Blockbuster Argentina: la nueva gran estafa yanqui

Blockbuster Argentina: la nueva gran estafa yanqui
UNA MULTINACIONAL JUGANDO AL “EFECTO JAZZ” EN EL PAÍS EQUIVOCADO

usa

Jack Sparrow no merecía esta afrenta. No él, que como protagonista de las tres películas de “Piratas del Caribe” tantos pesos y dólares le hizo ganar a la empresa.

Ríos de tinta y largos párrafos periodísticos acusan a la piratería como la causa del descalabro en la Argentina de la filial de Blockbuster, empresa monopolizadora hasta hace unos días del mercado de alquiler y venta de películas.

Pero quienes conocen del tema saben que Jack Sparrow es un chivo expiatorio. La caída de Blockbuster Argentina obedece más a la imposibilidad de su escisión de su propietaria Blockbuster Inc de USA, su falta de adaptación a las nuevas tecnologías y a ampliar su negocio, y fundamentalmente al desmanejo histórico de sus directivos locales, con como mínimo el consentimiento por omisión de sus autoridades norteamericanas.

Qué mejor que repasar lo mejor del catálogo Blockbuster para analizar la caída, y conocer la innumerable cantidad de irregularidades ante la ley argentina que están cometiendo en su paupérrima salida del país.

estados unidos


Mentirosos, mentirosos

Blockbuster Argentina S.A. es propiedad en un 98,78% de Blockbuster Inc de EE.UU., y la porción accionaria restante de Blockbuster Canadá. Opera en el país desde más de 15 años, cuando recompró la franquicia que le había otorgado a los chilenos de Errol´s absorbiendo a parte del personal.

Hasta el 2001 la filial local era uno de los mercados estrella de la compañía. Luego, igualmente generó ganancias anuales hasta el 2006, comenzando un declive en sus resultados atribuible no sólo a la piratería y la descarga casera de película sino también al costo laboral, a desmanejos de sus directivos y a la imposibilidad de trasladar a los precios el aumento de costos.

Los empleados con años de antigüedad que se quedaron hasta la fecha sabían desde hace unos tres años que el futuro de la filial local, si no la compraba alguien, era sombrío.
Tenían la convicción de que en todas las tiendas que la empresa cerró en los 2 últimos años —más de 40— le abonaron a los empleados su indemnización correspondiente. El último cierre fue a fines de agosto en Bariloche.

Con fecha 22 de septiembre Blockbuster Inc formalizó su ingreso en el Capítulo 11, suerte de concurso preventivo de acreedores en EE.UU.. Aclararon allí que sus mercados internacionales quedaban excluidos del Capítulo 11, operando normalmente. La única escueta mención a Argentina causó un terremoto a nivel local: decía que dejarían de mandar dinero a la sede local para sostener la operatoria en el país. Automáticamente las autoridades argentinas congelaron —en lo formal— los pagos a todos los proveedores, dejando un primer tendal de perjudicados directa e indirectamente.

estafa

Caranchos

Desde el 23 de septiembre los directivos de la filial argentina brindaron escasísima información al personal. El efecto inmediato fue una exótica convocatoria a una marcha el 30 de septiembre a la sede del Ministerio de Trabajo sita en Callao y Bartolomé Mitre, con el fin —según las autoridades de la empresa— de lograr el apoyo del Gobierno para pasar a funcionar como cooperativa con el fin de mantener las fuentes laborales. Fue tan errática la propuesta ante el personal, que la asistencia real de empleados fue casi nula. Los pocos que fueron lo hicieron por obligación.

Los supuestos interesados por la suerte de los empleados de Blockbuster, a pedido teórico de estos últimos, fueron los sindicatos de la Sociedad de Autores y de los Trabajadores de Espectáculos Públicos: ambos son completos extraños para el personal afectado. Más bien parecieron citados por la editora AVH o la Unión Argentina de Video (U.A.V.) con el afán de vincular la caída de la empresa yanqui con la piratería e, inocentemente de paso, pedir la desgravación impositiva para la actividad, tal como rige en Uruguay.

Un dato no menor: AVH y las otras editoras de DVD se apresuraron a pedir a Blockbuster la devolución de su mercadería, ya que la misma se comercializaba en consignación. Pero la supuesta independencia de AVH con respecto al devenir de Blockbuster es opinable: allí trabaja desde años Roberto Cortés Conde y, desde octubre de 2009, Tomás Marchand: ambos son ex Directores de Blockbuster Argentina, y en el caso de Marchand trabajó a la par del Director actual de Operaciones Pablo Verasaluse…su cuñado.

