Enorme conmoción global sobre las paridades cambiarias, etapa previa a una posible guerra de comercio que podría sepultar a los organismos multilaterales nacidos para garantizar la convivencia. La crisis de varias economías importantes incentiva las acciones bélicas mientras que el horizonte de dificultades para despegar en el mundo industrializado es tan peligroso como la subvaluación forzosa del yuan chino.


La 3ºGuerra Mundial ya se pelea (en los mercados cambiarios


"Ha estallado una guerra financiera mundial y lo ha hecho en el mercado de divisas. La batalla por una moneda barata podría no haber hecho más que empezar. Después de la intervención de Japón, los planes de compra de activos, los tipos de interés bajos hoy ha sido el primer ministro chino el encargado de calentar los ánimos atacando a Europa por apoyar a USA en sus presiones para la revalorización del yuan", escribió María Igartua, en la web madrileña Cotizalia.

Urgente24 le ha dedicado bastante espacio a una cuestión que, de avanzar en una escalada, tendrá repercusiones en la economía argentina.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, advirtió de que la excesiva volatilidad en los mercados de divisas tiene implicaciones adversas para la estabilidad económica y financiera, tras estimar que a "USA le conviene un dólar fuerte". En la rueda de prensa tras la reunión del consejo de gobierno del BCE, Trichet hizo hincapié en que "los tipos de cambio deben reflejar fundamentos económicos".

Desde 2007 que circula el libro de Song Hongbing, 'La Guerra de las Divisas' (que en 2009 tuvo una 2da. parte), cuyos conceptos ahora se exhiben en los principales centros financieros del mundo, tanto por la venta masiva del yen por las autoridades financieras de Japón –para detener el ascenso que daña sus exportaciones– como por el más reciente reclamo de Timotht Geithner –malhadado secretario del Tesoro de USA–, quien exige la revaluación del yuan de China.

El euro se ha apreciado fuertemente frente al dólar en las últimas semanas hasta rozar US$ 1,40. El máximo órgano ejecutivo del BCE decidió previamente mantener los tipos de interés en el 1% por decimoctavo mes consecutivo, un nivel que favorece la apreciación de la divisa europea, ya que en USA las tasas se sitúan en un rango entre el 0% y el 0,25%.

Trichet observó que a finales de septiembre los bancos comerciales de la zona del euro han solicitado al BCE menos liquidez que en ocasiones anteriores, lo que calificó de un "elemento de progresiva normalización". La caída de la demanda de liquidez hizo que subieran los tipos de interés en el mercado de dinero, si bien Trichet dejó claro que no hay que ver una señal de política monetaria en este movimiento del mercado.

Y es que cada país está mirándose el ombligo en lugar de pensar en el crecimiento global. De esta manera, USA, por ejemplo, piensa en solucionar su elevado déficit comercial que va a camino de convertirse en una verdadera bomba de relojería para las cuentas del Estado, mientras que China se niega a dejar subir al yuan como le exigen para no perjudicar a su tejido industrial y, entre tanto, Japón ha intervenido en el mercado por 1ra. vez en 6 años para favorecer a sus exportadores con una divisa más competitiva.

En este sentido, según aseguraba la gente del banco suizo UBS a la agencia de noticias financiera Bloomberg, la mega tendencia de intervenciones viciará el mercado de divisas de US$ 4 billones durante la próxima década.

Así, mientras que los tipos de cambios bajos pueden ayudar a levantar las exportaciones de un país, el peligro de las devaluaciones y acciones proteccionistas reside en la imposibilidad del crecimiento global.

Ya lo avisó el pasado mes de septiembre el ministro de Finanzas de Brasil, Guido Mantega, "hay una guerra de divisas mundial".

"Existe un peligro real de más acciones unilaterales", explicó a Bloomberg un estratega de UBS. "Va a haber más países que intervengan y otros que de manera inadvertida debiliten sus monedas".

Song Hongbing, nacido en Chengdu, capital de la provincia de Sichuan, augura que "la moneda única llegará en 2024", y que años después "habrá un Gobierno unificado en el mundo". Para muchos, una locura para vender ejemplares... pero él lo escribió hace varios años cuando para la mayoría, la guerra de monedas no era posible o era evitable.

Eso sí, aunque habría estallado la guerra, ningún país quiere reconocer su participación en la misma. De esta manera, el viceministro de Finanzas de Japón, Fumihiko Igarashi, ha asegurado en una entrevista que su gobierno no está tratando de "participar en una carrera por la devaluación de divisas", aunque sí admitió que puede "realizar operaciones para suavizar cuando los movimientos son extremadamente volátiles".

Y es que, después de haber agotado todos los métodos tradicionales de políticas fiscales y monetarias, los países desarrollados están buscando nuevas formas de impulsar el crecimiento mientras que los emergentes tratan de mantener su ventaja competitiva que les hizo salir triunfadores de la crisis crediticia.

El director general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, invitó a los países miembros, y en particular al G20, a sentarse a la mesa para intentar hallar soluciones a la "guerra de divisas" que amenaza los mercados.

La solución ante la devaluación del dólar y la sobreevaluación de monedas como el real brasileño, exige mantener el espíritu de unidad del grupo de países avanzados y emergentes, dijo Strauss-Kahn.

