Las economías de los países emergentes superarán a las del G-7 en el 2050, según un informe


Mexico y Brasil: Proximas potencias mundiales mexico

LONDRES, 3 (EUROPA PRESS)

El Producto Interior Bruto (PIB) de España aumentará a un ritmo medio anual del 2,3% hasta 2050, y el país pasará de ocupar el octavo puesto como potencia mundial al decimoquinto, empatada con Corea, según un informe de PricewaterhouseCoopers.

Las previsiones de esta consultora incluyen además un fuerte crecimiento sostenido de los países emergentes, hasta superar en 2050 a los del G-7, y desplazar de las primeras posiciones a los países europeos. De hecho, India será el país que más crezca en los próximos 45 años, a una media anual del 7,6%, por delante de Indonesia (7,3%) y China (6,3%), que se convertirá en la segunda potencia mundial, por detrás de Estados Unidos.

De cumplirse las previsiones del estudio, el mundo habrá dado un vuelco dentro de 45 años y países como India, Brasil, Indonesia o México no sólo habrán superado a España, sino también a las mayores economías europeas, esto es, Alemania, Reino Unido y Francia.

España perdería su actual octavo puesto por encima de Canadá, y no sólo resultaría rebasada por el país Norteamericano y los anteriormente citados, sino también por Turquía o Rusia, hasta ocupar una posición ligeramente superior a Australia y, aún así, mejor que la de muchos países europeos.

De esta forma, sobre la base de referencia de Estados Unidos, a la que el informe concede cien puntos, la clasificación de potencias mundiales en 2050 quedaría de la siguiente manera: Estados Unidos (100), China (94), India (58), Japón (23), Brasil (20), Indonesia (19), México (17), Alemania (15), Reino Unido (15), Francia (13), Rusia (13), Italia (10), Turquía (10), Canadá (9), España (8), Corea (8) y Australia (6). Esta clasificación fue elaborada a partir del PIB en dólares y a precio de mercado.

En todo caso, más que una pérdida de valor comparativo de España con respecto a la primera potencia, Estados Unidos, se producirá una abrupta llegada de las economías emergentes a los primeros puestos de la tabla, ya que la posición relativa española actual sólo se degradará de un 9 actual sobre 100 a un 8.

Eso sí, el informe de PricewaterhouseCoopers da la razón a los que estiman que España es en la actualidad la octava potencia mundial, al ofrecer el siguiente 'ranking': Estados Unidos, Japón, Alemania, China, Reino Unido, Francia, Italia y España.

CRECIMIENTO DEL 2,3%.

El crecimiento actual de la economía española, del 3,5%, por encima del ritmo de la eurozona, supera la media del 2,3% pronosticado para los próximos años. Este porcentaje, pese a ser muy inferior al de las economías emergentes, será el mayor de la UE, por encima del de Reino Unido (1,9%), Francia (1,9%) e Italia (1,5%).

El informe prevé que entre los cinco y diez próximos años el crecimiento medio de la economía española se acerque al 3%, y se vaya ralentizando progresivamente a partir de 2015, debido al envejecimiento de la población y a los efectos de la jubilación del llamado 'baby boom'.

El crecimiento de España será sólo una décima inferior al de Estados Unidos, aunque estará muy por debajo del de países asiáticos como India, Indonesia o China, y americanos como Brasil o México. Esta circunstancia muestra que Asia será el motor mundial en los próximos años, y que ningún país africano seguirá sin presencia en el amplio grupo de las primeras economías.

El informe considera que España perderá peso frente a los países emergentes, pero advierte que la pujanza de estas regiones no debe considerarse algo negativo para la economía española, sino todo lo contrario, puesto que se beneficiará de una gran apertura de mercados en el extranjero.

Además, los consumidores españoles seguirán disfrutando de las importaciones a bajo precio procedentes de estos países, aunque este efecto tenderá a diluirse, según se vayan incrementando los costes salariales en China, India y en el resto de economías emergentes.

En suma, como señala el economista de PricewaterhouseCoopers John Hawksworth, este informe no deja de ser un ejercicio de previsión, pero ofrece "algunas conclusiones interesantes" y "alerta de que se producirán cambios importantes en el panorama económico mundial" en los próximos años.

Sin embargo, señala, la consolidación de las ahora economías emergentes entre las mayores del mundo no debe ser visto como una amenaza para los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), sino como "una oportunidad para que estas compañías se desarrollen, compitan y aprovechen los beneficios de los nuevos mercados".

Fuente:http://www.lukor.com/not-por/0603/03140214.htm