Guerra de monedas. dólar EU vs Yuan China

Dólar vs Yuan


El argumento no es nuevo, pero desde que el crecimiento de China en el comercio mundial dejó de ser una curiosidad y pasó a ser una característica del ciclo económico, Estados Unidos empezó a esgrimir la excusa de la subvaluación del yuan, la moneda del gigante asiático, para justificar su creciente déficit comercial en el intercambio con ese país. En vez de revisar las propias deficiencias y los desequilibrios de su economía, Estados Unidos convirtió en una costumbre el reclamo a las autoridades chinas para que dejen flotar libremente el valor de su moneda en relación al dólar.

Es decir, que permitieran que fuera el mercado quien determinara sus precios relativos, con la seguridad de que, de ese modo, el yuan se revaluaría dejando caer el precio del dólar, y así beneficiar la venta de productos norteamericanos al abaratarlos.

A su vez, el encarecimiento del yuan pondría cierto freno al avance de los artículos chinos en el mercado mundial. La Administración Bush convirtió este argumento en una bandera. La de Barack Obama lo adoptó y aplicó al pie de la letra. Thimothy Geithner, secretario del Tesoro, llegó a acusar a China, en uno de sus discursos más encendidos, de manipular el valor de su moneda en perjuicio de terceros, como si no fuera exactamente eso lo que hizo Estados Unidos con el dólar desde Breton Woods, después de la Segunda Guerra Mundial,

hasta que el peso de China en el comercio mundial se lo impidiera. Pero fue la crisis en Estados Unidos y su posterior contagio a Europa lo que puso más en evidencia la debilidad de las potencias occidentales frente al potencial comercial de China.

Fracasados varios intentos de devolver la fortaleza a su economía interna, Estados Unidos volvió a optar por la vía monetaria: emitir muchos dólares para inundar al mundo de divisas e imponer, de hecho, su devaluación. De ese modo, lo que empezó planteado como una guerra de monedas entre China y Estados Unidos, se convirtió en una disputa global en la que la principal potencia, ante la incapacidad de superar la crisis,
instrumenta mecanismos para endosarle el costo al resto.

Europa también ha hecho oír su protesta, porque esta política monetaria de Estados Unidos, en espejo con la de China para ver quién devalúa más su propia moneda, termina afectando a las economías de la zona euro, cuya moneda resulta artificialmente fortalecida perjudicando a sus industrias. Los países en desarrollo también resultan perjudicados, porque la abundancia de liquidez en dólares revaloriza sus monedas locales. Para peor, esos dólares llegan a los países en desarrollo no como inversión productiva sino como fondos financieros especulativos. Brasil, cuya moneda, el real, acusó el impacto, también se hizo escuchar. Su ministro de Hacienda, Guido Mantega, señaló que la próxima cumbre del G 20 puede ir hacia una fractura si persisten estas respuestas unilaterales. Cada vez más lejos del equilibrio, el tipo de solución impulsada por la Reserva Federal de Estados Unidos podría estar empujando al sistema financiero hacia una nueva burbuja, por la inyección ilimitada de dólares que propone.

A mediano plazo, podría estar incubándose un nuevo episodio de la crisis, quizás más costoso que el de 2008. Pero antes, se producirá el choque de políticas monetarias en Corea del Sur. La guerra global de las divisas entra en su faz culminante


¿Que está en juego en la guerra de monedas?


Aunque los especialistas no quieren llamarle "guerra", sí reconocen que los tambores están sonando y las tropas se están moviendo. Especialmente China, Estados Unidos y ciertos países de la Eurozona, están jugando el suma cero ("zero sum game" con el valor de sus monedas donde uno tiene que perder para que el contrincante pueda ganar.

Estados Unidos está pasando por un periodo de ajuste porque estaba viviendo por encima de sus posibilidades. El exceso de gastos del consumidor hizo que sobrepasara el ingreso por mucho. Ahora Estados Unidos entra en una fase de más ahorro y menos gastos. Esto hace que el consumo caiga.
Si tienes una demanda cayendo, ¿dónde buscas crecimiento? Exportando.
Para exportar necesitas una moneda más barata que las otras para que a los otros le sea más económico comprar lo que produce Estados Unidos.
Por eso, la Reserva Federal sigue llenando la economía de dólares.

Pero China no quiere. No le conviene que el dólar pierda valor. ¿Por qué? su moneda se apreciaría, las exportaciones caerían – su fuente de divisas-, sería más costoso invertir en China, lo obligaría a aumentar el consumo interno y bajar el ahorro. Por eso, China pelea por mantener su valor del yuan depreciado y sigue comprando deuda norteamericana para mantener el dólar alto.

O sea, tienes a Estados Unidos que quiere bajar el valor y China que quiere mantenerla baja. Otros países, que compiten con China, están devaluando también su moneda para no verse afectados por la competencia del grande asiático.
Entonces tienes a:
Estados Unidos bajando el valor del dólar.
China bajando el yuan;
Japón no se queda atrás y baja el yen.
¿Quién se afecta? El euro.

El problema es que los países como Grecia, España, Portugal, Irlanda e Italia no les convienen un Euro apreciado porque ellos necesitan exportar para salir de sus problemas económicos internos. Si el precio del euro sube, ellos venderían menos. Entonces entran los europeos a pelear por su moneda para que no se aprecie. En esta guerra de divisas ninguno quiere perder.

Esperemos que esta guerra no se escale a una comercial. La historia nos dice que en la década del treinta del siglo anterior, las consecuencias de una similar no fueron nada positivas.




link: http://www.youtube.com/watch?v=bAYb4Clg-6k


Copy and paste by:
http://www.revistasumma.com/finanzas/6750-que-esta-en-juego-en-la-guerra-de-divisas.html

3 comentarios - Guerra de monedas. dólar EU vs Yuan China

@metalwolf
a comprar yuan se ha dicho
@grimmjowjaggerjacks
Interesante. Y ya se sabe qué va a pasar: nosotros somos la yerba en esta bronca de elefantes.
@danielitoxz
perfecto nosotros les ganamos a todo nos fuimos a pique ...