LA DROGA DIGITAL

La nueva droga digital

Recientemente un grupo de científicos que parece no tenían nada que hacer desarrollaron i-doser, un “programa” que provee “e-droga” o para los que aún no entienden, una droga electrónica. Te estarás preguntando ¿Y Cómo rayos? pues bien sencillo. E-Doser genera a sus usuarios una serie de estimulaciones de sonidos que conllevan al cerebro a procesar diferentes sonidos a la vez y de esta forma jugar con la percepción de este para lograr un éxtasis cerebral. Bueno ¿lo explique bien? Un sonido, que te droga. Estas dosis tienen diferentes precios y nombres según la estimulación. Por ejemplo; Legal Bud o Mood Pills, apoyando en cierto modo las drogas clásicas.

Según fuentes noticiosas el e-doser es neutro y no causa reacciones o efectos adversos al cuerpo, pero si ha preocupado a muchos personas especialmente a padres de ciertos estados.

Lo Impresionante de todo es que cuentan con aplicaciones de IPhone, iPod etc. Hasta en iTunes tienen la e-doser, con un e-doser con un precio de 4.99. No le recomiendo a nadie usarla pero no pude resistir la curiosidad de bajarla pirateada a mi IPhone, obvio que no iba a pagar por ella.







link: http://www.youtube.com/watch?v=2KFKdK1Op7M


Tres estudiantes del instituto de educación secundaria Mustang, en las afueras de Oklahoma, fueron llevados al despacho del director luego de que al parecer hubiesen tomado drogas en el colegio.

Los estudiantes confesaron que habían estado probando el i-dosing, una serie de pistas de sonido que descargaron por Internet que les permitía experimentar la sensación de estar drogados.

Las autoridades locales se preocuparon tanto por este hecho que enviaron cartas informando a los padres en las que se les advertía de esta extraña práctica. El suceso, en cualquier caso, deja la pregunta en el aire acerca de si es posible experimentar físicamente el efecto de las drogas a través de un sonido.

Inverosímil como una película de terror. El profesor Brian Fligor, director de diagnóstico auditivo del hospital para niños de Boston, piensa que la idea de las drogas digitales es tan inverosímil como la trama de una película de terror.

"Por lo que yo sé no hay ninguna investigación que apoye esa conclusión", dijo Fligor. "Están experimentando una percepción auditiva", añade.

Los sonidos disponibles en estas páginas de Internet que ofrecen i-dosing se denominan tonos binaurales. Cuando se escuchan en unos auriculares se materializan en forma de un sonido para un oído y otro ligeramente diferente para el otro.

Al escucharlos a la vez el cerebro humano lo transforma en algo diferente a los sonidos originales.

"Es una forma de jugar con la percepción del sonido", dijo Fligor. "Es claro e interesante, pero no tiene absolutamente ningún efecto en tu percepción del placer o ninguna otra sensación como se ha dicho", afirma.

Efecto placebo. Los adolescentes podrían haber estado fingiendo o haber sufrido un efecto placebo, y se convencieron de forma inconsciente de que estaban realmente drogados.

Pero los médicos no encontrarían efectos físicos reales de esta supuesta intoxicación, afirma. Según Fligor, el i-dosing no es bueno ni malo. "Es completamente neutro. No es dañino en ninguna forma y yo encuentro que es una historia entretenida".

De todas formas los padres están preocupados por que lo que parece una actividad benigna pueda conducir a sus hijos a un camino más peligroso.

"La mayor preocupación es que si tienes un niño que quiere explorar esto probablemente después terminará fumando cannabis o buscando algo más grande", declaró al periódico The Oklahoman Mark Woodward , de la Oficina de Narcóticos y Control de Drogas Peligrosas de Oklahoma .

Sexo, drogas y rock and roll. Sin embargo, mientras que los tonos binaurales pueden apenas ser considerados como una puerta de entrada a otras drogas, es decir, lo que lleva a experimentar con sustancias más duras, las páginas web que venden estas "dosis" parecen fomentar el sexo y las drogas.

Los sonidos, que se pueden adquirir al precio de 19,95 dólares por cada cuatro dosis, reciben nombres como "alcohol", "opio", "marihuana", "peyote" u "orgasmo".

Una página dirige a los usuarios a un sitio de venta por Internet de plantas legales híbridas que producen efectos similares a los que ocasiona el consumo de marihuana. Ante este panorama, todas aquellas preocupaciones que hablaban del rock and roll como de la música del diablo empiezan a parecer, por el momento, anécdotas placenteramente nostálgicas.