Hallan pingüino prehístórico gigante con manchas rojas

Pingüinos eran los de antes. Hace treinta y seis millones de años, al menos una de las especies alcanzaba casi la altura de un hombre y exhibía tonalidades de rojo y gris.



Encuentran pingüino prehistorico gigante.



La nueva especie encontrada, llamada rey del agua, echa luz sobre la evolución de las aves, aseguran los investigadores. Para comenzar, el cambio aparentemente reciente al blanco y negro puede estar más relacionado con el nado que con el sexo o el camouflage.

Esta especie fósil, y al menos otras dos más de pingüinos prehistóricos, fue descubierta en Perú en 2007 aunque recién ahora se hizo el anuncio. Los investigadores a cargo recuperaron recientmente plumas de ala y de partes más pequeñas del cuerpo de especies de pingüinos de 1,50 metro de alto; la especie viviente más alta, el emperador, mide menos de 1,20 metro.

"Descubrimos que la parte externa del ala era gris y la cara interna, de un color marrón rojizo", explicó la directora del estudio, Julia Clarke, paleontóloga de la Universidad de Texas en Austin.

Pero el equipo no cuenta con suficientes plumas del rey del agua (Knkayacu paracasensis) como para determinar los colores de todo su cuerpo.

"No podemos armar totalmente el esquema de color del pingüino ni decir qué plumas pudieron haber formado parte de una disposición más colorida, como las bandas del ojo o el cuello en algunas especies de pingüino modernas" -como es el caso del pingüino de penacho amarillo- prosiguió el coautor del estudio, Dan Ksepka, paleontólogo de aves de la Universidad de Carolina del Norte.

"Pero las características de los huesos indican que este fósil en particular corresponde a restos de un adulto, no de un joven, por lo que fue una sorpresa encontrar color marrón y gris", añadió.

El equipo hizo el descubrimiento al comparar paquetes de pigmento microscópicos, llamados melanosomas, de las plumas del fósil con melanosomas de aves y pingüinos modernos. En base a las formas y tamaños de los melanosomas del fósil, se pudo determinar los colores originales de las plumas.

El descubrimiento, detallado en la publicación Science, determina el primer hallazgo de plumas y escamas de un pingüino antiguo. También es la primera prueba directa que tienen los científicos acerca de que el esquema de color distintivo de los pingüinos actuales probablemente sea una innovación reciente, según los autores.

¿CAMUFLAJE?

¿Por qué, entonces, se pusieron esmoquin los pingüinos? Quizás en respuesta al aumento de nuevos predadores, como las focas, sugirió la directora del estudio, Clarke. La panza blanca de los pingüinos actuales camufla a las aves contra el cielo, al menos desde el punto de observación de un predador que mira hacia arriba. En el caso de un predador que mira hacia abajo, el lomo negro del pingüino se confunde con las profundidades oscuras.

Las pruebas de melanosoma sugieren que el look esmóquin pudo haber sido una consecuencia del estilo de vida acuático que iba adoptando el pingüino.

Los melanosomas del rey del agua tienen una estructura y una organización similares a las de las aves vivas que tienen plumas marrón rojizas y/o grises, como los pinzones y los petirrojos. Pero los paquetes de pigmento de los fósiles son muy distintos de los pingüinos vivos, que tienen melanosomas más grandes y redondeados dispuestos como en racimos de uvas.

Según el equipo, es posible que la metamorfosis del melanosoma haya fortalecido las plumas de los pingüinos, convirtiendo a las alas en aletas duras y angostas para nadar, o dándoles algún otro beneficio aún desconocido.

"Proponemos que estos cambios de forma de los melanosomas del pingüino pueden no tener una relación directa con el color", expresó Clarke.

Entonces, el color blanco y negro pudo deberse a "cambios en la ecología del pingüino que aún no hemos descubierto. No sabemos", añadió Clarke, que fue patrocinada por el National Geographic Society Expeditions Council.

GRAN AVANCE

La capacidad de interpretar el color de las plumas del pingünio rey del agua es "realmente muy remarcable y representa un enorme avance en el estudio de la paleontología de vertebrados", expresó Paul Scofield, curador de zoología de vertegrados del Museo Canterbury de Nueva Zelanda.

El análisis de melanosomas había revelado anteriormente los colores de los dinosaurios con plumas que no volaban. Pero el estudio del pingüino comprueba que la técnica puede ser una herramienta útil cuando se estudia aves fósiles y otras criaturas extinguidas, expresó Scofield, que no participó del estudio.

Para Mike Benton, de la Universidad de Bristol en el Reino Unido, el estudio es "un trabajo soberbio".

El paleontólogo, que tampoco formó parte de la nueva investigación, señaló que "muestra cómo hoy los paleobiólogos pueden achicar la brecha entre vivos y fósiles e intentar comprender importantes sistemas funcionales, incluso algunos como la coloración de las plumas, cosa que no podíamos hacer hasta hace poco".


Fuente