Siete primas "jovatas" y una tía de 73 se desnudan para un almanaque

8 viejas en bolas

Tienen entre 50 y 73 años y decidieron fotografiarse "como Dios las trajo al mundo" con un objetivo superador
Desnudas y en familia
“Ya no me saco más fotos con ropa”. El comentario, festejado entre carcajadas es de Mabel González, tras la experiencia que compartió a los 49 con sus siete primas y una tía, todas de entre 48 y 73 años: protagonizar un calendario con desnudos artísticos para alentar la lucha contra el cáncer. Cualquier parecido con la película “Chicas de calendario” no es pura coincidencia: el proyecto de las vecinas de Avellaneda surge inspirado en aquella historia, en la que mujeres inglesas posan para recolectar dinero para acciones benéficas.

La historia, la de acá, se remonta a principios de siglo, cuando el matrimonio González llegó al país junto a sus ocho hijos desde Orense, en Galicia, España. La descendencia se ramificó y ahora la familia está formada por seis primas hermanas (nietas de aquel matrimonio), dos primas políticas (esposas de primos) y una tía, que comenzaron a reunirse frecuentemente en 1997. “Sólo nos veíamos en velorios, entonces propusimos juntarnos una vez al mes para compartir otras cosas”, explica Mirta, de 63. Así vivieron alegrías y tristezas: festejaron nacimientos, casamientos y viajes y lloraron la pérdida de seres queridos . “Uno de los momentos más fuertes fue la muerte por cáncer de nuestra prima Noemí, a sus 40 años”, recuerda Lita (63).

Lejos de debilitarlas, las situaciones difíciles originaron el proyecto solidario. “Queríamos dar un mensaje y tener un para qué”, explica Gladys (50). Y puntualiza: “Todo surgió con la idea de escribir un libro de la familia . Para el nombre, se nos ocurrió ‘Primas al desnudo’. De ahí al calendario hubo un solo paso”. Mirta continúa: “Nos enloquecimos. Mandamos fotos con ideas y cada una armó un personaje ”. Patricia (48), la más chica del grupo, posó con accesorios deportivos. Lita se decidió por su hobbie desde hace más de 25 años: el yoga. Gladys hizo honor a su interés por la música y eligió una guitarra. Mirta mostró su profesión y pasión: la alta costura. La tía Vilma (73), la mayor, decidió que sus tejidos la acompañaran. “Al principio le daba vergüenza y después se corría los flecos para mostrar más las piernas”, la delatan entre risas. Hilda (59), quien acusa un pasado como actriz, eligió la cocina y una escena con crema batida. Carmen (63) se jugó por la jardinería y Amelia (65) reflejó su gusto por los viajes. Mabel (49), fiel a su profesión, se convirtió en una abogada al desnudo.

Por momentos, se miran y se sorprenden. “Al principio no nos creían y nos dijeron que estábamos locas, pero después nos ayudaron”, explica Mabel. La post-producción fue del hijo de Gladys, que realizó los retoques en Photoshop. “Estamos orgullosas de haberlo compartido. Como dicen las modelos: fue todo muy cuidado”, lanza Hilda. Y sus primas continúan: “Esto sirve para demostrar que cualquiera puede posar y hacer una producción de fotos buena, con el cuerpo y la edad que tenga. Es una forma de romper los moldes actuales”, reflexiona Gladys.

Los calendarios están listos desde el lunes 19, día de la Lucha Contra el Cáncer de Mama: la presentación oficial será en noviembre, con un evento. Ellas, con lo recaudado, van a ayudar a la Asociación de Lucha Contra el Cáncer de Avellaneda. Son auténticas, transparentes, son mujeres solidarias al desnudo. Literalmente.

FUENTE