Conozco el modelo de pensamiento de la Piedra del Sol, bajo mi autoría se han publicado a la fecha dos libros, mi seudónimo es Tezcatl Iztac, las conclusiones que obtengo después de analizar lo que se presenta en referncia al 2,012 son la siguientes:

El conocimiento mesoamericano fue desarrollado desde los Olmecas, pasando por los mayas, los zapotecas, los mixtecas y finalmente los toltecas, quienes refinaron su cuenta dual de ciclos a grados de matemática avanzada. Por lo tanto, la Piedra del Sol es el último tratado de este conocimiento. Y refiere a la cuenta de ciclos y su interelación en el tiempo, derivándose de ello la Trenza del Tiempo, sus referencias para calular estos eventos recurrentes o cíclicos eran astronómicas, las posiciones del Sol, la luna y venus entre otras les señalaban el final y entrada de un evento temporal, al que le dieron características antropomorfas para la comprensión de todos. Con esto, deseo aclarar que no calculaban eventos astronómicos en sí.

El 2012 es una MENTIRA!!!! [Re-Post]

1. Confusión de Simbologia
Esta gráfica NO ES MAYA como todo el mundo supone, corresponde al centro de la Piedra del Sol y fue diseñada por toltecas, aun cuando se le conoce como el Calendario Azteca porque fue encontrada en la ciudad Azteca de Tenochtitlan.

Los mayas es una cultura remota comparada con la tolteca. Los mayas conocían el cero posicional en su aritmética, la Piedra del Sol solo es comprensible bajo la matemática de complementación a la base del sistema que utilizan los programas de computación, el cero tolteca estaba fuera del sistema circular, ya que utilizaban la complementación en función de cero para dar apertura a las operaciones del sistema de concéntricas, algo muchísimo más sofisticado que lo usado por los mayas.

2. La fecha del 2012 no es confiable.

Fue interpretada de una estela en Copan que señala una secuencia de fechas. Cada 20 años se erigía una estela en Copan, lo cual hizo que se hayan encontrado tantas, y que hace del sitio un lugar privilegiado para los arqueólogos del mundo maya, así que, interpretaciones hay muchas. John Major Jenkins se pregunta ¿Si el final del 13º Baktun era tan importante para los mayas, entonces por qué hay tan poca declaración grabada, involucrando lo que pensaban acerca de esto? En modo similar, de todas las fechas de Cuenta Larga conservadas en el registro arqueológico, ¿por qué hay solamente una o dos que podrían traducirse como referencia directa a la fecha final del 2012?

El único manual de la cuenta calendárica prehispánica es la Piedra del Sol de diseño tolteca.

3. El 2012 puede ser cualquier otro año.

NO existe referencia alguna respecto de la correlación con nuestro calendario. Existen varias teorías que tratan de corresponder la cuenta maya con nuestro almanaque y todas son distintas, así que el 2012 puede ser cualquier otro año. La referencia que algunos toman es el actual calendario Quiché, el cual difícilmente corresponde al calendario sagrado maya, ya que este solo lo manejaban los ministros más adelantados del conocimiento, por lo que no es fiable del todo, además de la contaminación española entre otras cosas. Los estudiosos deducen, vía a la correlación establecida 584283, que este período de 13-baktun comenzó en 0.0.0.0.1, el 12 de agosto de 3114 A.C. y acabará en 13.0.0.0.0, el 21 de diciembre de 2012 DC. pero son fechas que están todavía en discusión. Y aun cuando estuvieran correctas, una cuenta termina e inicia otra, siempre, porque el modelo es circular.

