Matrimonio homosexual pros y contras

Esto es solo para pensar y discernir, la idea no es discriminar ni ofender.

argumentos a favor y en contra:

En contra:

Los homosexuales, actualmente, ya se pueden casar en cualquier país

Los homosexuales pueden casarse igual que cualquier otro, con los mismos derechos y obligaciones que los heterosexuales. Es decir, sólo con otra persona y sólo del sexo opuesto y que tenga cierta edad y dé su consentimiento. Que un homosexual se queje de discriminación porque no le dejan casarse con alguien del mismo sexo es como si un polígamo se queja de discriminación porque no le dejan casarse con varias mujeres, o un pederasta con un niño, o un secuestrador con su secuestrada (en muchos países aún se practica el secuestro de mujeres para casarse). No hay discriminación con ninguno: la ley es igual para todos y la sociedad tiene un modelo de matrimonio que ha demostrado su eficacia durante siglos.


Sólo un hombre con una mujer generan niños y los crían de forma idónea

El matrimonio es un status especial que la sociedad reconoce a la unión comprometida entre un hombre y una mujer por una razón: porque su relación corporal es la única capaz de generar nuevos miembros de la especie humana y porque su relación interpersonal es la idónea para criarlos, protegerlos y educarlos. Este servicio es tan importante y benéfico para la sociedad que merece protección legal. Por el contrario, ningún acto corporal entre homosexuales puede generar nuevos seres humanos, y tampoco dos personas del mismo sexo son idóneas para la cría y educación de los niños, que carecerían de referente paterno/masculino (si son dos lesbianas) o materno/femenino (si son dos homosexuales). Son los homosexuales los que deben cargar con el peso de la prueba y demostrar que pueden cumplir las mismas funciones que el matrimonio.

Para evitar abusos contra/entre homosexuales o desamparo legal no hace falta aprobar el matrimonio homosexual

Casi todos los beneficios de un matrimonio a nivel de herencias, transmisión de bienes, propiedades compartidas, etc... pueden regularlo dos (o más) personas con acuerdos legales ante notario, independientemente de que tengan relaciones sexuales. De hecho, las pocas parejas homosexuales realmente interesadas en estos temas ya han establecido acuerdos así ante notario. Es de destacar que en el contrato matrimonial hay limitaciones, por ejemplo, los cónyuges se comprometen a ser fieles el uno al otro y a la ayuda mutua; en cambio, dos (o más) homosexuales o un grupo de amigos que viven juntos pueden, ante notario, regular muchas de las ventajas del matrimonio sin comprometerse ni a fidelidad ni a ayuda mutua.

Legalizar el matrimonio homosexual establece un agravio comparativo con las personas que viven juntas sin relaciones sexuales

Dos ancianas que viven juntas, tres hermanos en una casa, cuatro amigos que comparten piso desde hace seis años... Tienen una relación con afectividad, compromiso y convivencia, igual que puedan tener dos homosexuales. Sin embargo, se ven privadas de las ventajas legales del matrimonio gay porque no practican sexo entre ellos. El matrimonio gay en realidad premia a los practicantes de cierto tipo de sexo, privilegiándoles sobre otras convivencias afectivas y estables. Es evidente la diferencia con el matrimonio verdadero, que premia la complementariedad hombremujer estable y abierta a la generación y crianza de los hijos.

Legalizar el matrimonio homosexual establece un agravio comparativo con los polígamos... y con cualquier otra combinación numérica

Al contrario que el matrimonio homosexual, que nunca ha sido aceptado por ninguna civilización, la poligamia tiene una larga tradición en numerosos países y sociedades, incluso en nuestros días. Si casamos a dos hombres, ¿con qué argumentos impediremos a nuestros ciudadanos islámicos o de origen subsahariano que no se casen con dos o más mujeres? ¿Puede un emigrante pedir por reagrupación familiar que vengan sus tres esposas? Al menos, las uniones polígamas tradicionales tienen hijos y suelen ser estables, lo cual es un bien social. ¿Con qué argumento los defensores del matrimonio gay lo impedirían? Después de todo, “si se quieren...”