Con respecto a la Unión Argentina de Video su Gerente Rubén Gutiérrez fue Director de Finanzas y Producto de Blockbuster, ex jefe de Marchand. Demasiado incesto laboral para tan pocas entidades.

Argentina

Nido de ratas

Desde el 23 de septiembre hasta hoy las autoridades de la empresa en los escasos contactos informales con sus empleados sostienen que ellos están en igualdad de condiciones que todos, que las autoridades de EE.UU. los abandonaron a ellos también y no cobrarán indemnización.Un fuerte rumor dice que nuestros 4 protagonistas locales, citados a continuación de la estrella invitada mexicana, demoraron la formalización de pedido de quiebra a la espera de sus negociaciones personales de salida.

blockbuster

Los directivos protagonistas son:

1) Edward Argüelles: mexicano a cargo de la filial Argentina. La única vez que vino fue a mediados de septiembre, a escasos días de todo lo anteriormente narrado. Citó a todo el personal de casa matriz a una reunión un día de su estadía a las 9.30 AM, apareciendo sin explicaciones más de 2 horas tarde. En esta reunión manifestó que Blockbuster Inc seguiría apostando decididamente a la empresa en la Argentina, que se buscarían formatos más pequeños de locales y que seguían creyendo en el país. Menos de 2 semanas después los directivos locales comunicaron que habían sido abandonados a su suerte por la Casa Central de EE.UU..

2) Pablo Ramiro Verasaluse: salteño de ejemplar carrera desde los cargos inferiores, tras trabajar en México arribó en 2007 como Director de Operaciones. Entre un amplio rosario de barrabasadas verbales es quien cuando va a cerrar un local les dice a los empleados que no van a cobrar su sueldo, que él tampoco, y que si él estuviera en sus lugares se consideraría despedido. Vale aclarar que la empresa en estos casos no envió ninguna comunicación formal de desvinculación.

3) Andrés Enrique Bal: gerente de Administración y Finanzas, contador, en la empresa desde la época de Errol´s. Su histórico respetable bajo perfil, sinónimo de empleado comprometido, trastocó ante los hechos descriptos en un mutismo ante sus subordinados, lindante con el desprecio.

4) Gastón Esteban Baga: surgido de las tiendas como Verasaluse, este vecino de Lomas de Zamora alcanzó la Gerencia Comercial tras ser designado primero Gerente de Logística a cargo de la Bodega de la Casa Matriz en la Argentina, conocida como el histórico agujero negro de irregularidades de Blockbuster. Todas las esperanzas de corregir este mote trastocaron rápidamente en el apoyo que le dio a su mano derecha; este último difícilmente pueda justificar con su sueldo los numerosos cambios de autos y progresos patrimoniales que experimentó gracias a estar a cargo del manejo de mercadería desde la Bodega Central.

5) Sergio Norberto Szlapak: gerente de Personal y Recursos Humanos. Uno de los negadores previos de todas las malas noticias para el personal que día a día se confirmaron en estos casi 2 meses.

Estos directivos, además, son los responsables de haber hecho trabajar a la mitad del personal durante el mes de octubre para finalmente comunicarles —a través de terceras personas—que no les pagarían y que tampoco les enviarían telegramas de despido.

La situación se les fue tan de las manos a las autoridades, que varios empleados tomaron locales e intimaron por Carta Documento a los gerentes a devolver las llaves de los locales. Es tal el desmanejo, que los locales del interior —Neuquén, Salta, Córdoba, Rosario y Mar del Plata— siguen operando “normalmente” u ocupados por el personal a la espera de que alguien clarifique quién se apersonará por parte de la empresa a tomar las llaves de esos lugares.

canada

¿Será Justicia?

En el final, quedan muchas preguntas por responder:

- ¿Habrá alguna autoridad judicial que quiera dilucidar la duda de los empleados respecto a la eventual salida de los 4 directivos argentinos con plena indemnización, en detrimento de todo el personal? Si se confirma la obvia quiebra local, ¿la respuesta afirmativa a lo anterior puede transformarla en una quiebra fraudulenta, con responsables locales y foráneos?

- Si estos directivos sostienen que en los últimos 3 años Blockbuster Inc aportó a su subsidiaria argentina U$S 11.000.000, ¿quién auditó fehacientemente la aplicación de esos fondos? ¿Qué responsabilidad le cabría a la firma de auditoría externa KPMG, con presencia casi permanente auditando en ese lapso la casa matriz local?

