Una disfunción que afecta a la pareja

Tradicionalmente se ha querido ver a la eyaculación precoz como un problema que afecta al hombre, cuando en realidad es un problema que afecta a la pareja y se origina, en la mayoría de los casos, en un aprendizaje distorsionado de la sexualidad. Si bien afecta de mayor manera al hombre, la mujer está llamada a apoyar con las soluciones y tiene las herramientas para hacerlo, claro esta, si quiere hacerlo.

La eyaculación precoz es la disfunción sexual masculina más frecuente en nuestro país y por lo general se observa a cualquier edad; muchas personas piensan que es un problema de los jóvenes, pero en la experiencia clínica se ha encontrado que afecta incluso a hombre de mas de 60 años. En nuestro país, la frecuencia de esta afección es de 70%, lo que quiere decir que 7 de casa 10 hombres la padecemos en algún momento de nuestra vida.

En edades avanzadas, se puede producir por la angustia que generan los cambios que impone el paso del tiempo, hombres de entre 50 y 70 años sufren de eyaculación precoz. La ventaja, si pudiésemos hablar de alguna, es que puede solucionarse en 90% de los casos.

La definición aceptada actualmente para este problema es: el hombre que tiene dificultad persistente para controlar voluntariamente el reflejo eyaculatorio.

El avance de la Sexología Clínica ha permitido incorporar en la terapia de rehabilitación la dinámica de la relación de pareja, así como, la historia personal, familiar y social de la persona que presenta la disfunción.

En virtud de que también la mujer se siente insatisfecha con la relación, cuando el hombre alcanza muy rápido la eyaculación, y en la mayoría de los casos, el tiempo no le permite alcanzar un orgasmo, es conveniente revisar esta disfunción con una óptica de pareja; a excepción de cuando el hombre sabe que presenta la disfunción, pero por algún motivo no tiene pareja momentáneamente.

Definición

La Eyaculación Precoz es la incapacidad de controlar voluntariamente el reflejo eyaculatorio, es decir que la eyaculación se presenta sin poder lograr su control.

Los criterios para definir a un hombre como eyaculador precoz son:

a. Ausencia del control voluntario sobre su eyaculación.

b. Insatisfacción del propio hombre o su pareja, con respecto al tiempo que tarda en eyacular, pues se produce mas rápido de lo que el desearían.

c. La eyaculación se produce antes o al poco tiempo de la penetración

d. Las relaciones sexuales son tan rápidas que no le da tiempo a su pareja de lograr el orgasmo.

Causas

*) De origen orgánico.

Son poco frecuentes y pueden ser por lesiones de la uretra y próstata y todos aquellos problemas neurológicos que interfieren con las vías nerviosas que ejercen o controlan el reflejo eyaculatorio.

*) De origen Psíquico-emocional:

La ansiedad, la inseguridad, el temor al fracaso, la depresión, el estrés, los problemas entre la pareja, etc. puede desencadenar la eyaculación precoz.

*) De origen educacional:

Cuando el aprendizaje sexual basado en la masturbación o en relaciones coitales rápidas, condiciona la respuesta sexual del hombre a la rapidez. Esto es bastante frecuente en nuestro país, ya que los niños y adolescentes cuando empiezan a experimentar el placer sexual, explorar las sensaciones a través de la masturbación. Socialmente la masturbación se considera mala o pecaminosa, así que los niños y jóvenes condicionan el ejercicio de la masturbación al logro de eyaculaciones rápidas, para evitar que sus padres los descubran o repriman, de igual manera con sus maestros o familiares

Para estos casos es importante que el Sexólogo realice una exploración de las primeras experiencias sexuales, realizadas en situaciones donde existiría el temor a ser descubierto o bien experiencias con prostitutas que alentaban el rápido desahogo de su cliente. Estas situaciones pueden generar en el hombre una eyaculación rápida en los encuentros sexuales posteriores

Existen un gran número de terapias para tratar de controlar la eyaculación precoz, solo que las experiencias de hombre que han intentado el control eyaculatorio a través de los consejos de los libros o amigos, no siempre dan el resultado deseado, ya que el hombre cuando hace conciencia de su eyaculación, generalmente entra en estados emocionales que afectan otras esferas de su vida, como son la baja autoestima, el temor al desempeño sexual, los problemas de pareja, las fantasías de que la pareja encuentre otro hombre que la "atienda bien", el rompimiento de la relación por la insatisfacción de la mujer, la ansiedad o nerviosismo por no poder lograr satisfacer a la pareja, etc.

