“Los hombres no me invitan a salir porque me tienen miedo”
● La rosarina piensa que la personalidad contestataria que muestra en la televisión, inhibe a cualquier candidato ● Igual, si alguien se anima, ¡cuidado! Porque la rubia tiene novio… ● “Antes era medio seca, fría, pero con Juan Pablo descubrí que también podía ser romántica”, confiesa ● Y aunque ya sabe que hará teatro con Flor de la Ve, no sabe si continuará con Roberto Pettinato.

La entrevista a Amalia Granata (29) deriva por carriles distintos a los esperados. Tanto que debe ser la primera vez donde a Cristian Fabbini y Robbie Williams se los menciona aquí, en la introducción, para ya no volver a reparar en ellos. Y hasta se habla de política. Entonces, la rosarina sonríe. “La nota es más profunda y yo en las fotos así, abierta de gambas. Es como… ¡raro!”, dice.

Lo extraño, en tal caso, tiene que ver con todo lo que vivió Granata en estos últimos trece o catorce meses. Desde aquellas notas en Animales Sueltos y la contratapa en Paparazzi, al llamado de Roberto Pettinato primero, el de Marcelo Tinelli más tarde, las fotos para Playboy, la pelea con Victoria Vannucci, la fama sin precedentes en su carrera, ¡su pelea con el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández…! “Sí, pasaron muchas cosas –cuenta la panelista de Un mundo perfecto–. Pero pienso que conseguí mi identidad: ya no se habla de mí por ser la novia o la ex de…, sino por mérito propio, por todo aquello que genero. Ahora, en este medio soy Amalia Granata, con nombre y apellido. Y es un gran avance. Aunque algunos básicos todavía digan: ‘¡Vos, que saliste de un hotel!’”.

–¿No te mareaste con tantos cambios?
–A muchas les pasó, pero a mí no. Lo único que hago ahora es dejar en silencio el teléfono, porque es estresante: ¡no para de sonar en todo el día! Me llaman todo el tiempo.

–¿Para invitarte a salir?
–Ah, no, no… Son llamados de trabajo.

–En este tiempo, ¿no recibiste ni una sola propuesta amorosa?
–¡Ninguna! (ríe). En este último año, nada de nada. Será que siempre digo que estoy muy bien de novia. Y también porque suelo poner distancia. Es algo innato: cuando no conozco a un hombre soy un témpano, para que se dé cuenta de que no debe avanzar. Igual… los hombres me tienen un poco de miedo. Compran el personaje avasallante que ven en la tele, y nada que ver: soy una mujer muy simple.

–¿También romántica? Tu Facebook está lleno de declaraciones de amor a tu pareja, Juan Pablo.
–¡Sí! Antes era medio seca, fría, pero con él descubrí que también podía ser romántica. Estamos viviendo esta etapa de tontos enamorados, de salir a cenar, mirar películas, mandarnos mensajitos todo el día… Recién tras dos años de relación nos estamos afianzando, y empezamos a proyectar un montón de cosas, como la convivencia.
Amalia Granata
–¿Vos elegiste a Adabel Guerrero para que te reemplazara en el Bailando 2010?
–No, la eligió la producción. Igual, si me ponían a cualquiera, iba a pedir que nos mandaran directamente al teléfono. No podía permitir que todo lo hecho en el certamen se arruinara porque querían a la novia de alguien, o a una que andaba boyando por ahí. ¡Ni en pedo! Merezco alguien del nivel de Adabel.

–¿Consideras que bailás como ella?
–¡Noooooo! Pero sí creo que merezco un reemplazo digno, alguien que me cuide el lugar.

–¿Seguís con Petti el año que viene?
–Quiero seguir, pero no sé qué hará Roberto. Le pregunté si se iba con Gvirtz a Canal 9, y me dijo que no. De hecho, si va al 9, sería con la producción de Gastón Portal. Pero… no sé si quiero ir a ese canal.

–¿Por qué no?
–Ideología. ¿No es un canal oficialista? Y yo tengo ideas distintas a las de este Gobierno. Ojalá nos quedemos en América, porque a esta altura de mi vida, no tengo ganas de que me digan lo que debo decir…

Martín Fernández Paz. Fotos: Diego Omar.

Enterate de todo Segime!
hermosa