospital de Niños Humberto Notti. Durante las primeras 24 horas se le realizaron distintos estudios físicos y psíquicos.

Recién ayer pudo declarar a la Justicia, cuando superó el trauma inicial. "Me vendaron los ojos y me golpearon", le contó al fiscal.

La adolescente no puede recordar la cara de sus agresores debido a que estuvo la mayor parte del tiempo con los ojos tapados. Cree que cuando era violada, se desmayó. "Sólo recordó haber despertado alrededor de las 10, en el descampado, y que estaba en parte desnuda", contó una fuente judicial. La madre de la chica declaró en la Fiscalía que su hija regresó a su casa muy asustada y con la ropa desgarrada.

La misma mañana de la denuncia, una patrulla policial recorrió la zona en la que la adolescente dijo que ocurrió la violación y encontró una campera y la mochila que llevaba al colegio. El caso es investigado como abuso sexual agravado y hasta anoche no había pistas firmes para ubicar al violador y a su cómplice.

FUENTE