La recomendación es tratar el discontrol eyaculatorio en pareja, con la ayuda de un profesional de la sexología que oriente el tratamiento y auxilie a reestablecer la armonía emocional de la persona y la pareja

Con la experiencia de saber que la mayor parte de los hombre no asistirán a terapia por una y mil razones, a continuación se presenta la base de los ejercicios físicos para el control eyaculatorio, la parte psico-emocional no es posible tratar por este medio y por lo tanto invito a las parejas que pasan una mala relación a que asistan en pareja a terapia, los resultados son impresionantes.

Hecha la aclaración, pasemos a algunos consejos.

TECNICAS PARA CONTROLAR LA EYACULACION PRECOZ

La angustia que causa la eyaculación precoz sólo la puedo comparar con la obsesión que es común en muchos hombres acerca del tamaño de su pene.

Técnicas de la comprensión de Master y Johnson para el tratamiento de la eyaculación precoz

Consiste en una serie de etapas de menor a mayor dificultad, en el aprendizaje del control de la eyaculación.

-1era Fase: se basa en la manipulación de los genitales del hombre por parte de su compañera, hasta que el orgasmo sea inminente. En dicho momento debe interrumpirse todo estímulo, y aplicar sobre la base del glande una intensa comprensión con los dedos índice y pulgar, con ello, debido a un acto reflejo, se inhibe la eyaculación. Este proceso se repite varias veces en cada sesión, hasta que finalmente, se remite la eyaculación. Ha de observarse que cada vez tarde más tiempo en producirse el orgasmo.

-2da Fase: el estímulo se procura durante el coito con la mujer en posición superior. Se interrumpe cuando la eyaculación es inminente y se realiza la comprensión como en la etapa anterior.

-3ra fase: consiste en utilizar la misma técnica durante el coito lateral hasta que, por último, se sigue dicho método hallándose el hombre en la posición superior.

Los resultados positivos se presentan a las pocas semanas después de haber comenzado el tratamiento.

Otras Técnicas:

La "técnica de compresión" (Semans), se estimula el pene por la compañera o compañero mientras que se concentra en las sensaciones. Cuando siente la inminencia eyaculatoria (que ya viene), se lo hace saber a quien lo estimula; en ese momento tomará la base de la cabeza del pene entre el pulgar situado sobre el frenillo y los dedos índice y medio sobre el dorso ejerciendo presión firme e intensa durante tres o cuatro segundos, o en el momento en que desaparezca la sensación de eyacualr; con esto se detiene la eyaculatoria. Esto se repite tres o cuatro veces por sesión, pero sólo se permite la eyaculación en la última. La pareja debe notar que cada vez se prolonga más el tiempo entre aviso y aviso conforme continúan las sesiones.

Masters y Johnson señalan como la siguiente etapa en la progresión del control eyaculatorio, "la introducción del pene sin demanda", que consiste en estar boca arriba y la pareja se coloca hincada en posición superior sin hacer ningún movimiento. Esto lo ayuda a él a concentrarse en las sensaciones del control eyaculatorio aprendidos con la técnica de compresión y al mismo tiempo sienta la estimulación de estar dentro de la vagina.

Cuando el hombre sienta que "viene" debe decírselo a su pareja para que saque el pene (solo basta con subir un poco al estirar las piernas), y comprima durante tres o cuatro segundos la cabeza del pene, y lo introduzca de nueva cuenta en la vagina como lo hizo la primera vez. A medida de que crece el control de la sensación de "venir" la mujer puede realizar movimientos de la cadera, suaves al principio, pero pronto totalmente libres.