Pero lo cierto es que en los ambientes homosexuales lo que ya se pide es la aprobación de la poligamia bisexual. Un famoso escritor lo ejemplificaba en un número de la revista homosexualista Zero: un amigo suyo está casado con una mujer, madre de sus hijos, y la quiere; pero es homosexual, y tiene una relación con un hombre. ¿Por qué esconderlo? ¿Por qué no casarse todos entre ellos? Así, los niños tendrían dos papás, que siempre es mejor que uno. Cuando el matrimonio deja de ser lo que naturalmente se ve (un hombre y una mujer unidos en un acto de amor que puede generar nuevas vidas –el coito natural está diseñado para uno con una, nadie más–, entonces puede redefinirse para ser cualquier cosa. Una palabra que sirve para todo ya no sirve para nada.

Legalizar el matrimonio gay debilita la fortaleza del matrimonio natural, igual que la moneda falsa debilita la moneda verdadera

Muchas personas piensan que no les afecta en nada que los homosexuales se casen. Es lo mismo que pensar: “no me afecta en nada que haya gente que haga circular falsos billetes de 100 euros, yo soy honrado y no los usaría, de hecho casi nunca veo billetes de 100 euros”. Sin embargo, es evidente que la circulación de moneda falsa nos afecta a todos, porque se pierde confianza en esa moneda, la gente la usa con reticencias, prefiere usar otras monedas (dólares, por ejemplo) o no comerciar o no aceptar ciertos billetes y al final la economía de todos se resiente porque todo es más costoso. Lo mismo pasa cuando se hace circular un matrimonio falso como si fuese matrimonio real.

En los países nórdicos, donde el matrimonio entre homosexuales hace años que existe, la mitad de los niños nacen fuera del matrimonio. Al aprobar el matrimonio homosexual se da el mensaje a la sociedad de que en realidad casarse no significa nada (mensaje reforzado en cualquier país donde exista el divorcio). Como consecuencia la gente no se casa y su compromiso (de pareja y a menudo social) es débil. Igual que la moneda falsa crea desconfianza en el sistema económico, el matrimonio falso crea desconfianza en el compromiso interpersonal y social. Una sociedad basada en la desconfianza, la desvinculación y la falta de compromiso nunca funcionará tan bien como una basada en familias fuertes, comprometidas de por vida por el bienestar de los cónyuges, hijos y parientes.

En realidad, pocos homosexuales se casan; el objetivo del movimiento gay es destruir el matrimonio heterosexual

Lo han reconocido muchas veces los líderes homosexuales en España y en el resto del mundo. En realidad muy pocos de ellos quieren “casarse”. Pero el movimiento del homosexualismo político se vuelca en la exigencia del matrimonio para cambiar la sociedad y eliminar una institución (el matrimonio monógamo y de por vida) en la que no creen.

“Luchar por el matrimonio del mismo sexo y sus beneficios y entonces, una vez garantizado, redefinir la institución del matrimonio completamente, pedir el derecho de casarse no como una forma de adherirse a los códigos morales de la sociedad sino de desbancar un mito y alterar radicalmente una institución arcaica. [...] La acción más subversiva que pueden emprender los gays y lesbianas [...] es transformar por completo la noción de familia” [Michael Signorile, activista homosexual y escritor, citado en Crisis Magazine, 8 de enero de 2004]

El activismo homosexual no quiere formar “familias como las demás”. Más bien, quiere llegar a que todas las familias sean como las suyas, para lo cual la clave es desmontar concepto arcaicos y caducos como fidelidad, monogamia, compromiso, fecundidad, paternidad/maternidad, etc...

Legalizar el matrimonio homosexual significa legalizar la entrega de niños a homosexuales

Hay gente que dice “yo veo bien que los gays se casen pero no que adopten niños”. Es un error pensar que se va a legalizar el matrimonio sin la adopión: si se legaliza el matrimonio incluirá siempre la adopción. Quien apoye una cosa estará apoyando, quiera o no, la otra. Aunque algunas lesbianas tienen hijos de anteriores relaciones o los han buscado (mediante inseminación artificial o con la cooperación de un hombre) la adopción se plantea para que los homosexuales que, obviamente, no tienen niños, accedan a la educación de niños que, obviamente, eran de parejas heterosexuales.

