Venezuela compró a Rusia 100 misiles antiaéreos de alto poder de fuego

Venezuela compró a Rusia 100 misiles antiaéreos

Cohetes Igla son capaces de derribar un helicóptero Blackhawk a 3 o 4 kilómetros. EE.UU. mostró preocupación que éstos puedan caer en manos de la guerrilla.


Misiles antiaéreos en poder del ejército venezolano que pudieran llegar a las manos de las FARC. Esa es una de las preocupaciones del gobierno estadounidense respecto de sus intereses hemisféricos, reveló ayer una nueva dosis de los cables del Departamento de Estado filtrados por WikiLeaks y publicados en la prensa.

Según la versión web del diario español El País, "altos funcionarios del Gobierno de Rusia confesaron el año pasado a una delegación de EE.UU. que habían vendido a Venezuela, hasta ese momento, 100 misiles antiaéreos de manejo individual, una de las armas que Washington considera más desequilibrantes en la región", cifra que no se conocía, ni tampoco se esperaba que fuera tan alta.

Los documentos oficiales revelan que 90 lanzadores, más al menos un centenar de misiles Igla (aguja, en ruso), que tienen un alcance de entre cuatro y seis kilómetros, y que pueden ser utilizados por un solo hombre para derribar incluso un helicóptero Blackhawk, formaron parte de la venta.
"Uno de los peores escenarios que se manejan en Washington es que la guerrilla colombiana se haga con sistemas de defensa aérea que pueden ser utilizados en forma individual y que permiten a un combatiente derribar un aparato", señala El País según los documentos oficiales.

El diario consigna que entre los computadores incautados por el Ejército colombiano a uno de los jefes de las FARC, Raúl Reyes, aparecieron mensajes de militares venezolanos a alias Iván Márquez, miembro del secretariado de las FARC, ofreciendo estas armas a la guerrilla colombiana.
"EE.UU. considera al modelo ruso como 'uno de los sistemas de defensa antiaérea portátil más mortíferos fabricados jamás'", agrega el diario.

Los cables diplomáticos revelan la presencia en la relación entre Rusia y Venezuela de uno de los hombres fuertes del Primer Ministro Vladimir Putin. Se trata del viceprimer ministro Igor Sechin, un cercano a Latinoamérica, y quien dio la bienvenida oficial a Chávez cuando éste viajó este último 14 de octubre a Moscú durante una visita oficial. Sechin, además, es el encargado de llevar a cabo los intereses energéticos de Rusia en todo el mundo.

"Los estadounidenses creen que la decisión de Putin de colocarlo al frente de la comisión bilateral de cooperación ruso-venezolana, reemplazando al también viceprimer ministro Alexandr Zukov, responde a la intención del Primer Ministro ruso de profundizar en todos los campos la relación con Chávez, incluyendo el campo militar", señala El País.
Según destaca la prensa, la relación entre Chávez y los líderes rusos ha llegado a niveles personales, incluso en que el venezolano hizo exigencias directas para la compra bilateral. Respecto de la venta de los misiles, Chávez habría pedido directamente que los misiles ocuparan lanzadores personales. El detalle se supo, según los cables filtrados, cuando EE.UU. pidió a Rusia que la venta de misiles antiaéreos, que ya no podía ser evitada, fuera con modelos que necesitan ser lanzados en plataformas fijas o camiones, para evitar su fácil uso por milicias. Según los rusos, Chávez insistió en que fueran "individuales y portátiles".

EE.UU. supo de la venta de misiles de Rusia en el marco de cooperación mutua que ambos países implementan.

http://diario.elmercurio.com/2010/12/09/_portada/_portada/noticias/50BD21B6-F3B3-4758-8015-D640268457F9.htm?id={50BD21B6-F3B3-4758-8015-D640268457F9}