El continuo trabajo ante una pantalla de computadora genera problemas oculares y de visión conocidas como Síndrome de Visión en Computadora (SVC). La American Optometric Association señala que este síndrome se caracteriza por síntomas como visión borrosa, lagrimeo e irritación ocular, doble visión, ojos secos, dolor de cabeza, cuello y espalda, así como fatiga general.


Lesiones en columna vertebral. Estar mucho tiempo en una silla favorece la adopción de posturas “viciosas”. Quizá se siente de lado, cruce las piernas o casi se acueste en el asiento; en consecuencia, se presentan dolencias y deformidades en columna que llegan a alterar los discos intervertebrales.

Problemas de circulación. Si no fuera suficiente con lo anterior, también se ve afectado el flujo sanguíneo, lo cual se manifiesta con insuficiencia que dificulta el retorno de la sangre desde los pies al sistema venoso. Ello se debe a la presión generada entre la parte posterior de los muslos y el asiento.

Hay que poner atención en los siguientes aspectos al estar haciendo uso de la computadora:


- no estar muy cerca del monitor para no sufrir daños en los ojos. Otra opción podría ser configurar el monitor para que disminuya la intensidad de luz de la pantalla y así, resulte menos agresivo a los ojos


- especialmente si se utiliza una computadora portátil, estar sentado sobre algo con respaldo. Si se está en un banco, la postura es incorrecta y poco a poco, por medio de la costumbre, se van causando modificaciones en la columna vertebral, y éstos pueden requerir hasta intervención quirúrgica


- después de horas de utilizar el mouse, si éste no se encuentra a una altura adecuada (probablemente su posición es muy alta) llega a causar dolores en el hombro y con el tiempo, puede llegar a convertirse en un problema mayor. La solución no es otra mas que colocarlo a un nivel más bajo y de esta forma no va a sufrir ningún daño


- el cuello llega a doler después de un largo rato de trabajo frente al ordenador


- también es recomendable alejarse de la computadora en intervalos frecuentes. A pesar de que muchas personas no cuentan con ese tiempo es bueno despejarse aunque sea por dos minutos. Esto no sólo sirve para poder seguir trabajando sin hartarse sino que ayuda a disminuir el riesgo de los problemas mencionados anteriormente


- por estar sentado durante un período prolongado de tiempo la circulación se ve afectada y sobretodo en las mujeres, favorece a la formación de estrías y várices.