La adopción de homosexuales tiene diversas desventajas para la sociedad que la permita, empezando por que la escasez de niños hace que se traigan de China, Rusia y otros países... que no van a dar niños a países donde los homosexuales adopten. Así, el deseo de una minoría ínfima va a dificultar a miles de matrimonios que quieren adoptar. Pero el punto clave es que un niño tiene derecho a un padre y una madre, derecho conculcado si se le entrega a dos hombres o a dos mujeres.

Legalizar el matrimonio homosexual significa poner toda la maquinaria educativa y mediática del Estado al servicio del homosexualismo político

Si el matrimonio gay es legal, se enseñará en las escuelas. Los libros de texto de los niños explicarán la doctrina que las asociaciones homosexualistas hayan indicado: que la homosexualidad es normal, que es bueno tener dos papás y dos mamás, que los niños deben experimentar con su sexualidad para descubrir qué sexo les atrae más y que las personas que se oponen a la homosexualidad (como los papás de los niños cristianos) son intolerantes. Por supuesto, cada serie de televisión tendrá su pareja de homosexuales o lesbianas con niños, conviviendo felices para ejemplo y edificación de tantos matrimonios con problemas. De hecho, hay en España centros de scouts y de ocio infantil que activamente difunden ya esta ideología.

Legalizar el matrimonio homosexual implicará a medio plazo multas y penas de cárcel para quien critique la actividad homosexual

En Suecia, donde hay uniones gay desde 1995 con adopción de niños desde 2002, se decretó pena de cárcel para un pastor pentecostal que básicamente se limitaba a predicar las palabras de San Pablo sobre la homosexualidad. Otro país donde criticar la homosexualidad ha significado multas y juicios es Canadá. El grado de respetabilidad de la relación gay (no ya de la persona, que obviamente es merecedora de respeto simplemente por ser persona) será extremo y su crítica punible. La libertad de expresión se verá recortada y probablemente también la libertad religiosa.


A favor :


1.Matrimonio:

Contrario a lo que la Iglesia Católica (y otras denominaciones cristianas) ha propagado durante el ultimo siglo, el matrimonio (¡cristiano por supuesto!)no ha sido en el mundo occidental- hasta finales del siglo XIX - ni tan universal ni tan común como se pudiera pensar. Cuando el cristianismo se convirtió a finales del siglo IV no solamente en la religión dominante del Imperio Romano sino en la única, la Iglesia cayó, lógicamente, en manos de la burocracia establecida del Imperio que no iba a pasar por alto un bocado tan apetitoso. Como resultado el matrimonio seguía las pautas del Derecho Romano con algunos cambios importantes-principalmente la abolición del divorcio- que empeoraban mucho la posición de la mujer. El matrimonio romano era, en esencia, un asunto patrimonial. Una fórmula para pasar linaje, propiedades, dinero etc. a los descendientes. El concepto cristiano de "hasta que la muerte les separe" reforzó enormemente el sentido patriarcal y patrimonial del matrimonio. El resultado de todo esto fue que el matrimonio era un "privilegio" de las clases pudientes. El matrimonio por el patrimonio. Como los plebeyos -por no hablar de los esclavos- no tenían nada que dejar, su forma de emparejamiento era la del concubinato. Este incluía -hasta, más o menos, el siglo XII -la mayoría del clérigo. (La imposición del celibato- no la castidad sino la prohibición de vivir en pareja- a partir del siglo XI, tenia no tanto orígenes religiosos como económicos, relacionados con las posibles obligaciones de la Iglesia con los descendientes). La situación de los villanos durante el feudalismo era todavía peor que la de los plebeyos durante el Imperio. No hay muchos datos disponibles pero lo poco que hay indica que el porcentaje de matrimonios no era superior al 20% de los emparejamientos. Con el progreso de la sociedad y la aparición de la burguesía y los pequeños campesinos/propietarios independientes los matrimonios aumentaron poco a poco hasta llegar quizás al 50/60% a principios del siglo XIX, para generalizarse a partir de la segunda mitad del siglo. (No hay que sorprenderse de la actitud de la Iglesia; tampoco la misa dominical fue muy común entre los pobres hasta bien entrado el siglo XX. Como prueba se puede aportar el dato de que cuando allá por el año 1903/4 el Gobierno de turno legisló el Domingo como día no laborable, la Iglesia se opuso con el argumento de que los obreros solamente lo iban a aprovechar para emborracharse e ir de putas).