- ¿Qué opinan la Cámara de Comercio Americana (Amcham) y la Embajada de EE.UU. sobre el proceder de esta empresa norteamericana? ¿No es esta gente la que luego se queja por la “inseguridad jurídica” de otros países?

- ¿Estará al tanto la SEC —Controladora de Empresas de EE.UU.— sobre el comportamiento de Blockbuster Inc previo a su ingreso al Capítulo 11, referido a la liviandad de controles sobre la enorme masa de dinero que habría enviado a su deficitaria subsidiaria Argentina? ¿Y la Fincen, controladora internacional de lavado de dinero?

- Días después de la marcha del 30 de septiembre el Ministro de Trabajo Carlos Tomada aseguró que su cartera se ocuparía de la situación de los empleados de Blockbuster. ¿Alguien puede mandarle un SMS, o recordarle sus palabras?

- ¿Despertará de su siesta eterna don Armando Cavalieri, secretario del Sindicato de Empleados de Comercio, donde mayoritariamente aportan los empleados de la firma?

- ¿Sigue interesado en comprar la empresa el pícaro empresario multimedios “K” Sergio Szpolski?
¿Querrá la empresa para vender películas oficialistas o quizás le sea útil el Crédito Fiscal que tiene ante la AFIP de $ 12 millones?

Si dicho Crédito sigue existiendo, ¿no sería apropiado que el Estado Nacional autorice su uso a fin de regularizar la situación de los trabajadores?

- ¿Qué materia dicta en la Escuela Argentina de Negocios y en la Universidad Maimónides Sergio Szlapak, “ética profesional”?

- ¿Qué opina el Consejo Profesional de Ciencias Económicas sobre lo actuado en este caso por el contador Andrés Bal?

Demasiadas preguntas para tantos desatinos.

En fin, ¿será justicia para los empleados de Blockbuster Argentina?

gran

El origen

En el marco de esta historia, hay que destacar la figura de Carl Icahn, el nuevo hombre fuerte de Blockbuster USA. Dueño de casi el 99 % de las acciones de Blockbuster Argentina, este millonario apareció en la vida de la empresa cerca de 2003, comprando papeles paulatinamente hasta alcanzar una posición de poder en el Directorio e imponer condiciones.

Con una fortuna estimada en unos 14 mil millones de dólares, Icahn es conocido en el ambiente de los negocios con el término de “depredador corporativo” a través de una fórmula siempre común: la compra paulatina de acciones o deuda de una empresa; luego, cambio de ejecutivos por delegados suyos; y más tarde, control del Directorio. En el ínterin, despidos de empleados para culminar negociando la compañía o liquidándola. Así lo hizo o intentó con Time Warner, Motorola, Yahoo, Metro Goldwyn Mayer y otras.

Paralelo al crecimiento de la influencia de Icahn, Blockbuster USA agigantaba exponencialmente su deuda y su subsidiaria argentina requería del auxilio de su casa matriz con más frecuencia.

Siendo desde hace años personaje central en el directorio de Blockbuster USA, sorprendió en enero del 2010 renunciando al mismo, y vendiendo gran cantidad de acciones dos meses después. Pero mayor fue la sorpresa cuando la compañía formalizó el 22 de setiembre su ingreso en el Capítulo 11: adicionalmente se conocía la noticia que en los últimos tiempos Icahn había comprado gran cantidad de deuda de la empresa, por la cual Blockbuster pidió su reestructuración.

Con Icahn en posición de fuerza, la empresa pasó de deber casi U$S 1.000 millones a sólo adeudar U$S 100 millones, logrando un nuevo crédito en efectivo de U$S 125 millones para reorganizarse.

Blockbuster Argentina: la nueva gran estafa yanqui

Ropa limpia, negocios sucios

Tras la comunicación de Blockbuster USA anunciando el 22 de setiembre el fin del financiamiento a su filial argentina, la directiva local quedó paralizada. Al día siguiente, desde el Norte informaban que el estudio de abogados que históricamente manejó los temas legales en el país continuaba en sus funciones pero sólo a la orden de la matriz norteamericana. Las autoridades locales entraron en pánico.

Días después, las noticias enrarecían. Los directivos eran invitados a asumir mayores responsabilidades societarias tras comunicarles que con fecha 23 de setiembre el presidente de la sociedad, el estadounidense Thomas Kurrikoff, había presentado su renuncia al cargo. Renuncia que el directorio local debía aprobar.

