Tiene ocho meses y fue sometido a un ritual de exorcismo. Testigos juran que habló con la voz del servidor público, un espíritu maligno que habitaba en la criatura.

exorcismo: bebé estuvo poseído por un bombero

La impactante historia fue revelada por el sacerdote Manuel Acuña, especializado en exorcismos, precisando que fueron los médicos que atendieron al niño desde su nacimiento quienes aconsejaron a sus padres llevarlo a la Parroquia El Buen Pastor, ubicada en la localidad de Santos Lugares.

“Los médicos no sabían qué ocurría con el chico. Tenía problemas de crecimiento graves y estaba en riesgo. Los profesionales les aconsejaron a los papás que me visiten, y así fue que en una de nuestras misas tuve la oportunidad de tocar al bebé y, de inmediato, supe que algo andaba muy mal”, contó Acuña. “Ante la imposición de mis manos para la bendición, el bebé se resistió y apartó su cabeza, por lo que la cité percibiendo que en ello había una manifestación de origen espiritual”, explicó el religioso.

Luego, en una reunión posterior, Acuña le pidió a la mujer -que no es creyente, ni practicante- que “reflexionara sobre los últimos tres meses de su embarazo y si hubo alguna situación que la haya asustado o alguna perdida de algún ser querido en dichos meses”.

“Ante mi insistencia -sostuvo Acuña-, la madre recordó el triste fallecimiento de un bombero de amistad de toda su familia, que murió en forma violenta durante la atención de un incendio. Un día antes del drama, ésta persona había estado con ella acariciando su panza, y se destaca que el hombre tenía la firme intención de ser el padrino de su bebé en gestación”.

Por ello organizaron una “oración especial de exorcismo” al día siguiente. “No había tiempo que perder. Tenemos mucha experiencia y el caso estaba claro”, dijo.

El momento más tremendo del exorcismo fue cuando el sacerdote exorcista empezó a liberar al niño del espíritu que lo poseía y en esa oportunidad el bebé habló con voz adulta y palabras perfectamente audibles. La voz que provino de la criatura poseída no era otra que la del bombero trágicamente desaparecido.

El padre Acuña sintetizó así el escalofriante episodio: “al instante de echar fuera todo espíritu errante, el niño pronunciaba con voz adulta y con toda firmeza: ¡no! Y así lo hizo reiteradas veces, resistiéndose a la orden a que partiera y se presentara ante Dios nuestro Señor”.

“Impresionada, la madre no podía creer lo que escuchaba de su hijo y los asistentes debieron atenderla ante su emoción”, destacó el religioso al rememorar las instancias más espeluznantes que tuvo la liberación del chiquito del espíritu que lo poseía. Pero todavía faltaba algo aún más impresionante dentro del procedimiento religioso.

Acuña explicó que “el ritual de exorcismo habilita preguntar al poseído por el nombre de la entidad que lo ocupa, y por eso pregunté quién era que estaba en el niño. La respuesta que recibimos era la esperada: el nombre del bombero fallecido”.

“Claramente comencé a decirle que él estaba muerto y que no tenía permiso para vivir a través del bebé. Y dando un fuerte grito, el bebé entró en un descanso espiritual, señal clara de su liberación. Así entregamos al niño a los brazos de su madre que se estaba recuperando. A un año de su sanidad, sus problemas de crecimiento han desaparecido por completo”, finalizó Acuña.

http://www.cronica.com.ar/diario/2010/09/20/42398-exorcismo-bebe-estuvo-poseido-por-un-bombero.html