Como hemos visto la forma mayoritaria de emparejamiento en la historia (y única en la prehistoria) ha sido el "concubinato", o sea un "matrimonio" sin ningún marco religioso y/o jurídico. No hay ninguna evidencia de que en este tipo de emparejamiento los niveles de infidelidad sean superiores a los habituales en los matrimonios religiosos o civiles. Al contrario, si aceptamos que el ser humano es un "mono" evolucionado que en un momento de su evolución adoptó la organización familiar de los lobos, tenemos que considerar que la infidelidad es producto de la civilización ya que la fidelidad sexual del lobo es casi proverbial.

La típica frase judeo/cristiano "hasta que la muerte os separe" es el reflejo religioso de una verdad ancestral. En la prehistoria el emparejamiento sexual era instintivo, procreativo y la única forma de garantizar la supervivencia. Como es lógico no existían conceptos como compatibilidad psicológica, cultural y educativa.

Dicho esto, hay un hecho evidente, el matrimonio religioso ó civil es heredero -dentro de un marco religioso y/o civil - del ancestral emparejamiento (heterosexual) o "concubinato", y tiene como fin principal la procreación y el cuidado y educación de los niños resultantes. La insistencia de grupos homosexuales radicales a reclamar su derecho al matrimonio es una de las grandes paradojas de las últimas décadas; por un lado proclaman su diferencia y exigen que esta diferencia sea debidamente legalizada, y, a continuación, quieren imitar - olvidando cualquier sentido conceptual y etimológico - a los heterosexuales. Es como si las Iglesias Protestantes, una vez obtenido su equiparación jurídica con la Iglesia Católica hubieron exigido, además, el derecho a llamarse Católica, Romana y Apostólica. Parejas homosexuales han existido durante miles de años, pero como el concepto de parejas homosexuales legalizadas dentro de un marco jurídico - y hasta religioso - es una novedad reciente, lo menos que podemos pedirles a los homosexuales es que sean imaginativos, inventando su propio vocabulario y dejando de ser conservadores e imitadores. Si no les basta la palabra "pareja" que inventen otra; sugiero "Homomónio".

2.Parejas de hecho (y de derecho): Con la generalización del santo matrimonio las parejas de hecho (antes concubinato) no desaparecieron por arte de magia. Había muchas razones para que siguieran, por ejemplo para los ateos, los agnósticos, los anticlericales y todas las parejas donde uno o ambos de los amantes ya estaban casados con otros. Esto no ha cambiado ni con la legalización del matrimonio civil ni con la del divorcio. Hay parejas temporales esperando la rotura definitiva de sus matrimonios anteriores y hay, y siempre habrá, parejas que no están dispuestas a atarse con obligaciones mutuas. Es otra paradoja, y una contradicción, que estas pidan un registro para convertirse en parejas de derecho. Es una contradicción porque una de dos; o éstas parejas están dispuestas a aceptar obligaciones y derechos mutuos y también una fórmula legal para romper su compromiso, y en este caso piden algo que ya existe - el matrimonio civil - o simplemente quieren registrarse - siguiendo exactamente como hasta ahora - con el único objetivo de obtener ventajas fiscales, lo que en español paladino se llama un timo a los demás contribuyentes. Un registro legal de parejas de hecho para convertirlas en parejas de derecho solamente tiene razón cuando el matrimonio civil es imposible, o sea en el caso de los homosexuales.


3.Ventajas fiscales:

Una de las cosas que los homosexuales olvidan, aparentemente, con gran facilidad es su dependencia total de los heterosexuales. No solamente son, obviamente el fruto de una relación heterosexual, sino su jubilación va a ser financiada por los hijos de parejas heterosexuales. No es lógico que parejas que no tienen que soportar la carga financiera, psicológica y emocional de la crianza de uno o más hijos, además obtengan desgravación fiscal por el mero hecho de vivir en pareja. Antes de que nadie me pueda acusar de homofóbia, extiendo el mismo argumento a la pareja heterosexual o sea, el matrimonio. La desgravación fiscal para parejas de cualquier tipo sin hijos dependientes es una intolerable discriminación de los/as solteros/as. Vivir en pareja sin hijos no es más costoso que vivir solo (donde vive uno viven dos) ni siquiera en las parejas donde uno de los dos no tiene empleo y hace las funciones de "ama de casa"; para no hablar de los casos -pronto mayoritarios- en que trabajen los dos. Todo el asunto de la desgravación fiscal para las parejas está mal enfocado, mucha desgravación para la pareja por el mero hecho de serlo y muy poco para los hijos. Debería ser justo lo contrario. Ninguna desgravación para la pareja como tal y mucha desgravación para los hijos (extensible también a las madres solteras). Además, de forma inversa a la actual: tanto para el primer hijo, el doble para el segundo y hasta el triple para el tercero. Esto si sería una formula para estimular la natalidad. Como es lógico estas ventajas fiscales serían tanto para hijos propios como para adoptados.