Para esos días, las autoridades locales informaban a los empleados que la filial argentina había recibido de su matriz desde 2007 la friolera de aproximadamente U$S 11 millones para sostener la operatoria local. La noticia no cerraba para nadie: un ejercicio anual frecuente de la compañía consistía en cotizar cuánto saldría levantar sus operaciones en la Argentina, y el monto se aproximaba a los U$S 3, 5 millones.

Pasado en limpio, en los últimos años que la empresa trabajó a pérdida, su casa matriz decidió perder todos los años una cifra similar a la que podría haber aplicado para cerrar su operatoria sin problemas. Adicionalmente, en el período citado la empresa cerró más de 40 locales.

Pero, ¿quién es el misterioso presidente de la sociedad local Thomas Kurrikoff? Este ignoto personaje para los empleados argentinos es Vicepresidente Senior de Blockbuster USA desde el 2003, el número 2 mundial financiero de la empresa, a cargo de la planificación financiera y de las operaciones internacionales. Una posible interpretación sería: yo me pido fondos a la sociedad que presido, yo me los otorgo y vaya a saber qué envío a esa sociedad que presido en un extraño país.

¿Cómo puede una persona no alarmarse sobre la inviabilidad de una empresa que necesita anualmente una financiación externa similar a la equivalente para cerrar sus operaciones? Quizás ciertos temas se soslayen cuando alguien está enfocado en renegociar alquileres o determinar cierres a discreción, u ocupado tratando con los mismos generosos proveedores de siempre, o decidiendo unilateralmente con quién concilio y por cuáles montos, o sólo tiene la libertad de trabajar sin ser controlado ni molestado.

Los milagros que consigue un decimal adicional en un recibo de sueldo quedaron desnudos tiempo después. Las presiones para aceptar la renuncia del citado Kurrikoff y aprobar su gestión se aceleraron sobre los directores locales, entendiendo por primera vez en años la importancia de los cargos que históricos empleados surgidos de abajo habían aceptado a la par que la empresa se achicaba.

Al pánico siguió la depresión: la intención era renunciar al Directorio, pero era demasiado tarde. Aunque encontrar un buen abogado puede lograr que cualquier Lázaro resucite.

usa

De mendigos a millonarios

Cuando un abogado litiga contra colegas muy conocidos, se asemeja a una partida de Poker con las cartas dadas vueltas: ambas partes se conocen, por lo que la única diferencia la puede hacer el azar.

El asesoramiento indicado logró que de estar a punto de resignar sus puestos en la sociedad (pero no como empleados, nadie come vidrio) les abrieran los ojos: en la medida que sus firmas no aprobaran la renuncia y gestión de Kurrikoff, sus ascensos propuestos o cualquiera de la catarata de cosas (incluyendo el pedido de concurso preventivo o quiebra local) que les sugerían desde Blockbuster USA pasaban a estar en una posición de fuerza para negociar.

No conforme con lograr una indemnización plena podrían pedir garantías de pago de sus sueldos comunes, un premio por asistir a la compañía en su reestructuración o quiebra local e indemnidad garantizada por la casa matriz para el futuro. Y hasta solicitar una actualización salarial por ser empleados fuera de convenio.

Un elemento para negociar adicional a no aceptar la renuncia de Kurrikoff sería presentar la renuncia a sus cargos en el Directorio, aclarando que desaprobaban la gestión del estadounidense. El pánico, milagrosamente, se transladó de bando. Aquí podría encontrarse la respuesta al tan dilatado pedido de quiebra de la filial argentina, como por qué sus directivos —a su pesar— siguen concurriendo con temores a sus oficinas esperando la resolución de esta negociación.

estados unidos

¿Será Justicia esta vez?

Vale renovar los interrogantes de esta hecatombe con final abierto.

-¿Por qué los asesores locales de Blockbuster USA, si sólo son asesores, estarían exigiendo ser protegidos por una póliza de seguro? ¿Existen los especialistas en fraude?

-Dedicado a la SEC de USA, que vigila todo lo relativo a la gestión de Blockbuster respecto al Capítulo 11, ¿s Carl Icahn un pichón de Bernie Madoff? ¿Madoff fue la excepción a la regla, o la regla es ser como Madoff?

-¿Vigila correctamente la SEC el flujo de fondos de las empresas con sus subsidiarias, protegiendo a todos sus accionistas? ¿Y el juez Burton Lifland, a cargo del Capítulo 11 en USA?

-¿Puede interesarse el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) en chequear el correcto flujo de fondos?

