Se viene la nueva ortografía de la RAE


La nueva Ortografía de la lengua española, que llegará en diciembre a las librerías de los países hispanohablantes, será una obra "amplia, razonada y explícita" y será también "sumamente clara", sin tecnicismos.

"Cualquier persona que tenga una formación de bachillerato o de enseñanza media podrá comprender la 'Ortografía'", afirma Salvador Gutiérrez, director del Departamento de Español al Día de la Real Academia Española, al definir las características de esta gran obra, que ha sido preparada durante años por las 22 Academias de la Lengua y que constituye uno de los códigos más importantes del idioma.
El texto básico de la nueva edición fue aprobado esta semana en la reunión que los académicos representantes de las diferentes áreas lingüísticas del español mantuvieron del 1 al 3 de noviembre en San Millán de la Cogolla (La Rioja, norte de España).

Para convertirse en definitivo deberá ser ratificado por los directores y presidentes de todas las Academias a finales de noviembre en Guadalajara (México)

La edición anterior de la Ortografía, publicada en 1999, tenía apenas 160 páginas y era "sencilla y clara". "Tuvo un enorme éxito", asegura el académico español, de 62 años.


Cualquier persona que tenga una formación de bachillerato o de enseñanza media podrá comprender la 'Ortografía'



Sin embargo, prosigue Gutiérrez, director de la nueva edición, la ciencia ortográfica necesitaba de una obra que desarrollara el porqué de las diferentes normas y reglas. "Esos principios no estaban explicados".

La Real Academia Española "estaba obligada a hacer una introducción científica, razonada y reflexiva de la 'Ortografía'. Era una reclamación histórica, y creemos que la Academia ha cumplido con este deber".

Además, la participación de las Academias americanas en la edición de 1999 se redujo a dar el visto bueno a lo que se había hecho desde España.

"Desde el principio, las Academias de América reclamaron la necesidad de hacer una ortografía panhispánica", y la Academia chilena, por ejemplo, "ha tenido una importancia capital en la exigencia de esta nueva edición.
Para facilitar al máximo la comprensión, la nueva Ortografía llevará "numerosos ejemplos", no contendrá tecnicismos ni "las llamadas transcripciones fonéticas, propias de especialistas.

Para aludir a los sonidos acudimos a las mismas letras del alfabeto", explica Gutiérrez, catedrático de Lingüística General de la Universidad de León y autor de una veintena de libros sobre diversas áreas del lenguaje.

No es fácil cambiar las normas ortográficas, por más simples que sean las modificaciones. Y en las reuniones que han mantenido las veintidós Academias a lo largo de estos años ha habido "intensos debates" antes de lograr el consenso.
"Ha supuesto un esfuerzo", por ejemplo, acordar la denominación única de las letras del alfabeto. En España costará acostumbrarse a lo de "ye" para la "i griega" y a escribir "ceta" para la "z". Y en América tendrán que renunciar a decir "be alta" y "be baja" para "b" y "v".

Gran parte de Hispanoamérica es seseante, y la nueva Ortografía contendrá "normas orientadoras" para aquellos que tengan problemas de escritura entre "s" y "c" o "z". También las habrá para los yeístas, es decir, para aquellos que pronuncian la "elle" como "ye".

La nueva "Ortografía" es fruto de "una labor de equipo", en el que ha tenido un papel destacado Elena Hernández, redactora también del Diccionario panhispánico de dudas.

FUENTE



La "y" se llamará "ye", "guión" pierde la tilde y quórum se queda en cuórum


La nueva edición de la Ortografía, elaborada por las veintidós Academias de la Lengua, no cambia las reglas sustanciales pero sí contiene novedades interesantes: la "y" se denominará "ye"; en América deberán dejar de llamar "be alta" y "be baja" a la "b" y la "v", y "guión" y "truhán" pierden la tilde.

El texto básico de la nueva "Ortografía de la lengua española", una de las grandes obras de referencia de los hispanohablantes, ha sido aprobado esta semana por la Comisión Interacadémica de la asociación que agrupa a estas instituciones, y su contenido no será definitivo hasta que lo ratifiquen los máximos responsables académicos el próximo día 28 en Guadalajara (México).