Como vemos esta formula equiparaba, en justicia, las parejas de cualquier tipo sin hijos a los solteros (sin hijos) y también eliminaría la necesidad de una Unión Cívica propuesta por el Gobierno ya que la convivencia de dos personas con o sin implicaciones sexuales tendría un tratamiento fiscal exactamente igual: ¡ninguno!

4.Adopción:

La autorización, en Holanda, de la adopción de niños del país por parte de los homosexuales es una auténtica victoria pírrica. Una victoria teórica sin ningún resultado práctico.

En una sociedad con una baja tasa de natalidad hay pocos niños para adoptar. Parece lógico entonces que las parejas heterosexuales con problemas de procreación por esterilidad ó infertilidad de la mujer - en caso contrario el problema tiene remedio con inseminación artificial- o para evitar enfermedades hereditarias, tengan preferencia absoluta. Hasta para estas parejas los trámites para la adopción no son exactamente fáciles, al contrario, gracias a las increíbles exigencias de las agencias de adopción tienen que pasar por un auténtico calvario en donde muchas se quedan en el camino. Tan exageradas son estas exigencias que si el Estado las estableciera como requisitos para que los matrimonios pudieran ejercer su derecho a procrear, la especie humana se quedaría extinta en un par de generaciones. De todas formas, hasta sí el derecho a la adopción por parte de homosexuales se ampliase para incluir niños del tercer mundo el panorama no mejoraría. Si los homosexuales acusan a los Gobiernos occidentales de ser intolerantes y retrógrados, espera a que traten de adoptar niños en el tercer mundo para que se enteren de lo que vale un peine.

Queda la pregunta del millón. ¿En España se pudiera admitir la adopción por parte de los homosexuales, por lo menos como un derecho teórico? Creo que sí. El principal argumento en contra, la supuesta posible corrupción de menores, tiene fácil solución reglamentando que los gays solamente pudiesen adoptar niñas, y las lesbianas ...niños. Dicho esto, creo también que los homosexuales ni siquiera debieran exigir tal derecho. Como ya he indicado antes, el derecho de adopción debería ser reservado exclusivamente para las parejas (elimino por el momento más definición) con problemas de infertilidad, esterilidad etc., y esta claro que estos conceptos no son aplicables - en términos generales - al conjunto de los homosexuales. Queda igualmente claro que los homosexuales pueden tener hijos propios - de vez en cuando hay que subrayar lo más obvio - y no solamente las lesbianas sino también los gays. Según los últimos informes las lesbianas ya son las principales "beneficiarias" de la inseminación artificial, lo que es, sin duda, un primer paso en la buena dirección. El problema es que, en estos casos, no hay ninguna protección legal para la "otra madre" o sea la pareja lesbiana de la madre biológica. Si esta muriese, aquella no tendría ninguna potestad sobre el hijo. Parte de este "inconveniente" puede ser paliado pariendo las dos, pero una legislación adecuada parece más razonable.

Es un caso similar a la histórica lucha de los afroamericanos por el derecho a votar--aún cuando no haya políticos que merezcan sus votos--en que la demanda de los gays por el derecho a casarse es una lucha por la igualdad, la democracia y la dignidad humana básica.

Además, el matrimonio otorga otros beneficios palpables como derechos de herencia y de visitar a un ser querido enfermo en el hospital. Aunque el matrimonio gay acepta ciertas normas de la sociedad burguesa, también revela la hipocresía de la retórica sobre los "valores de la familia" y abre la puerta a ideas en cuanto a nuevas formas de organización social y familiar.