-Ateniéndose a lo declarado por Blockbuster USA respecto a no financiar más a su sede argentina, ¿de dónde saldría dinero para eventuales arreglos con algunos pocos empleados?

-¿Qué pueden esperar a futuro los empleados de Blockbuster Uruguay, USA, México, Dinamarca, Gran Bretaña y
Canadá ante la experiencia argentina?

-¿Es real que el local ubicado en el centro comercial Santa Bárbara le interesaría a título personal al señor Pablo Verasaluse?

-¿Puede ser tan caradura un directivo de la Unión Argentina de Video de reclamar por la situación de Blockbuster, siendo familiar del proveedor más antiguo y cordial con la Gerencia Comercial de toda la historia de Blockbuster Argentina?

-¿Pueden seguir invocando el nombre de los empleados las editoras de películas después de haber protagonizado la marcha-papelón del 30 de setiembre pasado al Ministerio de Trabajo, disfrazando el interés de la desgravación impositiva del sector con la defensa de las fuentes de trabajo vía estatización o cooperativa?

-¿Puede individualizar el secretario de la Unión de Trabajadores de Sociedades y Autores Osvaldo Moreno qué empleados le solicitaron a su desconocido sindicato la defensa de sus intereses? ¿Tan involucrado está con sus “afiliados” para declarar el pasado 4 de noviembre que no conocía que Blockbuster hubiera despedido o cerrado locales, cuando a esa altura ya habían cerrado más de 10 tiendas? ¿Existen los sindicalistas a “control remoto” empresarial?

-¿La CGT representa el interés de todos los trabajadores argentinos, o de quienes le da la gana?
¿Armando Cavalieri está tomando sol en Parque Norte?

-El famoso Crédito Fiscal de $ 12 millones que tendría la empresa en la Argentina, ¿sigue existiendo? ¿Es verdad que dichos créditos pueden venderse?

-Se vuelve a reiterar: ¿puede simplemente el Gobierno nacional autorizar su uso para regularizar la situación de los trabajadores?

-¿Es casual que en las mejores locaciones donde había un Blockbuster se hayan instalado tantos Farmacity? ¿Es verdad que ciertas inmobiliarias agradecen efusivamente ser avisadas de estas oportunidades?

-¿Por qué sostienen los directivos locales que al 1º de septiembre no habían incurrido en ningún incumplimiento cuando por lo menos los locales de Rosario, Salta y Merlo debían impuestos municipales, llegando en el caso de este último a su clausura por falta de pago de tasas? ¿Y el período 2003-2006 que “olvidaron” pagar el aporte como seguro de retiro de los empleados de Comercio qué fue, un olvido o un incumplimiento?

-¿Pueden seriamente las editoras de películas invocar que trabajaban en consignación cuando en alguna de ellas abundan los ex empleados de Blockbuster Argentina? Realmente ellas pidieron su mercadería o fueron invitadas a hacerlo por Blockbuster?

-¿Querrán aportar algo los ex directivos mexicanos de la firma Ricardo Vega Uriarte y Abelardo Conde Mena? ¿Y el azteca encargado de Operaciones para Latino América Edward Argüelles sobre lo que recuerde de sus actividades no nocturnas la única vez que vino a Buenos Aires? ¿Sumarían los testimonios de los ex directores argentinos Claudio Bernaudo y Tomás Marchand, este último con un cargo relevante en la empresa AVH y cuñado de Pablo Verasaluse?


estafa

Concluyendo

Blockbuster ha iniciado una sutil tarea a efectos de dividir a los ex empleados de su firma. Lo hace sobre la base de separar a “sobrevivientes” —quienes cobraron el sueldo— y “defeccionados” —quienes no—, logrando que las marchas tengan poca afluencia de empleados y que estos crucen acusaciones entre sí.
Pierden de vista estos que, si bien puede haber gente que tenga algún muerto en el placard, otros responsables locales bien identificados y foráneos tienen una morguera cada uno sólo en el bolsillo de sus pantalones.

Jack Sparrow —protagonista de “Piratas del Caribe”— bien podría decir emocionado: “La piratería no se mancha”…


Argentina

Autor de este impresionante articulo: Christian Sanz, miembro del medio "Tribuna de Periodistas"

Fuente:

Parte 1: http://www.periodicotribuna.com.ar/7814-blockbuster-argentina-la-nueva-gran-estafa-yanqui.html

Parte 2: http://www.periodicotribuna.com.ar/7932-blockbuster-argentina-la-nueva-gran-estafa-episodio-2.html