Robo Banco Macro - El escandalo del milenio

Robo Banco Macro - El escandalo del milenio

Introducción:

Un grupo de boqueteros violentó "parcialmente" el tesoro de un banco de la zona porteña de Congreso luego de entrar a un edificio lindero y privar de su libertad al encargado del lugar, informaron hoy fuentes policiales y de la entidad.

El hecho fue descubierto esta mañana, en la sede del Banco Macro, situada en avenida Callao 264, en esta Capital Federal, cuando se descubrió un boquete dentro del inmueble lindero, en el que funciona una Escuela Superior de Higiene y seguridad.

Fuentes policiales confirmaron a Télam que a través de esa perforación en una pared, un grupo de delincuentes entró al banco con fines de robo. "En principio, no hubo activación de alarmas hasta hoy a las siete y cincuenta, cuando se tomó conocimiento a través de Comando Radioeléctrico", explicó el comisario Néstor Rodríguez, de la división prensa de la Policía Federal.

El vocero indicó que "se constituyó un móvil policial y a simple vista no se vio ninguna anormalidad en el frente de la entidad bancaria". Y añadió: "Luego se determinó que en el edificio lindero estaba el encargado que refirió que habían entrado personas y que estuvo privado de su libertad".

Rodríguez indicó que el hombre dijo haber sido "resguardado en un ambiente mientras realizaban este operativo delictivo" que comenzó "cerca de la medianoche" y duró "varias horas".

Según el vocero, "todavía no está determinado si (los delincuentes) lograron robar dinero o algún otro elemento".

"Desde el viernes, cuando el banco terminó su actividad, quedó inhabilitada la posibilidad de ingreso a las bóvedas del tesoro y de las cajas de seguridad, hasta el lunes por la mañana que se va a hacer la apertura", explicó.

En tanto, el banco Macro difundió esta tarde un comunicado de prensa en el que confirmó que "en la madrugada de hoy fue violentado parcialmente el tesoro de la sucursal Congreso, Callao 264, Capital Federal, alcanzando el recinto de las cajas de seguridad".

Aunque explicaron que aún "no se puede determinar la magnitud de los daños". En el lugar del hecho estuvo presente el personal de la seccional 5ta., a cargo del comisario Claudio Abbondanza, que buscaron rastros de los boqueteros.

robo

congreso

Banco Macro

boquete

daniel enrique

En la actualidad:

Hace cuatro meses, boqueteros saquearon 99 cajas de seguridad en una sucursal de Congreso. Pistas, filmaciones y escuchas apuntan a una banda mixta compuesta por policías de la Federal y barrabravas del sector más violento de la 12. Pero en la causa no hay detenidos, y el juzgado demora medidas clave que ponen en peligro la investigación. Los reproches de la fiscal y el misterioso destino del botín. Una historia de protección, complicidad y millones.

La siguiente historia trata de policías y ladrones. Pero lo que los une no es la justicia sino uno de los robos más importantes de los últimos tiempoes.
Los grandes crímenes, además de tener ribetes cinematográficos, suelen tener entre los sospechosos a personas de distintas características y oficios. Y en el "robo del milenio", como lo bautizaron sus autores, las pistas apuntan a una banda mixta compuesta por policías de la Federal, expertos del sector más violento de "La 12". Un cóctel de influencias y prontuarios que podría explicar cómo los delincuentes accedieron a llevarse una suma que podría alcanzar los tres millones de dólares sin ser vistos, ni escuchados. Ni atraoadis.

A casi cuatro meses del hecho, la investigación acumuló pruebas a partir del entrecruzamiento de llamadas entre los celulares ubicados en las zonas aledañas al banco, escuchas a esos números de teléfono, filmaciones de cámaras de seguridad del banco asaltado y otras inmediaciones, tareas de inteligencia y denuncias anónimas. Un batería de elementos que le permitieron a la fiscal de la causa, Viviana Fein, establecer las tres patas de la banda que logró burlas un banco de máxima seguridad a dos cuadras del Congreso. Desde el 7 de Mayo, el juez Mauricio Zamudio, titular del juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción 21, tiene en su despacho un escrito de Fein donde pide que proceda a realizar allanamientos, detenciones, indagatorias e imposibilite la salida del país a varios de los involucrados. Sin embargo, al cierre de esta edición, el juez no había ordenado ninguna medida judicial. En la trama abundan sorpresas de este tipo. "No será el robo del sigle, pero sí el del milenium", escribió la banda delictica que entre la noche del 6 de Marzo pasado y la mañana del 7 logró atravesar las paredes de la sucursal del Banco Macro de la Avenida Callao 264, hasta alcanzar el sector de las cajas de seguridad.
El plan fue ejecutado a la perfección. A las 21 del sábado6, alrededor de cinco personas tomaron de rehén a Rolando Quiroga, encargado de la Escuela Superior de Seguridad e Higiene Industrial, que funciona en el primer piso del edificio donde se ubica la entidad bancaria, a solo 250 metros del Congreso de la Nación.