Un meta-análisis científico publicado por la Asociación Psicológica Americana (APA) titulado “Lesbian and Gay Parenting”, en el que se analizan más de 100 artículos de investigación al respecto realizados en Europa y EU, muestra que tanto los hijos e hijas biológicas como adoptados por homosexuales, no tienen problemas psicológicos o sociales que puedan atribuirse a la orientación sexual de sus padres y madres.

“No hay diferencias significativas ni en la moral, ni en las costumbres con los hijos e hijas de padres heterosexuales. Se confirmó una vez más que la homosexualidad no se pega”, dice el sexólogo David Barrios, director de Caleidoscopía, quien cita parte de las conclusiones de la investigación de la APA:

“Ni un solo estudio ha encontrado que los hijos de hombres y mujeres homosexuales tengan alguna desventaja si se les compara con hijos de parejas heterosexuales. La evidencia indica que el ambiente proporcionado en los hogares homosexuales es igual de eficaz que el de parejas heterosexuales al apoyar y permitir el desarrollo psicosocial de los menores”.

La homofobia

Mientras, la discriminación, que es la que causa el daño a los menores, avanza a la par de la lucha por derechos como el de la adopción. Hoy la comunidad LGBT identifica que la homofobia ha adoptado características modernas “simbólicas y sutiles”, no es agresiva, pero tiene un mismo fin.

“Se define como homofobia aversiva la que suaviza los signos de discriminación hacia homosexuales, tolera ciertos derechos sociales no reconocidos anteriormente, pero no acepta la igualdad y normalización de la vida de las personas LGTB. Señala que la mayoría de los heterosexuales apoyan la protección de los derechos de gays y lesbianas pero manifiestan mayor oposición a su capacidad como padres, aspecto que denominamos homoparentofobia”.

La homoparentofobia, definida por los especialistas de origen español María Dolores Frías Navarro, Juan Pascual Llobell y Héctor Monterde Bort, implica el miedo a que un niño sea educado por pareja del mismo sexo, al resaltar la aparición de problemas psicológicos, sociales y de género.

David Barrios asegura que la variable psicológica más importante en la crianza y vida familiar de hijos e hijas, no es la orientación sexual de quienes fungen como padres (biológicos o adoptivos), sino el amor, dedicación y responsabilidad con los que son atendidos y cuidados. “Hay personas heterosexuales que son pésimos padres o madres”, dice.

Fuentes de Información - Matrimonio homosexual pros y contras

Dar puntos
13 Puntos
Votos: 2 - T!score: 6.5/10
  • 0 Seguidores
  • 13.908 Visitas
  • 1 Favoritos

10 comentarios - Matrimonio homosexual pros y contras

@detectordebillete Hace más de 4 años +3
la verdad es que lo lei por arriba, lo cual es poco serio criticarlo o apoyarlo
pero la realidad para mi es una: los homosexuales son personas y como tales no se las puede privar de los derechos que les corresponden.
estamos en el siglo 21, no vivamos en el pasado.
con respecto a adoptar, me fijaria la integridad de la persona y no en sus gustos y/o preferencias sexuales.
creo que una criatura va a estar mejor toda la vida en una familia que sea de dos miembros del mismo sexo, (aunque una cumpla el rol de papa y otra de mama) que en un orfanato o en la calle, porque tambien estan en juego los derechos de ese niño o niña, que los padres naturales, seguramente heterosexuales, no le han podido cumplir.
es por ello que entrar en discusiones fachistas, es totalmente idiota, dejemos de prejuzgar a las personas por sus elecciones sexuales.hay muchos "normales"que puertas adentro son depravados sexuales, y para el afuera se hacen los moralista.
@Lily33 Hace más de 4 años -1
detectordebillete dijo:la verdad es que lo lei por arriba, lo cual es poco serio criticarlo o apoyarlo
pero la realidad para mi es una: los homosexuales son personas y como tales no se las puede privar de los derechos que les corresponden.
estamos en el siglo 21, no vivamos en el pasado.
con respecto a adoptar, me fijaria la integridad de la persona y no en sus gustos y/o preferencias sexuales.
creo que una criatura va a estar mejor toda la vida en una familia que sea de dos miembros del mismo sexo, (aunque una cumpla el rol de papa y otra de mama) que en un orfanato o en la calle, porque tambien estan en juego los derechos de ese niño o niña, que los padres naturales, seguramente heterosexuales, no le han podido cumplir.
es por ello que entrar en discusiones fachistas, es totalmente idiota, dejemos de prejuzgar a las personas por sus elecciones sexuales.hay muchos "normales"que puertas adentro son depravados sexuales, y para el afuera se hacen los moralista.