4. No existe profecía alguna en el Popol Vu o en el Chilam Balam que hable de “rayos intergalácticos” o “rayos sincronizadores provenientes del centro de la galaxia” “bandidos del tiempo”; o conceptos tipo la guerra de las galaxias (Star Wars). Hay que ser una persona muy manipulable para hacer esas concesiones absurdas en nuestro entendimiento. Los textos mayas no tienen ninguna profecía que diga nada de lo que se dice, ni de cerca. Tampoco hablan de explosiones solares, ni de planetas que chocarán con la tierra. ¿Por qué nunca ponen los textos como citas literales de las fuentes? Porque son interpretaciones exageradas. El libro de las profecías del Chilam Balam de Chumayel dice “Profecía del Sacerdote Napuc Tun. Arderá la tierra y habrá círculos blancos en el cielo: Chorreará la amargura, mientras la abundancia se sume. Arderá la tierra y arderá la guerra de opresión. La época se hundirá entre graves trabajos. Cómo será, ya será visto. Será el tiempo del dolor, del llanto y la miseria. Es lo que está por venir.” Y no se refiere explícitamente a cuando se termine la cuenta larga, pudo estar hablando de la propia conquista española.

5. Fenómenos astronómicos que ni siquiera imaginaron los mayas.

La alineación planetaria del 2012 nunca interesaría a los mayas ni a los toltecas. Aunque se piense lo contrario, sabían de los eclipses y de otros fenómenos astrales, pero el hecho astronómico los tenía sin cuidado si no correspondía con un evento cíclico, ellos medían efectos temporales en la naturaleza. En la Piedra del Sol (su modelo refinado) no se tiene referencia de un fin de ciclo para esa fecha. El fin del Sexto Sol que es en el que vivimos actualmente cae más allá del 2040. La leyenda de los soles señalan que un Sol duraba 676 años, y era una leyenda existente desde antes de la aparición de los toltecas hace más de mil años, o sea que ellos vivían en el Quinto Sol.

No eran astrólogos, ni mucho menos pensaban que los astros o constelaciones influían en la humanidad o las personas. Probablemente ni siquiera conocían planetas más allá de Marte. Así que una alineación astronómica no tenía importancia alguna para ellos. No creían que los astros influyeran en las gentes, eso es un cuento que aún prevalece en nuestra concepción del zodiaco. Las posiciones planetarias les señalaban eventos recurrentes temporales con propiedades cualitativas, por eso corresponden atinadamente las descripciones de los astrólogos, porque leen los efectos cíclicos, no significa que los astros emitan fuerzas de influencia.

Estas culturas mesoamericanas incluyendo los incas, medían la recurrencia de ciertos atributos cualitativos ligados a la dualidad de las propiedades de los efectos temporales. Sus cálculos obedecían a la conjunción de variables que les permitían predecir el porvenir en casi todas sus perspectivas. Su calendario era por lo tanto un oráculo preciso. No era un tratado astronómico. La dualidad es una ley universal que compensa continamente las fuerzas opuestas en un proceso evolutivo.

Los astros como el Sol, la Luna, Venus posiblemente Marte, las Pléyades y posiblemente otras estrellas les servían de marcadores de ciclos por su periodicidad referenciada con las pirámides y otras construcciones o gnomones.

En el caso de los eclipses si los identificaban pero no les eran útiles como marcadores de eventos cíclicos.

6. La cuenta calendárica nunca termina.

En una cuenta cíclica con un patrón circular que siempre vuelve e empezar, considerar que esta llega a un fin, solo demuestra la ignorancia que se tiene respecto del calendario antiguo y confirma la contaminación de nuestros conceptos lineales hacia ese conocimiento.

7. El eclipse que nunca pudieron calcular ni le interesaba conocerlo.

“La segunda profecía anunció que, a partir del eclipse del 11 DE AGOSTO DE 1999, las transformaciones físicas en el Sol alterarían el comportamiento de los hombres.” Ese eclipse no pudo ser calculado por los mayas porque no pasó por América sino por Europa.

8. Que sea el fin del mundo es la peor estupidez que se puede decir. Cuantos estudiosos de l tema quedarán en entredicho cuando en el 2,013 traten de justificar sus ahora afirmaciones. Si hay un cambio, por suspuesto, ya estamos ahrtos de este modelo de pensamiento de codicia y materilismo, pero el cambio será propiciado por la propia dualidad universal. Pero no podemos justificar una fecha con las someros síntomas que son evidentes ahora. En veinte o treinta años serán como una enfermedad terminal, entonces is se aproximará un cambio. Pero los magnates dominantes no lo permitirán y habrá una lucha con caracterísitcas bastante sui generis.

