Iglesia propone consulta popular para aprobar el matrimonio gay


Según el Episcopado, un plebiscito es una "vía más razonable" que el debate legislativo seguido hasta el momento. La dirigencia católica también pidió "más tiempo para una decisión más sana" y cuestionó el "apresuramiento"

La Iglesia pidió por la convocatoria de una consulta popular para resolver el tema del matrimonio gay, al considerar que un plebiscito constituye una "vía más razonable" que la seguida hasta el momento por los legisladores, al tiempo que advirtió por "presión" a senadores para que promulguen la ley.

El obispo auxiliar de La Plata, Antonio Marino, quien preside la comisión de seguimiento legislativo constituida por el Episcopado, reclamó por "más tiempo para una decisión más sana" y criticó porque "hay un gran apresuramiento para promulgar la ley".

"He conversado con varios senadores para presentarles la postura de la Iglesia y muchos admiten que coinciden con nuestra posición y están de acuerdo, pero después aparece el realismo político y terminan apoyando la ley", señaló Marino en declaraciones que publicó hoy un matutino porteño.

Teólogo y consultor del Vaticano, el obispo auxiliar de La Plata sostuvo que la convocatoria a un plebiscito sería "una vía más razonable que la seguida por los legisladores, muchos de los cuales actúan bajo presión".

"En otros países el debate llevó años. Los legisladores ignoran las implicancias que están encapsuladas en la letra de la ley", indicó.

Luego de ser aprobado el proyecto de ley en Diputados, la iniciativa que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo ahora pasó al Senado y en estos momentos la Comisión de Legislación General de la Cámara alta se encuentra realizando una ronda de consultas antes de resolver su aprobación o si le incluye modificaciones y vuelve a la Cámara baja.

Se estima que el dictamen será tratado en el recinto del Senado el próximo miércoles 14 de julio, y en la búsqueda de un masivo rechazo popular al matrimonio gay el Departamento de Laicos del Episcopado convocó a una concentración para el martes 13 de julio, frente al Congreso de la Nación, a la que se sumarán distintas organizaciones religiosas.

Al referirse a la marcha, Marino aseguró que "no es una presión", sino que se tiene que interpretar como que "es la sociedad que manifiesta sus convicciones".

"No tenemos más que nuestro testimonio. No hay ninguna extorsión, no hay amenazas, no hay ningún dinero que se vierta, no hay ninguna carpeta que se agite para chantajear a alguien y decirle: si votás en tal sentido, te espera la revelación de estos misterios", concluyó.


Iglesia propone consulta popular para aprobar el matrimonio


F!