te felicito!!!!!!!!!!!!!
@martu076 Hace más de 4 años -1
detectordebillete dijo:la verdad es que lo lei por arriba, lo cual es poco serio criticarlo o apoyarlo pero la realidad para mi es una: los homosexuales son personas y como tales no se las puede privar de los derechos que les corresponden. estamos en el siglo 21, no vivamos en el pasado. con respecto a adoptar, me fijaria la integridad de la persona y no en sus gustos y/o preferencias sexuales. creo que una criatura va a estar mejor toda la vida en una familia que sea de dos miembros del mismo sexo, (aunque una cumpla el rol de papa y otra de mama) que en un orfanato o en la calle, porque tambien estan en juego los derechos de ese niño o niña, que los padres naturales, seguramente heterosexuales, no le han podido cumplir. es por ello que entrar en discusiones fachistas, es totalmente idiota, dejemos de prejuzgar a las personas por sus elecciones sexuales.hay muchos "normales"que puertas adentro son depravados sexuales, y para el afuera se hacen los moralista.

opino = pero estamos seguros que adoptarian chicos de la calle?
@detectordebillete Hace más de 4 años
opino = pero estamos seguros que adoptarian chicos de la calle?

mira verdaderamente no sabria decirte si adoptarian a un chico de la calle, lo que si creo es que adoptarian.
pero algo que vale la pena mencionar es el caso del transexual maria belen ochoa de cordoba.
que adopto dos chicos una nena y un nene que estaban muy descuidados por los padres
lee estas dos notas:

http://www.criticadigital.com/index.php?secc=nota&nid=38896

http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0451/articulo.php?art=20409&ed=0451

las busque en google al azar,entre muchas otras que mencionaban el mismo caso.
teniendo en cuenta esta actitud, podemos decir que no todos pero algunos adoptarian chicos de la calle o en situacion de desamparo.
no publico las notas para no ocupar mucho espacio por eso solo los links
@nadregor Hace más de 4 años -2
Los heterosexuales plantean a los adoptantes hetero como familias "ideales" cuando no lo son... son personas... las mas de las veces los adoptantes se inclinan por adoptar niños rubios, de ojos claros... buscan un niño como quien compra una tv...
Y ponen del otro lado a los homosexuales como dueños de todos los defectos, vicios y demas valores negativos... en uno y otro lado hay personas mejores y peores....
Los hijos no se crian en la cama de los padres, se crian en el amor y educacion que se ler brinde
@xnt666 Hace más de 4 años -2
que lastima¡¡¡ no comprendo como pueden pensar asi, Dios no creo a homosexuales o lesbianas, creo a un hombre y una mujer y dijo, sean una sola carne, el matrimonio existe porque Dios lo establecio y su ignorancia es absoluta respecto del tema. No existen pro ni contras respecto del matrimonio homosexual, simplemente no existe argumentos porque pensando en una seudo filosofia open mind o en una cuestion social, son causales humanas de desviacion, pero ya imagino lo que diran o pensaran respecto de mi, sinceramente siento compasion por lo que pueden decir, me gustaria que todos conocieran la verdad y que no permanezcan en las tinieblas, Saludos
@armaldo96 Hace más de 1 año
tu nick hace que todo esto no tenga sentido ni seriedad
@sakura_hanyou Hace más de 1 año
te agradezco mucho.... mi hija de 13 años tiene un debate hoy en el que de forma obligada la colocaron en el grupo que esta en contra, sabiendo el profesor su pensamiento a favor de la homosexualidad. En fin tuvo que buscar argumentos para no sacra una mala calificación y aunque no comparte la idea le sirvió mucho tu post
@Staku87 Hace más de 1 año
Yo en lo personal estoy en contra de esos actos que se hacen casi públicamente, puteríos dentro de un club, todos besándose, tocándose y asqueándose... Para mí, ese tipo de actos son los que la sociedad en general rechaza de los Homosexuales. Del resto, son como cualquier otro ser humano.