Demasiada oscuridad


Drexler versionado


El cantautor uruguayo se presentó el 26 de abril en el Gran Rex.


Un as de luz, símil a un faro, emitía un destello cada 12 segundos. Esos minutos iniciales de espera en que solo se veía pasar la luz entre los doce segundos de oscuridad fueron una metáfora del show. No es que el mismo haya sido malo sino que fue demasiado para adentro, con muy pocos momentos para el desatino. Quizás en un ámbito más pequeño en, por ejemplo, La Trastienda, la opinión seria otra, pero allí en el Grand Rex con un público joven, casi adolescente, se esperaba más nervio.-

El uruguayo, español, separado, ex médico y con nuevo bigote comenzó la actuación solo con su guitarra versionando los ya mencionados "12 segundos de oscuridad". Y hago hincapié en la palabra versionando porque salvo raras ocasiones el show estuvo inundado por versiones de temas de otros artistas (Radiohead, Leonard Cohen, Buarque) y por versiones lentísimas de sus propios temas movidos y nuevos arreglos electronicos /jazzeros / candomberos, llenos de cortes, de muchos de sus temas lentos. Hubo excepciones, aunque apenas 3 o 4, y hubo un show centrado en su carrera post Frontera (de lejos su mejor disco y del que no toco un solo tema).

Como una joya brillante se destaco la versión semi hipnotica de “mi guitarra y vos” y en menor medida “730 días”, casi la única canción que interpreto de su primera época, “la vida es más compleja de lo que parece”, "se va, se va, se fué" y "Dysneylandia".

Igualmente detràs de esa oscuridad, de esa necesidad de jugar con la tecnología, con los sonidos y con los arpegios para deformar sus temas, existe una poesia simple, que habla de el mismo pero tambien de toda la gente que va a verlo,esa gente que sabe que lo simple es obviamente más complejo de lo que parece y que en el medio de tanta oscuridad la poca luz que aparece, enceguece.-