21 de septiembre de 2010 | Argentina | http://www.diariodecuyo.com.ar/ | ¡Feliz Primavera!

Argentina pierde el primer puesto en el consumo de carne

A nivel mundial, los uruguayos son ahora los mayores consumidores de ganado vacuno, según una consultora.

Argentina pierde el primer puesto en el consumo de carne

Los argentinos consumen menos carne de vaca y toman menos vino y, en cambio, han incrementado la ingesta de pollo y el consumo de refrescos, según un informe privado difundido ayer sobre los cambios en los hábitos de consumo en el país en los últimos treinta años.
El dato más significativo es quizá que los argentinos han cedido a sus vecinos uruguayos el primer puesto como mayores consumidores mundiales de carne de res. El consumo argentino de carne bovina cayó desde los 86,5 kilos anuales por habitante a inicios de la década de los ochenta a los actuales 57,5 kilos.
"Tras un siglo, el país perdió el primer puesto en el podio de consumidores de carne bovina, quedando en segundo puesto tras Uruguay", señala el informe de la consultora privada Abeceb. Según el estudio, si bien la situación actual de la producción de carne en Argentina incide "de modo determinante" sobre esta contracción en el consumo, la menor ingesta de este producto es una tendencia que se viene dando en los últimos treinta años.
En la dirección contraria, el consumo de carne de pollo se incrementó desde los 10 kilos anuales en la década de los ochenta, unos 20 en la década posterior, hasta los actuales 33 kilos. "Otro cambio sustancial en la dieta del argentino medio se observa en el consumo de vino. La evolución por habitante demuestra una caída a menos de la mitad desde la década de los ochenta, cuando se registraba una ingesta promedio de 65 litros anuales de esta bebida", señala el informe.
Actualmente, cada argentino consume 31 litros de vino por año. "Sin embargo, este cambio de hábito no fue sólo cuantitativo, sino que implica una migración en la composición del consumo de esta bebida, desde los vinos de mesa hacia los vinos varietales, caracterizados por una mayor calidad", apunta el estudio.
Al mismo tiempo, los argentinos incrementaron el consumo de refrescos, al saltar de los 44 litros anuales en la década de los ochenta a los actuales 81 litros. "Si bien el consumo de gaseosas creció mucho en los últimos 30 años, en el último tiempo dicho mercado se estancó. Esto fue comprendido por las empresas productoras, que apelaron a una estrategia de diversificación de la oferta", indica el informe.