Incrementa la prostitución en Haití

La prostitucion Aumenta en Haiti

Haití: LAS PROSTITUTAS COMPARTEN SUS PREOCUPACIONES SOBRE EL SIDA
Por Fritznel Octave, Inter Press Service (IPS), Haití
Miércoles 12 de diciembre de 2001

Para los primeros quince años después que se registraron los primeros casos del SIDAen Prostitucion, las mujeres involucradas en sexo comercial se han mostrado indiferentes hacia las repercusiones de la epidemia. Con el paso del tiempo y la expansión del virus que causa que el VIH/SIDA se acelere, las prostitutas ahora se sienten cada vez más preocupadas.

"No pude creer por un momento que el SIDA realmente existió, hasta el día que una de mis amigas fue golpeada por la plaga del siglo" dijo Katia Juste, quien se considera ella misma una nómada y ahora vive en Gonaives, situada a 171 kilómetros del norte de Puerto Principe.

Katia, quien estuvo de acuerdo en hablar francamente, tiene 23 años de edad. Ella es ya madre de dos niños sin idea del paradero del padre de sus hijos. “Cuando yo tenía 17, ya yo había tenido relaciones con varios hombres al mismo tiempo”, Ella dijo en confianza, sonriéndo. En esos años, ella viajaba de un hotel a otro por todas las grandes ciudades de Haití, buscando la mejor relación.

“Antes de la enfermedad de mi mejor amiga – quien me introdujo en este negocio – Yo no quería oir nada relacionado con el SIDA, y consideré el ofrecimiento de condones como un insulto a mi persona,” Katia indicó. Ella enfatizó que el problema y la peor posible situación, en la que ella vió a su amiga, la convenció de que el SIDA era real.

La amiga de Katia murió a principios de Mayo del 2000, después de gastar mucho dinero en los curas del voodoo.

“Hoy estoy consciente del nivel de expansión de la enfermedad, debido a nuestra ignorancia y el temor a la humillación, que es parte integral de esta enfermedad en la sociedad haitiana y nuestra incredulidad,” ella dijo con dolor.

“Aquí, nos llaman “Misioneras”, que quiere decicr que día y noche buscamos clientes en los hoteles. En cierto sentido, acepto este apodo porque estoy comprometida a la misión de prevención de VIH” dijo Denise Pierre-Fils de 16 años de edad. "Nadie en el mundo puede pagarme lo suficiente para tener sexo sin protección, "ella dijo con desdén.

Desgreñada, con su cara llena de maquillaje como una reina que está apunto de subir a una carroza de carnaval, Denise cree que los prostitutos – mujeres y hombres – probablemente propaguen el VIH, a causa de la movilidad significante por el país en busca de las parejas ocasionales. Por lo tanto, dijo ella, ellos deben ser el blanco principal de las campañas de conciencia en marcha, contra la enfermedad.

“Misionera” día y noche, Yo no sé cual es mi condición de salud. Yo solo espero que todavía no haya sido infectada y que nunca esté infectada, manteniendo la lucha contra la epidemia,” ella dijo un poco aflijida por la muerte de su hermana mayor y dos de sus amigas a causa del SIDA.

Jessica Saget de 19 años de edad piensa que el SIDA debe ser un asunto de crear consiencia diaria, en los hogares, bares, restaurantes bailes, aulas, así como en las iglesias. Ella se mudó para el hotel “Gracias Jesús” en Gonaives hace tres años. Temprano en las mañanas, ella se mueve por toda la ciudad buscando negocio para la noche siguiente.

Según otra prostituta, encontrada en Miragoane, el Gobierno de Haití debe hacer el mayor compromiso, creando infraestructuras para la gente pobre. “Yo vivo de esta forma, porque mi vida se malgastó por la pobreza de mis padres y las mentiras de los hombres,” ella dijo.

En esta ciudad, ubicada a 96 kilómetros al oeste de Puerto de Príncipe, a las prostitutas se les llama “las señoritas de la noche”. Un apodo considerado humillante por la mayoría de las mujeres jóvenes, que practican la prostitución de una forma secreta. Solamente las mujeres de República Dominicana o de otras áreas del país practican la profesión abiertamente. El pueblo es tan pequeño que todo el mundo conoce a todo el mundo.

Las prostitutas encontradas en Miragoane critican al machismo, que es culturalmente fuerte en el país y tiende a estimular multiples parejas sexuales. “Bajo el pretexto de virilidad, muchos hombres no están de acuerdo con el uso del condón para protejerse a ellos mismos o a otros,” ellas confiesan, mientras enfatizan que están preocupadas por el SIDA, pero no tienen otra alternativa a causa de la necesidad socio económica.

“Aunque la mayoría de nuestros clientes que llegan en bote toman esta precaución, ellos la dejan muy rápido, tan pronto como la relación se vuelve seria,” explicaron tres prostitutas, entre ellas dos Dominicanas, quienes vienen y van entre las ciudades costeras de Haití. Ellas están recentidas por el hecho de que, muy a menudo los hombres intervienen en los derechos de las mujeres para imponer sexo protegido.

“Cuando quiero usar un condón, los hombres siempre gritan que no van a pagar, “ reiteró una de ellas indicando que la mayoría de los casos de infección se deben a este tipo de comportamiento de los hombres, a quienes les place abusar de las prostitutas.

“Así fue como me infecté, aún cuando yo siempre quería ponerme un condón antes de ningún contacto.” Dijo una prostituta que trabaja en Port the Paix, 257 kilómetros al norte de la capital. Indicando que ella siempre ha querido proteger a sus clientes, la prostitua vieja de 31 años de edad dijo que ellos (los clientes) a menudo rechazan el uso de un condón bajo el pretexto de que obstaculiza el trabajo que ellas realizan.

“Así que bajo esas circunstancias, uno puede estar infectado por cada encuentro sexual,” ella dijo, explicando que ella normalmente tenía más de 5 encuentros de ese tipo diariamente con diferentes hombres.

Actualmente, se está produciendo una situación en la capital haitiana, que es lamentable, por lo menos. Docenas de mujeres, la mayoría de ellas adolescentes, venden sexo en las áreas más pobres a la caida de la noche. Otras trabajan día y noche en un cuarto. Desde la mañana a la noche sexo sin protección tiene bajo precio en el centro. La situación socio-económica del país es una de las principales razones por las que ellas se envuelven en ese tipo de prácticas, explican mujeres y adolescentes.

En la amplia luz del día, sentadas por las calles o en la entrada de sus cuartos, las prostitutas animadamente invitan a los del sexo opuesto que pasan . A menudo, antes de concluir el trato el posible cliente pregunta: ¿Cuánto es Sra, Señorita, querida? Y la respuesta inmediatamente es 15 gordes (menos de US$1) como mínimo, dependiendo de su generosidad Señor/ jóven.”

A pesar de los esfuerzos de los programas para prevenir el VIH a través de la educación y campañas de consciencia, el hecho es que la pobreza se mantiene como factor determinante en su expansión.

Editado de “SIDA: prostitutas haitiana hablan sin vergüenza,” Island Beat series, mediaNET Bulletin ( December, 2000)(http://www. panosinst.org. Island/IB38e.htm). Patrocinado por el Panos Institute of Washington ( Instituto Panos de Washington, DC y Port au Prince, Haiti.
Fuente: http://www.cafra.org/spip.php?article517&lang=en
Mas informacion: Terremoto
http://ayudaterremotohaiti.wordpress.com