"Muchos hablan de una guerra de las divisas, yo mismo utilicé esa expresión quizás un poco demasiado militar. Pero es cierto que muchos consideran su moneda como un arma y eso ciertamente no es para el bien de la economía mundial", añadió en la rueda de prensa previa al inicio de la reunión semestral del Fondo.

La responsabilidad recae en particular en los países emergentes que luchan a su vez por tener un mayor peso en el seno del Fondo. "Creo que es legítimo insistir en el hecho de que cuanta más voz y representación tengan los países emergentes en el Fondo más responsabilidad tendrán en la estabilidad del sistema", indicó. "Puedes estar en el centro del sistema, pero eso implica tener más responsabilidad sobre lo que haces en la economía mundial", añadió.

El grupo de las 24 principales economías en desarrollo (G-24) acusó a las naciones avanzadas de provocar la disputa sobre la apreciación de las monedas y pidió al Fondo Monetario Internacional (FMI) fortalecer su monitoreo de los flujos de capital.

Los ministros de Finanzas de ese Grupo manifestaron su preocupación por el impacto de lo que llamaron “la creciente divergencia en las políticas monetarias” entre las naciones avanzadas y los países en desarrollo.

En particular, destacaron sus temores sobre el escenario de bajas tasas de interés en las naciones avanzadas, que ha dado como resultado un fuerte flujo de capitales hacia los mercados emergentes.

Corea del Sur y Brasil (integrantes del G-24) se encuentran entre los que también han intervenido recientemente sobre el mercado mientras que el 1er. ministro de Tailandia, Abhisit Vejjajiva, aseguró en una entrevista que su gobierno podría tomar más medidas para flexibilizar los límites de la salida de moneda con el fin de ayudar a los exportadores.

Brasil ha reforzado entre otras cosas la imposición fiscal a la entrada de capitales extranjeros como parte de su política para intentar luchar contra la apreciación del real.

China es el principal acusado en esta áspera lucha que divide básicamente a las monedas que flotan libremente en el mercado y a las que están sujetas a controles gubernamentales.

El gobierno chino empezó hace meses a dejar apreciarse lentamente su yuan, pero el propio Mantega ha criticado en varias ocasiones esa situación. USA también ha criticado a China, pero a su vez no deja de ser agriamente atacado por la Unión Europea, que ve como el euro vuelve a apreciarse frente al dólar.

Y, entre tanto, China vuelve a ser acusada de mantener de forma artificial la infravaloración del yuan limitando las ganancias frente al dólar a cerca del 2% desde el pasado mes de junio.

El secretario del Tesoro de USA, Timothy Geithner aseguró que las grandes economías han entrado en una "dinámica perjudicial" y que mantener las diferentes divisas devaluadas puede causar un rápido repunte de la inflación, burbujas en diferentes activos y una restricción del crecimiento.

"China tiene que reorientar su política hacia una apuesta por el crecimiento interno y una reducción de la dependencia de las exportaciones", ha defendido este jueves el primer ministro de Luxemburgo Jean-Claude Juncker, que preside la Unión Europea, durante la celebración de la cumbre China-UE.

A esto, el primer ministro chino, Wen Jiabao, ha asegurado que "Europa no debería formar parte del coro", afirmó Jiabao. "Si el yuan no es estable, será un desastre para China y para el mundo. Si aumentamos el yuan en un 20% y un 40% como algunas personas están pidiendo, muchas de nuestras fábricas se cerrarán y la sociedad será un caos".

Para el diario Le Monde, la “gran batalla de las divisas” deberá “escenificarse en el seno del G-20, cuando en noviembre sea presidido por Francia”, y señala que “los primeros tiros vinieron de Washington” con las críticas de Geithner para revaluar al yuan, cuya pretendida subvaluación “concede una ventaja enorme a las exportaciones chinas a USA: 15% a 20% menos elevadas que sus competidores de USA”, además de que “China congela una enorme masa de ahorro en dólares con los ingresos de sus exportaciones”.

Le Monde adelanta que Nicolas Sarkozy “desea reflexionar sobre una divisa de reserva que solamente sea emitida por un país”.

Francia, país que ocupará la presidencia de los foros del G20 (desde noviembre de 2010) y el G8 (desde enero de 2011), hizo un llamado a reformar el sistema monetario y financiero y prometió medidas para vigilar la fluctuación en los precios de las materias primas con el fin de evitar alguna potencial baja económica y financiera.

"Lo que en este momento resulta deseable e incluso necesario es desarrollar instrumentos para evitar una excesiva volatilidad de la moneda y la acumulación de desequilibrios", dijo el presidente francés Nicolas Sarkozy ante embajadores.

El presidente reiteró que el mundo se ha vuelto multipolar y que ya no puede ser dominado por una única moneda y que se espera que el G20 sustituya al G7 como foro para el debate internacional sobre estos temas.

Habrá que revisar las recientes teorías consideradas, en ese momento, conspirativas, y hoy casi anticipatorias.

Fuente:http://www.urgente24.com/index.php?id=ver&tx_ttnews[tt_news]=149154&cHash=684852cfbe

peligroyuan3º Guerra Mundial