QUE EL EJÉRCITO permitió a Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera volver a escaparse. Tal es la noticia que ha dado la vuelta al mundo, merced a los boletines o “reportes de inteligencia” que el think tank washingtoniano Stratfor circuló el lunes 13 de diciembre.

Basado en informaciones aparecidas en El Diario de Chihuahua y en la página electrónica www.eldigital.com.mx, Stratfor da cuenta de que en la noche que va del viernes previo, la que va del 10 al 11 de diciembre, Guzmán Loera “pudo haber escapado” de una redada del Ejército mexicano en una fiesta que se celebraba en el fraccionamiento Campestre, de Delicias, Chihuahua.

El boletín de Stratfor, al que acceden analistas, empresarios, políticos y periodistas de todo el orbe, también informa que “fuentes no oficiales” señalaron que ante la presencia de “El Chapo” unidades y elementos de la Quinta Zona Militar que habrían llegado primero al lugar, recibieron órdenes de esperar por refuerzos provenientes de la Cuadragésima Segunda Zona Militar, antes de iniciar cualquier ataque.



En ese lapso, “El Chapo” habría escapado de nueva cuenta.

Lo peor, es que quienes arribaron primero a la fiesta donde supuestamente se encontraba el poderoso narcotraficante, no carecían de capacidad de fuego para iniciar la operación que hubiese permitido al Ejército resarcirse de los comentarios negativos que sobre la institución armada ha vertido el nada diplomático embajador estadounidense, Carlos Pascual… No. De acuerdo a versiones difundidas por las publicaciones mexicanas y recogidas por Stratfor para su divulgación mundial, el lapso de espera habría sido solicitado para que la XLII Zona Militar también se llevara el crédito de la captura que finalmente no se dio.

No obstante, el think tank de Washington concede a las fuerzas armadas el que hayan podido capturar, tras herirlo, a Enrique “El Cumbias” Acosta López, jefe del brazo de “Sinaloa Gente Nueva”, organización que ha participado activamente en las batallas del cártel de Sinaloa contra “La Línea”, del cártel de Juárez. “Después de la redada -dice el reporte de inteligencia bautizado como “México: Reporte de Seguridad”-, López fue trasladado a un hospital de Delicias, mismo que fue bloqueado por las fuerzas militares durante su tratamiento (a todos los pacientes se les negó temporalmente el acceso al hospital, y la avenida Río Conchos fue cerrada), un procedimiento estándar para las fuerzas de seguridad mexicanas que así intentan evitar contraataques por las grupos ejecutores del tráfico de drogas”. Acosta López, se cita, fue dado de alta el mismo día y trasladado a una prisión en Delicias.

En su comentario a la información arriba transcrita, Stratfor le da un “raspón” más a la fallida administración del señor Felipe Calderón: “las autoridades mexicanas -dice- han tenido pocas oportunidades de detener a Guzmán desde que escapó de prisión en 2001. Esta falta de atención de las fuerzas de seguridad, aparejada con la relativa débil presión del gobierno hacia otras organizaciones del narcotráfico como “Los Zetas” y el cártel del Golfo, ha dado lugar a la teoría de que el gobierno mexicano ha optado por la federación de Sinaloa como la base para una alianza de los cárteles con los que se puede negociar”.

He ahí nuevamente -pero ahora desde el extranjero-, la cada vez más extendida versión de que los panistas, desde la época de Vicente Fox, cuando lo ayudaron a escapar de la prisión de máxima seguridad (jejeje) de Puente Grande, y ahora con Felipe Calderón que lo tolera y aparentemente lo protege, “El Chapo” Guzmán es el narcotraficanete de los blanquiazules. Con el que negociaron o negocian, de acuerdo a investigaciones y reportes de la valiente periodista Anabel Hernández, aparecidos en su más reciente libro: Los señores del narco.

Dice Stratfor más al respecto: “si la presencia de Guzmán en la fiesta se confirma, la evaluación la teoría de este acuerdo tácito con el cártel de Sinaloa podría entrar a discusión.

“Por el contrario, si el informe de que los militares se vieron obligados a esperar antes de realizar el ataque es cierto, tal podría ser la evidencia de este tipo de favoritismo” gubernamental hacia el cártel de Sinaloa y a su capo “El Chapo” Guzmán. Tal se leyó en todo el orbe.

Nada extrañamente, poco de eso se supo aquí.


se volvio a escapar el chapo guzman

www.blogdelnarco.com