Luego de encerrar al hombre y a su hijo en una habitación, los delincuentes hicieron dos boquetes. A través del primero hueco ingresaron al banco mientras que el segundo, luego de "puentear" el sistema de alarmas y enfundados de pasamontañas, barbijos y guantes blancos, atravesaron la gruesa pared de la bóveda y accedieron al sector de las cajas de seguridad, dónde permanecieron hasta la mañana del domingo. Tiempo suficiente para forzar las 256 cajas de seguridad: vaciaron las 99 que estaban en uso.

Cuando a las 7:50 del día siguiente se activó la alarma de prevención en la Comisaría 5º de la Policía Federal, los ladrones se habían escapado.
Ante el impacto mediático que adquieren esta clase de hechos cuando las cámaras de televisión registran a los adminificados, la fiscal de instrucción porteña Viviana Fein emprendió la investigación partiendo de las imágenes de las cámaras internas del banco- fragmentadas, dado que habían sido desviadas por los delincuentes- y de las cámas externas instaladas en los bancos Patagonia y Francés de la vereda de enfrente, lo que le permitió establecer que una camioneta Fiat Fiorino color blanco, patente EBM 720, se detvo en la puerta del banco esa madrugada. En el baúl, los ladrones habrían cargado los elementos que usaron para abrir las cajas. De las escuchas telefónicas posteriores surge que los involucrados averiguaron si un vehículo con esa patente tenía pedido de captura. La respuesta fue negativa: otra Fiorino, pero de color roja y con la misma patente, está registrada en Tandil. O sea que los delincuentes usaron un auto mellizo.
Pero lo que empezó a orientar la investigación para la fiscalía 45 fueron las comunicaciones telefónicas y radiales que la banda mantuvo a través de aparatos Nextel.
La logística de comunicaciones y movilidad habría sido provista por la primera pata de la banda, formada por Elbio emanuel Techera y Claudio Chávez. La justicia estableció que uno de los teléfonos involucrados, pertenecía al cabo Jacobo Omar Kikic, que se desempeñaba como chofer del subcomisario Marcelo Amarilla, segundo jefe de la Comisaría 5º. A lo largo de toda la noche en que se desarrolló el hecho delictivo - desde las 19:13 del 6 de marzo hasta las 15:03 del domingo 7- las imágenes de las cámaras del garaje ubicado en Riobamba y Sarmiento, a la vuelta del banco, muestran a los dos agentes en el lugar.
Esa madrugada, el oficial y su chofer eran los únicos policías de la 5º, que estaban de franco. Al mismo tiempo, la justicia estableció que en toda la noche sólo paso un patrullero por la avenida, y no pertenecería a esa jurisdicción.
En un momento, los hombres subieron al auto de Mikic junto a dos mojeres -una de ellas sería Graciela Calcavecchia, esposa de Amarilla; la fiscal pidió su detención- y permanecieron ahí una hora. Fuentes de la causaagregaron que los hombres se retiraron al día siguiente, luego de darse un abrazo y con una bolsa plástica negra. Y afirmaron que Amarilla habría adquirido una casa semanas después del robo. El video del garajefue aportado por el comisario de la 5º, Claudio Abbondanza, que finalmente pasó a disponibilidad a ambos policias.
Según sospechas los investigadores, esa segunda pata de la banda - la policial- les habría brindado a los delincuentes uno de los elementos fundamentales para realizar esta clase de delitos: asegurarse una zona liberada durante las horas en las que los ladrones permanecieron en el subsuelo de una de las sucursales más seguras del Macro.
Cuando la fiscal detectó como sospechos a dos integrantes de la Comisaría 5º, que hasta el momento estaba a cargo de la investigación, esta pasó a manos de la División Fraudes Bancarios de la Federal. Al mismo tiempo, Fein le pidió al juez reinstaurar el secreto de sumario para evitar el filtrado de información, pero Zamudio no accedió.

