SE MATO EN LA MOTO QUE RECIEN HABIA COMPRADO



Un joven que había adquirido una motocicleta, apenas recorrió 17 kilómetros cuando fue embestido por un auto, lo que le produjo la muerte casi instantánea.


" Feliz viaje "



El trágico hecho ocurrió en Santiago del Estero y un muchacho de 26 años fue embestido por un auto en el cruce de las rutas 34 y 5. Tras el impacto, el automóvil volcó sobre la banquina y resultaron heridos el conductor, su esposa, y una bebé de seis meses.

“Feliz viaje”, esa frase escueta fue el último mensaje de texto que recibió Julio Ricardo Páez (26 años) en su teléfono celular Samsung rojo. Es que su madre había adquirido una flamante motocicleta Yamaha YBR roja, de 125 centímetros cúbicos, en un comercio de la ciudad capital y él había sido encomendado para trasladarla andando hasta la localidad de Libertad, departamento Mariano Moreno. Pero nunca llegó a destino. La muerte lo encontró cuando cumplía con el objetivo de llevar el tan ansiado vehículo por toda la familia.

Por la ruta 34, de sur a norte, circulaba un automóvil Ford Focus blanco, dominio GTI-804, que era conducido por Alberto Romero (55 años), quien viajaba junto a su esposa Ana Soria (28) y a la hija de ambos, de seis meses. Los tres regresaban a la ciudad de Tartagal, provincia de Salta, donde residen.

Por causas que se tratan de establecer, al llegar a la intersección con la ruta 5, el auto embistió violentamente la Yamaha que era conducida por Páez y que circulaba por la arteria provincial, de oeste a este. Al parecer, ninguno de los dos conductores frenó.

El motociclista golpeó contra el capó y salió despedido varios metros. Se arrastró por el carril este de la ruta 34 y terminó inmóvil sobre el pavimento. La muerte fue casi instantánea.
En tanto, a raíz del violento choque, el conductor del auto, perdió el control del rodado, cruzó hacia la banquina contraria de la ruta 34 y volcó. Finalmente, quedó con las ruedas hacia arriba y en una zanja del desagüe.

Los tres ocupantes del rodado fueron rescatados y asistidos por personal del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de La Banda. La que presentaba mayores lesiones es Soria, quien sufrió heridas en el rostro y acusaba dolores en la columna. Al parecer, la mujer se encontraba amamantando a su hija cuando ocurrió el siniestro vial, lo que evitó que la beba sufriera graves consecuencias ya que la contuvo contra su pecho y la cubrió con sus brazos.

Soria y Romero (con aparentes lesiones leves, ya que viajaba con cinturón de seguridad) fueron trasladados por los bomberos hasta el Hospital Antenor Álvarez y la beba, al Hospital de Niños Francisco Viano. Desde allí fueron derivados luego al Hospital Regional y al Cepsi de la ciudad capital.

En tanto, el médico de policía, Fabricio Acosta, comprobó que Páez había dejado de existir, a causa de politraumatismos varios y fractura de base de cráneo.
Al lugar acudió personal de la Seccional 14, a cargo del oficial subinpector Jorge Adra, y de la Sección Criminalística de la Unidad Regional 2, al mando del cabo primero Miguel Rojas.







Buennuevamotoviaje" Feliz viaje "