La fase final del control eyaculatorio consiste en pasar de la posición superior femenina a la de coito lateral (de ladito), que permite un mejor control eyaculatorio al hombre.

Se suprime el apretón luego de evaluar el grado de control establecido durante los coitos espontáneos de la pareja.

Helen Kaplan opina que no es la rapidez. sino la "ausencia de control voluntario" sobre la eyaculación, lo que constituye el factor central de esta disfunción y opina que lo que impide al hombre ejercer un control voluntario sobre el proceso, es una deficiencia en la percepción de las sensaciones genitales durante la fase de excitación intensa.

Según su punto de vista, los hombres que padecen de eyaculación precoz no perciben claramente las sensaciones de cuando va a llegar el orgasmo, lo cual, a su vez los priva de la capacidad de regulación de las influencias nerviosas superiores. En consecuencia, la descarga refleja, esto es, la eyaculación, se da automáticamente cuando se alcanza el umbral fisiológico de excitación.

Por tanto, el objetivo principal de las tareas sexuales terapéuticas empleadas por Kaplan para el tratamiento de la eyaculación precoz consiste en hacer que el varón enfoque su atención repetidamente sobre las sensaciones que rodean al orgasmo. mientras hace el amor con su pareja.

Las experiencias terapéuticas utilizadas son esencialmente las mismas en todos los casos, y consisten en enseñar al paciente a percibir con claridad las intensas sensaciones preorgásmicas y evitar que el proceso del acto sexual le distraiga de este objetivo.

La técnica que se emplea es una variante del método de Semans de "parada-arranque', que la pareja realiza durante la situación sexual (véase figura). Se instruye a la pareja para que realice en casa juegos amorosos de alcance limitado, esto es, sólo hasta que el paciente tenga una erección. Luego se le pide a él que se recueste boca arriba mientras la mujer le estimula el pene manualmente (u oralmente, si así lo prefiere) y que centre su atención exclusivamente en las sensaciones eróticas que emanan de su pene durante la estimulación. Se le advierte expresamente que no preste atención alguna a su pareja para que no se distraiga de su experiencia sexual. Tan pronto como experimenta las sensaciones premonitorias del orgasmo debe pedir a su pareja que deje de estimularle.

Observará entonces que las sensaciones desaparecen en unos pocos segundos. Antes de perder del todo la erección, vuelve a reanudarse la estimulación para suspenderla de nuevo justo antes de alcanzar el orgasmo.

La pareja debe repetir este procedimiento una segunda y una tercera vez antes de que el paciente permita que la estimulación continúe hasta alcanzar el orgasmo. eyaculando a la cuarta vez. Después de tres a seis "sesiones de práctica" extravaginales. en las que el varón eyacula a la cuarta vez, el paciente suele informar de cierta mejoría en el control del orgasmo. Al llegar a éste punto, se sugiere al acto sexual con la mujer encima permaneciendo él quieto mientras ella se mueve y empleando una vea más el procedimiento de "detención-arranque". Cuando el alcanza un nivel preorgásmico, la detiene y se quedan quietos hasta que desaparezca la sensación, para luego volver a reanudar los movimientos. Sólo se permite el orgasmo hasta la cuarta sesión Una vez alcanzado el control de esta manera, se les pide repetir la experiencia, pero esta vez con movimientos de él también y utilizando una vez más el sistema de parada-arranque.

Una vez dominada la posición femenina superior, se le pide a la pareja que intente el acto sexual en la postura de costado (véase figura). Puesto que la postura más difícil para controlar el orgasmo es la del varón en la posición superior, por ser la más estimulante, es también la que se sugiere en último término.

El control de eyaculación en la posición femenina superior y la lateral se consigue generalmente en dos o tres semanas. El tiempo necesario para alcanzar el control en la posición masculina superior varía, y esto se suele producir después de la terminación del tratamiento formal. De acuerdo a la experiencia de Kaplan, la mayor parte de los eyaculadores precoces, si es que no todos, responde a esa forma de tratamiento.

Fuente: libro de la sexualidad y la salud de hector trabatelli en pdf
ojala les sirva de ayuda a los que tengan este problema