LAS PERSEIDAS


Madrid. (Europa Press).- Las Perseidas, conocidas también como las Lágrimas de San Lorenzo permitirán observar hasta 100 meteoros a la hora los días 12 y 13 de agosto, cuando se producirá el máximo de este fenómeno que se inició el pasado 16 de julio y que finalizará el próximo día 24, cuando la Tierra deje de estar dentro de la nube de partículas de influencia.

Así lo ha explicado a Europa Press el investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y director del observatorio astronómico de Sierra Nevada, René Duffard, que señala que la lluvia de meteoros es un fenómeno que sucede cuando la Tierra, en su órbita alrededor del sol, pasa por una nube de partículas que fue generada por el cometa Swift Tuttle y que está estacionaria en el mismo lugar. "La Tierra pasa todos los años por ella en las mismas fechas, y por eso la lluvia de meteoros es más o menos siempre en las mismas fechas", ha precisado.

Además, Duffard ha indicado que la última vez que Swift Tuttle pasó cerca del Sol fue en 1992, por lo que el pico más alto de meteoros se registró en 1993, ya que hubo material nuevo aportado por el cometa. Entonces se observaron del orden de cuatro o cinco veces más de meteoros (unos 400 a la hora) que en la actualidad. Asimismo ha dicho que son pocas las recomendaciones para disfrutar de la lluvia de estrellas de San Lorenzo ya que "se ven a simple vista" y no son necesarios prismáticos ni telescopios. "Lo mejor es una tumbona, una abrigo y mirar en dirección noreste hacia la constelación de Perseo, que por eso se llaman Perseidas, después de las 23 horas y hasta la madrugada", ha aconsejado.

El origen del nombre Las Lágrimas de San Lorenzo procede de la Edad Media, cuando coincidían los días de mayor observación con el 9 de agosto, cuando se celebra la festividad del santo y por lo que se empezó a identificar con que se debía a las lágrimas que supuestamente derramó Lorenzo cuando lo sacrificaron. En cuanto a las condiciones de visibilidad Duffard considera que debido a que este año la luna nueva se producirá el 10 de agosto, las noches del 12 o 13 de agosto serían "muy oscuras y la luz de la luna no va a molestar a la observación". "Este año no va a haber problemas para verlo bien desde España", ha subrayado. Finalmente, ha añadido que existen otras lluvias de meteoros que son incluso más abundantes que las Perseidas. En concreto ha citado a las Leónidas (constelación de Leo)), que se producen del 14 al 20 de noviembre, las Gemínidas (constelación de Géminis), que se registran del 7 al 17 de diciembre y en las que se pueden observar hasta 120 meteoros por hora; las Cuadrántidas (de las Cuadrantes), que se producen del 1 al 5 de enero, y las Líridas (constelación de La Lira), que tienen lugar entre el 15 y el 20 de abril.




Madrid. (EFE).- La ausencia de luna propiciará durante la próxima noche, pero sobre todo la noche del jueves, una mejor observación de las Perseidas, la tradicional lluvia de estrellas que llega cada verano en torno a la festividad de San Lorenzo.

--------------------------------------------------------------------------------
Es precisamente esa fecha la que da a esa lluvia de estrellas uno de los nombres más populares: el de lágrimas de San Lorenzo. Pero no se trata en realidad de estrellas, sino de diminutas partículas de polvo, en muchos casos más pequeñas que un grano de arena, que se desintegran cuando entran en la atmósfera y crean los trazos luminosos que dan el aspecto de estrella fugaz.

Las previsiones meteorológicas apuntan que los cielos estarán prácticamente despejados la próxima noche en gran parte de la península, aunque la observación de las lágrimas será más difícil en la cornisa cantábrica, en muchos puntos de la mitad norte y en zonas del sureste peninsular, donde los cielos despejados se alternarán con las nubes.

En Baleares el cielo será muy propicio para ver las Perseidas y en el archipiélago canario las nubes impedirán también en muchas zonas una observación continuada de este fenómeno, según las predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología. El Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) ha destacado que la mejor noche para contemplar la lluvia será la del jueves, cuando se podrán observar unos 100 meteoros cada hora.

Además, esta institución científica ha precisado que la casi ausencia de luna, que se encuentra estos días iniciando su fase creciente, propiciará en los lugares donde el cielo esté despejado ver las Perseidas con más claridad, lo que aumenta la espectacularidad del fenómeno.

La ausencia de Luna, debido a que ésta se encontrará iniciando su fase creciente, permitirá ver el fenómeno con mayor claridad, aumentando su espectacularidad. El mejor momento para observarlo, ha señalado el IAC, es después de la medianoche, cuando aparece en el cielo la constelación de Perseo, de la que este fenómeno recibe el nombre y desde la que cual, debido a un efecto óptico, parece que proceden las lágrimas.

Las estrellas fugaces son pequeñas partículas de polvo de distintos tamaños, algunas menores que granos de arena, que van dejando los cometas a lo largo de sus órbitas alrededor del Sol, ha detallado el IAC. En el caso de las Perseidas, el causante de la lluvia sobre la Tierra es el cometa Swift-Tuttle, que da una vuelta alrededor del Sol cada 130 años.

La intensidad de la lluvia de estrellas depende de la coincidencia de la órbita de la tierra con la del cometa Swift-Tuttle, y la lluvia se produce cada año durante estas fechas porque la tierra pasa cerca de su órbita. Según el IAC, este año se espera una lluvia de estrellas "normal", pero durante los últimos 20 años las Perseidas han sorprendido con ráfagas de entre 150 y 400 meteoros a la hora debido a la existencia de zonas más densas dentro de la corriente de polvo cósmico.

Esta institución científica ha destacado que la mejor forma de disfrutar de la lluvia de estrellas es a simple vista, sin anteojos ni telescopios, y tratando de abarcar el mayor campo de visión del cielo posible. Así, lugares como playas o miradores se han convertido en habituales para observar el fenómeno de esta noche, como la Silla de Felipe II en la madrileña sierra de Guadarrama.

La cita con las Perseidas es aprovechada además cada año para la organización de actividades lúdicas y festivas, y las observaciones son acompañadas en numerosos lugares por las "fiestas de las estrellas".