La tercera pata de la organización estaría conformada por quienes coordinaron a todos los sectores involucrados en el robo.
Aquí aparece los hermanos Daniel Enrique y Eduaro Marcelo Ripa (que habría usado tres teléfonos a nombre de distintas personas para comunicarse con el subcomisario y su chofer) y sus mujeres, a sus vez hermanas entre sí, Alicia y Alejandra Rodríguez Medina. Las dos parejas estaban viviendo en los departamentos A y B del quinto piso de Sarmiento 1922, frente a una de las entradas del garaje donde los policías pasaron la noche. Las hermanas son hijas de Hilario Ellese Rodríguez Chica, dueño de Tobich Servicios Integrales, que tiene a su nombre varios de los teléfonos usados esa noche.

Eduardo Ripa, de 45 años, alrededor de 1,80 metros de estatura, semicalvo y de ojos celestes, es uno de los personajes clave de esta historia. Dueño del boliche Kumbé Disco, de Temperley, aparece en varios video. Y además de hablar con los policías tuvo una conversación relevante con un tal Luis, que fue identificado como Luis Oscar González López, alai el "Mono". López, de 40 años y nacido en Uruguay , es integrante de la barra brava de Boca, más concretamente de la fracción liderada por Richard William Laluz Fernández, "el Uruguayo". El Mono, según consta en la causa, tiene atecedentes penales y condena por delitos contra la propiedad, al igual que sus hermanos. El 29 de Marzo de 2008, al volante de una camioneta Toyota Hillux, mató a Mónica Christiansen, una mujer de 56 años y provocó graves heridas a su hijo de 12, al chocar el auto en el que circulaban. Ocurrió en una ruta de Bahía Blanca, donde había ido junto a otros barras a ver jugar a Boca contra Olimpo. Tras el accidente, fue acusado de homicidio culposo, lesiones culposas y tenencia ilegal de armas encontradas en el vehículo.

Ante la contundencia y gravedad de las pruebas, a principios de mayo la fiscal le pidió al juez que ordenara en doce domicilios de Capital y el Gran Buenos Aires, y que informe a Migraciones para evitar la salida del país de una veintena de sospechosos. Medidas que permitirían empezar a esclarecer el robo y a recuperar parte de un botín que dejó sin consuelo a un centenar de damnificados y sus familias.

Pero el juez Zamudio habría considerado que "los elementos no son suficientes". Un allegado a la fiscalía - que pidió mantener en reserva su identidad- se indignó ante la respuesta : "La investigación fue impecable. ¿Faltan elementos? !Claro que faltan! Esos elementos iban a surgir de los allanamientos. Hay que estar ciego para no ver algo tan Claro"
Las especulaciones sobre los motivos del juez para no haber actuado hasta ahora son variadas. Una de las hipótesis, tal vez la má inocente, es que se trata de un magistrado enrolado en las filas del "garantismo". De cualquier manera, tanto los damnificados directos como el propio banco y los responsables de la investigación esperan que, con tantos indicios a mano, Zamudio tome alguna decisión. Mientras tanto, la banda que perpetró uno de los robos más osados y redituables en la historia delictiva de la Argentina, puede decir que robó, huyó y aún no la pescaron.

eduardo ripa

alicia rodriguez

alejandra rodriguez

sarmiento 1922

Robo Banco Macro - El escandalo del milenio

robo

Las caras detrás del Robo: Eduardo Ripa - Daniel Enrique Ripa

La jueza busca la conexión entre Chabán y sus socios fantasmas

Secuestraron documentos de los propietarios de Cromañón. Una empresa estaba en un paraíso fiscal y otra tiene a un jubilado y a un ama de casa entre sus directivos. Anoche hubo otra marcha de familiares.

Mientras anoche los familiares de las víctimas de Cromañón soltaron 191 globos negros —uno por cada muerte en la tragedia de Once—, la jueza María Angélica Crotto tomó una medida concreta para averigüar quiénes son los socios fantasmas de Emir Omar Chabán, el único detenido por el desastre.

Por la mañana, policías de la Federal allanaron una escribanía del barrio de Once, ubicada a pocas cuadras de República Cromañón donde se desató el incendio que mató a 191 personas. La medida había sido pedida por el fiscal Juan Manuel Sansone. Se buscaba documentación que permitiera conocer quiénes son los socios reales de Chabán, en los papeles un simple trabajador autónomo. Nadie cree que sean un jubilado y un ama de casa, como figuran en el estatuto de una sociedad vinculada al boliche.

