El gobierno de EE.UU. pidió informes sobre

la salud mental de Cristina


La salud mental de Cristina


WikiLeaks reveló 250.000 documentos secretos del Departamento de Estado, entre ellos la "inquietud" de Washington sobre CFK. Detalles de un escándalo global.

En la mayor filtración de la historia de archivos secretos del gobierno de Estados Unidos, el portal sueco WikiLeaks difundió miles de documentos que se conocerán desde mañana y prometen poner a la administración Obama ante un escándalo de magnitud global. Allí se revelan tramas de espionaje, maniobras secretas y corrupción. Entre esa catarata de información confidencial, trascendió que la Casa Blanca solicitó en su momento un informe sobre la salud mental de Cristina Kirchner.

"Las sospechas que la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, despierta en Washington llegaron hasta el punto de que la Secretaría de Estado solicitó información sobre su estado de salud mental", reveló hoy el diario madrileño El País. El influyente matutino, uno de los que recibió la información de WikiLeaks, junto a The New York Times (EEUU), The Guardian (Gran Bretaña), Le Monde (Francia) y el semanario Der Spiegel (Alemania), prometió para mañana el grueso de información sobre el asunto.

A su vez, los memos estadounidenses cuán preocupadas están las embajadas de ese país en Argentina, Brasil y Paraguay por el narcotráfico y por la creciente actividad de las mezquitas musulmanas en Ciudad del Este, en la Triple frontera.

En total, el portal obtuvo más de dos mil documentos que entre la Embajada norteamericana en Buenos Aires y Washington desde 1966. Figuran 22 archivos secretos, 1.547 documentos no clasificados y 664 confidenciales.

WikiLeaks devela cómo la diplomacia de EEUU utilizó mecanismos secretos para conseguir informacion de sus embajadas en una treintena de países. Los documentos dejan al descubierto tramas de espionaje, maniobras ocultas y corrupción. También evidencian duros informes sobre la vida privada de Vladimir Putin, Mahmoud Ahmadineyad, Nicolás Sarkozy, Angela Merkel, Silvio Berlusconi y Hugo Chávez.

En el caso del presidente de Venezuela, un documento da cuenta de cómo EEUU intentó convencer a países latinoamericanos de que aislaran política y económicamente al régimen bolivatiano. En cuanto al primer mandatario iraní, otro miembro del 'Eje del mal' para Washington, un archivo señala que países árabes le pidieron a EEUU que detuvieran el avance nuclear y militar de Teherán.

Intentando frenar la difusión de estos 250.000 archivos, Washington negoció hasta última hora con el director de WikiLeaks, el periodista Julian Assange. Pero fracasó en el intento. Por la tarde, calapsó el portal que ya había desempolvado las maniobras de inteligencia y los crímenes de guerra del ejército norteamericano en Irak y Afganistán.

F