"Previsiblemente no habrá cambios sobre ese texto", afirmaba hoy en una entrevista con Efe Salvador Gutiérrez, director de esta gran obra panhispánica, que tendrá más de 800 páginas y que Espasa publicará antes de Navidades.

Entre las novedades introducidas figuran también la supresión de la tilde en la conjunción "o" entre cifras (5 o 6). Y deberá escribirse "exministro", "exnovio", y no "ex ministro" o "ex novio".

Habrá que decirle adiós al "ex cáthedra" o al "deus ex máchina". Los latinismos y las locuciones latinas serán tratados como extranjerismos puros y duros y, en aquellos casos en que no se hayan adaptado a las normas ortográficas del español, se escribirán en cursiva y sin tilde: "ex cathedra", "casus belli", "deus ex machina".

En la nueva edición, las Academias dan un paso más en la decisión, adoptada hace ya años, de no tildar el adverbio "solo" ni los pronombres demostrativos "incluso en casos de posible ambigüedad ("voy solo al cine" o "llega esta tarde", "pero no se condena su uso si alguien quiere utilizar la tilde".
Además, se ha acordado que la escritura con "q" de algunas palabras (Iraq, Qatar, quásar, quórum) representa "una incongruencia con las reglas". Para evitarla han decidido escribirlas con "c" o con "k", según los casos: Irak, Catar, cuásar cuórum. Quienes prefieran la grafía originaria, tendrán que hacerlo como si fueran extranjerismos crudos y escribirlas en cursiva y sin tilde.

La Ortografía es un material altamente sensible y cualquier reforma puede "ser problemática".

Las Academias de la Lengua Española lo saben de sobra y han procurado ser prudentes en los cambios, ya que se trata de normas y reglas aprendidas en la niñez "con gran esfuerzo", de tal manera que, si una palabra "pasa a escribirse sin tilde o con ella, es como si nos arrancaran algo propio de nosotros mismos", subraya Gutiérrez.

Pues, si de tildes va la cosa, en la nueva edición se eliminan en aquellos monosílabos con diptongo ortográfico. La Ortografía de 1999 permitía escribir con acento gráfico o sin él determinados monosílabos, ya que, según los países de que se trate, se pronuncian como hiatos o como diptongos.
Así, se dejaba escribir "guion-guión", "hui-huí", "riais-riáis", "Sion-Sión", "truhan-truhán", "fio-fió", "crie-crié" o "Ruan-Ruán".

A partir de ahora, este tipo de monosílabos deberán escribirse "siempre sin tilde", tanto si se pronuncian como hiatos, como sucede en España, o como diptongos: "guion", "hui", "riais", "Sion", "truhan"..., etc.

La "ch" y la "ll" dejan definitivamente de ser letras del alfabeto y se quedan en dígrafos (en la edición de 2001 del Diccionario ya no figuraban como letras independientes), y hay más novedades relacionadas con el alfabeto.

Y es que la denominación de las letras no es la misma en unos países y en otros. Así, la "b" se llama "be alta", "be larga" y "be"; la "v" es, según los países, "be baja" "be corta" o "uve"; a la "uve doble" le dicen también "ve doble" o "doble ve"; la "y" se denomina "i griega" o "ye", y a la "z" le dicen "zeta", "ceta", "ceda" o "zeda".

Las 22 Academias quieren que "haya una denominación única", y estas letras deberán denominarse "be" para "b", "uve" para "v", "doble uve" para "w", "ye" para la "y", y "ceta" para la "z".

"Pero no se condena a nadie", si siguen utilizando la denominación de siempre, precisa el académico español, antes de insistir en la conveniencia de la unidad.

La Ortografía, señala Salvador Gutiérrez, "es el único código común a todos los países hispanohablantes. Nosotros podemos leer, casi como tuvieran la misma voz, a Neruda, Borges, Vargas Llosa, Cortázar, García Márquez u Octavio Paz, y eso es un bien enorme, cultural, económico y educativo".
Novedades también con el prefijo "ex-", que se escribirá unido a la base léxica si afecta a una sola palabra: "exmarido", "exministro", "exdirector", y continuará escribiéndose separado cuando preceda a palabras compuestas: "ex capitán general".

FUENTE