Así es Nao, el primer robot que tiene y muestra emociones

Fue desarrollado por científicos británicos, que lo programaron para que imite las emociones de un niño de un año. Establece vínculos con la gente según cómo lo traten. En el futuro podría integrarse a la Web y recibir órdenes a distancia.



Cuando Nao está triste, encoge sus hombros hacia adelante y mira hacia abajo. Cuando está feliz, levanta sus brazos y los curva para recibir un abrazo. Cuando está asustado, Nao se encoge y así permanece hasta que alguien lo tranquiliza con suaves golpecitos en su cabeza.


link: http://www.youtube.com/watch?v=rSKRgasUEko

Nada fuera de lo común, tal vez, con la salvedad de que Nao es un robot -el primero del mundo capaz de crear y mostrar emociones-. Puede también establecer vínculos con la gente que ve según la forma cómo lo traten. Cuanto más interactúa con alguien, más aprende Nao sobre el ánimo de una persona y más fuertes se vuelven sus vínculos.

"Estamos dando forma a los primeros años de vida" explicó Lola Cañamero, licenciada en Informática de la Universidad de Hertforshire que lideró este proyecto para crear las emociones de Nao. "Estamos trabajando en sugerencias no verbales y las emociones se expresan a través de posturas físicas, gestos y movimientos del cuerpo antes que por expresiones verbales o faciales".

Así es Nao, el primer robot que tiene y muestra emociones

"En el futuro" dicen los científicos "es factible que los robots actúen como compañeros o se integren a la Web para que podamos por ejemplo pedirles online nuestras provisiones de comida. Podrían también servir de ayuda para los mayores. Para todos estos usos será importante alguna forma de demostración emotiva para que esta interacción sea más natural y cómoda", dijo Cañamero.

Mientras que los investigadores japoneses son los que lideraron los avances hasta ahora en el campo de la ingeniería robótica, los especialistas europeos en robots se centraron en estudiar de qué forma interactúan con los humanos. Kerstin Dautenhahn, profesora de Inteligencia Artificial en la Universidad de Hertforshire, creó a Kaspar, un robot con la forma de un nene de dos años, capaz de mostrar expresiones faciales y jugar juegos como el cucú. Dautenhahn acondicionó también un departamento en Hatfield, en donde un robot de ayuda para el hogar interactúa con voluntarios, con el objetivo de estudiar las relaciones de largo plazo entre las máquinas y los seres humanos.

robot

Nao fue programado para imitar la habilidad emocional de un niño de un año, aprender e interpretar detalles específicos de los seres humanos y responder en consecuencia. Es capaz también de usar cámaras de video para averiguar qué tan cerca se acercará una persona y sensores para detectar qué tan táctiles son. "Si uno desea decirle al robot que lo está haciendo bien, podrá expresárselo con el rostro, sonreirle o darle un golpecito en la cabeza" agregó Cañamero.

Nao puede también descifrar dónde están dirigiendo su mirada sus compañeros humanos, seguir sus ojos y memorizar los rostros de distintas personas. Valiéndose de un cerebro de redes nerviosas, Nao es capaz de recordar incluso las interacciones con distintas personas. Esta comprensión, además de algunas reglas básicas sobre lo que es bueno y malo para él, aprendidas luego de explorar su medio ambiente, permite a Nao indicar si está felíz, triste o asustado con lo que ocurre a su alrededor. Las acciones que muestra para cada emoción fueron programadas con anterioridad y Nao decide solo cuándo mostrar cada emoción o combinación de emociones.

"Estas respuestas marcan una gran diferencia para la gente, para que pueda interactuar de forma natural con un robot" continuó Cañamero. Si la gente se puede comportar de forma natural al estar junto a un compañero robot, los robots serán mejor aceptados a medida que se vuelvan presencias cada vez más habituales en nuestras vidas, agregó.

Nao puede ser programado también para tener distintas personalidades. Un robot más independiente tendrá menos posibilidades de pedir ayuda humana al explorar una habitación, mientras que uno más demandante y temeroso mostrará angustia si encuentra algo en el cuarto que sabe puede ser potencialmente peligroso o desconocido.

Los chimpancés, que aportaron buena parte de la información sobre las respuestas emocionales que Cañamero usó en su trabajo, ya se vieron beneficiados con parte del trabajo que sirvió para programar a los robots. "Muchos de ellos viven en refugios o institutos de investigación y son desdichados" admitió Cañamero. "Viven en recintos cerrados y se comportan de manera poco natural. Les gusta interactuar con otros robots. Uno de nuestros colegas puso a un robot afuera de estos recintos y los chimpancés fueron a buscar a sus amigos para que lo miraran. Se entusiasmaron y motivaron para moverse".

La programación de Nao fue creada como parte de un proyecto llamdo Feelix Growing, financiado por la Comisión Europea. Fue una colaboración entre ocho universidades y empresas de robótica del Reino Unido, Francia, Suiza, Grecia y Dinamarca.

Otros miembros del proyecto utilizaron robots, cada uno de ellos programado con distintas "personalidades" emotivas, y los hicieron interactuar con chicos autistas para estudiar los tipos de compañeros sociales que son mejores para que estos chicos aprendan habilidades sociales.

El equipo de Cañamero llevará sus programaciones emocionales un paso más allá, hasta el campo de las aplicaciones médicas, como parte de un nuevo proyecto financiado por la comisión llamado Aliz-E, que será coordinado por Tony Belpaeme, un investigador en robótica cognitiva de la Universidad de Plymouth. Parte del proyecto analizará las formas en que se podrían usar los robots como Nao en los hospitales, para colaborar con el papel que cumplen allí médicos, enfermeros y padres.

Cañamero indicó que es probable que los chicos al interactuar con un pequeño y amigable robot, capaz de comprender su estado emocional, se sientan menos ansiosos en el momento de prepararse para un tratamiento médico. "Queremos analizar distintos papeles. Los robots van a ayudar a los chicos a entender mejor su tratamiento y les van a explicar lo que tienen que hacer. Queremos ayudar a los chicos a controlar su ansiedad" concluyó Cañamero.


Traducción: Silvia S. Simonetti
http://www.clarin.com/internet/Nao-primer-robot-muestra-emociones_0_313768833.html

9 comentarios - Así es Nao, el primer robot que tiene y muestra emociones

@Tomy5
Estaria pegarle una patada para ver que hace, como reacciona
@Kyo2
Para que necesita emociones un robot?
@Tomy5
pakuano2 dijo:
Tomy5 dijo:Estaria pegarle una patada para ver que hace, como reacciona

En el video te muestra

no no, pero agresivo cagandolo a puteadas tipo "ROBOT DEL ORRRRTO!"
@lucas24508
Kyo2 dijo:Para que necesita emociones un robot?

para q dominen el mundo xd
@seremmfav
Tomy5 dijo:Estaria pegarle una patada para ver que hace, como reacciona