9. Algunos vivales tratan de aprovecharse para obtener ganancias económicas.

Durante la presentación en este país de dos libros respecto del 2012 y los mayas, el autor norteamericano dijo “Obviamente no sé qué es lo que va a pasar, pero creo que puede ser…” trató de explicar durante la presentación que se realizó en el Museo Nacional de Antropología. Obviamente no sabe nada porque si conocemos lo que los efectos de la dualidad conllevan con la permuta de ciclos que impliquen un cambio de Edad en la humanidad, si sabemos que va a pasar en el cambio y pronosticar los efectos del mismo (solo tenemos que irnos a lo opuesto). Así que el autor inventa lo que su imaginación le dicta, y todos le creen la sarta de tonterías que expresó… y lo que es peor, el INAH y su Museo se prestan a avalar estos intereses charlatanes ($). Porque además agregó que: “si la especie humana no se quiere extinguir, tendrá que reducir su número en el corto plazo, de los 6.000 millones de personas que habitan el planeta a 500 millones”. ¡Ojala y desaparecieran los gringos con sus incondicionales!

10. “Se espera que las tormentas solares aumentarán en frecuencia e intensidad hacia el próximo máximo solar, que se espera que se produzcan en torno a 2012”. Los mayas no sabían esto ni les interesaba conocerlo. Son inventos y mentiras para hacer atractiva una ficción explotable.

Cada 11 años –aproximadamente- el Sol invierte su campo magnético: se vuelve más activo (se llena de manchas) y se incrementan las tormentas solares. El último ciclo solar tuvo su máximo en marzo del de 2000, por lo que le correspondería en el 2011, no en diciembre del 2012, casi 13 años después. Sin embargo, el Sol es caprichoso y nunca se sabe, pues ha habido ciclos de solo 9 años y otros de 14, pero todo parece indicar a que este próximo será en 2010. En internet hay varias explicaiones la respecto.

11. La segunda profecía habla del meteorito que chocará en la tierra en el 2012 y si toda la tierra emite un pensamiento positivo haremos que se desvíe…¡Mejor le hablamos a superman!

12. El sistema solar se interpondrá entre la Tierra y el punto central de la Vía Láctea por primera vez en 26.000 años. Todos los años, en invierno, quedan en línea la Tierra, el Sol y la región donde se encuentra el centro de la Galaxia por la simple razón que la Tierra da vueltas alrededor del Sol. No se trata de un fenómeno astronómico, simplemente de una posición típica en esa época del año. Chéquenlo en internet.

13. Es una lástima que no haya juicio final para el 2012, como me gustaría ver a los Bush, Rockefeller, y al clero católico llorando acobardados por sus actos contra la humanidad.

Última noticia: Padeceremos de un sol sin sus tormentas (el 8 de marzo 2010, nevó en Barcelona)

Las comercializadas profecías hablan de tormentas solares terribles, como lo dice la primera profecía: “el sábado 22 de diciembre del 2012 el sol al recibir un fuerte rayo sincronizador proveniente del centro de la galaxia cambiará su polarización y producirá una gigantesca llamarada radiante”. Pero al parecer ese “rayo sincronizador” (¿será qué así lo llamaban los mayas? je, je, je) no se presentará porque el astro sol está bajando su intensidad.

Al parecer va a haber una mini glaciación en lugar de tormentas solares.

México, 9 mar [2,010] (EFE).- El planeta tierra experimentará a partir de 2010 una “mini” era de hielo que podría durar entre 60 y 80 años y que disminuirá la temperatura del planeta de 0,2 a un grado centígrado, afirmó hoy un científico mexicano del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). El investigador Víctor Manuel Velasco indicó, en un comunicado difundido por ese centro académico, que el fenómeno se debe a la disminución de la actividad solar (…) Sin embargo, precisó que ese enfriamiento “no va a compensar el calentamiento global que vivimos, pues son partes del cambio climático y hay que adaptarse a cada una de ellas”. De acuerdo con la teoría del científico mexicano, la disminución de la temperatura global “es un ciclo natural de la naturaleza” que se debe a la reducción de actividad solar en periodos que se alternan en lapsos de unos 120 años.