Plaza Sésamo irreverente. Critica de Martin Dichiera de la gran versión local del musical que cuenta aquí con la dirección de Natalia del Castillo y Tato Fernández con un gran elenco donde se destacan Mariano Chiesa, Mela Lenoir y Fede Salles.

Avenida Q -Critica
Luego de muchos años llegó a nuestro país la versión local de Avenida Q, la cual era muy esperada entre sus seguidores, pero a los cuales también les suscitaba temor sobre si se iba a poder lograr una adaptación que sea fiel a la original, fundamentalmente teniendo en cuenta el humor tan fuertemente yankee. Estrenada en el 2003, rápidamente tuvo una gran aceptación por parte del público y de la prensa –gracias a ser una obra distinta a todo lo que se podía ver y por su humor irreverente - y en 2004 sorprendió a todos al llevarse el Tony como Mejor Musical, ganándole al tanque de Wicked.

Este espectáculo creado por los norteamericanos Jeff Whitty – Libro - Robert López y Jeff Marx - Música y Letras - cuenta la historia de Princeton (un recién graduado de la universidad que llega a la gran ciudad con grandes sueños y muy poca plata en sus bolsillos) cuando llega a la Avenida Q y alquila allí un departamento, en dicho lugar conoce a una serie de personajes, que al igual que él, la suerte los esquiva. Entre ellos conoce a la bella y tierna Kate Monster (asistente de maestra jardinera) a Brian (un comediante frustrado y desempleado) y su pareja Chow Fan (una japonesa que lo tiene ¨bien cortito¨ y la cual es terapeuta pero no tiene clientes) los amigos inseparables Nicky (un vago) y Rod (un empresario conservador de derecha muy recto, y el cual se alarma cuando alguien duda de la sexualidad) Trekkie Monster (un adicto a la internet) y al mismísimo Gary Colman (el protagonista de ¨Blanco y Negro¨ que… ¿no había muerto?) el cual es el encargado del edificio. Estos personajes se irán entrelazando, ya sea buscando trabajo o el propósito de sus vidas, amor o sexo, en una historia cargada de humor.

En cuanto a la puesta hay que ser honestos y sinceros y decir que la versión local es una verdadera joya, una autentica revelación, y como se dijo, siendo una obra tan difícil para hacer, el mayor merito es que lograron una obra que parece propia: al ver el espectáculo uno no tiene la sensación de estar viendo una adaptación, fueron fieles al humor de la obra, y las libertades que se tomaron para cambiar ciertos elementos (para hacerla más local) enriquecieron aun más la obra y la percepción de la misma. Pero no solo es brillante la adaptación, a cargo de Eduardo Morales, Natalia del Castillo y Santiago ¨Tato¨ Fernández, sino que estos últimos - los directores de la obra - supieron armar un dispositivo infalible para que la obra entretenga y divierta desde el inicio al fin, encontraron el timing perfecto, y se valieron de un gran trabajo en las áreas de vestuario (Alejandra Robotti) iluminación (Gaspar Potocnik y Juan Ignacio Monserrat) y escenografía (el propio Fernández), y sin dudar, del gran aporte que brindaron Omar Kühn (en la dirección actoral) y los magníficos Rosa Leo y Jorge Crapanzano (quienes realizaron el entrenamiento y dirección de Titeres) ...


Leer nota completa en: http://www.geoteatral.com.ar/frontend/nota.php?seccion_id=10&sub_seccion_id=21&contenido_id=3763

GEOteatral | portal de difusión teatral
www.geoteatral.com.ar