Hace años que existe, pero hasta ahora muy pocos terminales la han incorporado y ha recibido un apoyo muy tibio por parte de los fabricantes. Estamos hablando de la tecnología NFC para realizar pagos con el móvil, y su inclusión en el Nexus S puede hacer que empiece a implementarse masivamente.

Tal vez ahora muchos no lo recuerden, pero hace años que se habla del pago a través del móvil y que, de hecho, existen terminales que facilitan dicha posibilidad, como el Nokia 6131 o el Motorola L7. Pero aparte de experimentos en entornos controlados (recientemente, en el bdigital apps, exponían la experiencia de La Caixa en Sitges, Cataluña), la cosa no ha ido mucho más allá a excepción de ciertos países asiáticos como Japón y Corea del Sur. Parece que falta decisión y, sobretodo, algún terminal de masas que sea lo suficientemente atractivo.

Este último papel puede jugarlo el Samsung Nexus S, Google Nexus S, Nexus Two o como quieran llamarlo, pues aún es más un rumor que una noticia sólida, aunque lo cierto es que un terminal existe e implementa la tecnología NFC que facilita los pagos con el móvil, según afirmó recientemente Eric Schmidt, CEO de la compañía del buscador.

No es el único de la nueva generación de smartphones, pues el Nokia C7 también incorpora esta tecnología, aunque este punto de su hardware ha pasado más desapercibido a los medios y los bloggers.. Y es que los últimos dispositivos del constructor finlandés (tal vez con la excepción del N97 y del N900) no despiertan la pasión que sus homólogos con Android o el ya clásico iPhone.

Junto al Nexus S, es probable que el software que lo equipará (Android 2.3) ofrezca soporte software para los pagos por móvil. La adopción de esta tecnología dependerá de varios factores, pero el tener las herramientas a mano es probable que haga que los usuarios empiecen a pedir a sus comercios habituales el poder pagar a través de este sistema.

De igual forma, a los bancos les interesa facilitar el pago por móvil puesto que -y al igual que con las tarjetas de crédito- les permitirá cobrar una comisión por operación, con lo que engordarán sus arcas. Uniendo ambos factores, pronto tendremos que las instituciones bancarias facilitarán los terminales de cobro a los establecimientos, y los usuarios tendrán la herramienta para realizar el pago en su bolsillo.

Google y Samsung pueden crear el mismo efecto que si lanzaran una pequeña bola de nieve colina abajo: el resultado final puede ser el principio de la expansión de pagos y cobros a través del móvil de una forma imparable y que acabará con una popularidad tal de este sistema como la que ahora tienen las tarjetas de crédito, omnipresentes hoy en día. Y en Google probablemente lo saben.

La cuestión es ahora el tiempo. ¿Cuanto tardará en popularizarse el uso de la tecnología NFC? El primer paso debería ser que cada nuevo terminal lanzado al mercado la incluya, algo inminente. Que todos los comercios tengan terminal será más lento, aunque los bancos -como he dicho antes- ejercerán presión en este sentido. Pongamos, pues, unos cuatro años.

Fuente: http://www.imatica.org/blogs/evangelista/2010/11/241177462010.html

Copyleft 2010 www.imatica.org
Esta obra se encuentra sujeta a la siguiente licencia:
La difusión, reproducción y traducción de este texto se permite libremente en cualquier medio o soporte con las únicas obligaciones de mantener la presente licencia e incluir un enlace o referencia a la página en la que se encuentra el original dentro del servidor www.imatica.org . En medios audiovisuales se requiere la cita al medio www.imatica.org