El allanamiento a la escribanía fue realizado por la división Homicidios de la Policía Federal en un edificio de dos plantas de la Avenida Pueyrredón 689.

La Justicia necesita desenrollar el ovillo que rodea a Chabán. Una punta es el camino que lleva a encontrar a sus socios reales. El nombre del empresario, que pasó su segunda noche en la cárcel de Marcos Paz, aislado del resto de los presos, no aparece todavía en ningún papel.

En la escribanía del barrio de Once se secuestraron cinco escrituras, poderes especiales y generales, y otros papeles.

Según consta en el Registro de la Propiedad de la ciudad de Buenos Aires, el inmueble de la calle Bartolomé Mitre 3038/78 es propiedad de la firma Nueva Zarelux S.A., una sociedad off shore uruguaya. En el mismo lugar tienen su sede social "Lagarto Sociedad Anónima" y "Central Park Sociedad de Responsabilidad Limitada", constituidas las dos en Argentina.

Los socios fundadores de esta última sociedad, que sería la que alquilaba el hotel lindero a Cromañón, son un jubilado —Juan Chabelsky, nacido en 1925— y un ama de casa —Juana Volcovich, nacida en 1926—, ambos con el mismo domicilio. ¿De quiénes fueron testaferros?, se pregunta la jueza Crotto. Chabelsky sería también socio y director de otras compañías.

Lagarto S.A., la locataria de Cromañón, es, podría decirse, la empresa con una vinculación directa a Chabán. A nadie, ni siquiera Pedro D'Attoli, el abogado del empresario, se le ocurre desligar a Chabán del boliche, aunque su nombre no figure en él. Cuando el año pasado el Gobierno de la Ciudad le exigió a Cromañón que presente la documentación al día, respondió el requerimiento Raúl Lorenzo. El sello es de la empresa Lagarto S.A.

Formada en 1997, Lagarto S.A. se propuso cubrir múltiples actividades: organizar espectáculos, gastronómicas, discográficas, turísticas, comerciales, inmobiliares y financieras. Sus socios fundadores fueron Estefanía Duday, nacida en 1928, y el arquitecto Urbano Chaves, nacido en 1940 y con el mismo domicilio que Duday. Los otros fundadores, Gerardo Costabello y Germán Marcos Vengrover, nacieron en 1975. Dato sospechoso para los investigadores es que, en la formación original de la sociedad, figuren dos personas de por entonces 23 años con una de 69.

El elenco de socios de Lagarto S.A. fue cambiando todo el tiempo. Los últimos directores inscriptos en la Dirección General de Justicia son Raúl Oscar Lorenzo, presidente del directorio, Marcelo Ripa y Eduardo Ripa.

La mayor presunción en cuanto al carácter simulado de esta sociedad es que ningún director cobró jamás honorarios, y que en cuatro de los cinco ejercicios contables no tuvo ganancias.

Lo de Nueva Zarelux S.A., la dueña del lugar donde funcionaba Cromañón y el hotel lindero, levanta tantas sospechas como los de Lagarto S.A.

Con domicilio en Montevideo, la sociedad off shore Zarelux compró esos inmuebles en 1998 a otra sociedad, National Uranums Corp, de las Islas Vírgenes, un paraíso fiscal.

En 1994, National Uranums había pagado 2,2 millones de dólares por esos inmuebles. La venta a Nueva Zarelux se hizo por un total de 708 mil dólares. Esta diferencia de precio lleva a pensar que no fue otra cosa que una operación simulada.

congreso

Fuente:

http://www.elargentino.com/nota-96181-medios-120-El-escandalo-del-milenio.html

http://edant.clarin.com/diario/2005/01/21/sociedad/s-03201.htm

Escaneos de Revista Veintitrés

6 comentarios - Robo Banco Macro - El escandalo del milenio

@embarrado
24-06-2010:
La investigación por el asalto a metros del Congreso apunta a una banda que incluye a policías y barrabravas. Pero aún no hay detenidos. Los reproches al juez.
@none
PARA QUE PONEN TANTA POLICÍA DESPUÉS DEL ROBO, SI NO HAY MAS PARA ROBAR??
@Oscar_Alexis
none dijo:PARA QUE PONEN TANTA POLICÍA DESPUÉS DEL ROBO, SI NO HAY MAS PARA ROBAR??