PorGabriela Samela
ESPECIAL PARA CLARIN


Siete áreas temáticas emergentes marcan tendencia para 2011 con carreras de pregrado, grado y posgrado. Se trata de títulos vinculados con tecnologías de la información, negocios inmobiliarios, seguridad ciudadana, problemas ambientales, desarrollos biotecnológicos, producción de contenidos y gestión de la industria cultural e ingeniería.

En muchos casos, es la combinación entre perfiles con fuerte demanda del mercado laboral y carreras con escasez de graduados la que da como resultado títulos que prometen en cuanto a empleabilidad y desarrollo de carrera. En la Argentina, este viene siendo el caso de las Ciencias Aplicadas, es decir, la mayor parte de las ingenierías, licenciaturas como Geología o Geofísica y una buena parte de las carreras vinculadas con las tecnologías de la información.

Por otra parte, aparecieron o se multiplicaron carreras vinculadas a fenómenos sociales puntuales, como las licenciaturas o tecnicaturas en Seguridad. Además, las nuevas tecnologías impulsaron negocios que necesitan nuevos perfiles, como, por ejemplo, la creciente industria de videojuegos o las carreras “multimedia”.

“Todas las carreras relacionadas con las nuevas tecnologías han sido vistas como prioritarias en los últimos años”, señala Alberto Dibbern, secretario de Políticas Universitarias. E indica dos tipos de necesidades: los técnicos que “son los que la industria necesita más rápidamente” y los títulos de grado. En este último caso, advierte que “la necesitad de conseguir jóvenes capacitados se choca con la posibilidad de concluir con los estudios”.

En este sentido, se amplió la oferta de tecnicaturas y “se puede observar una mayor demanda por parte de los ingresantes en carreras de pregrado que les permiten una pronta inserción laboral en ámbitos donde hace unos años no se requería una formación académica”, señala, por su parte, Marcelo De Vicenzi, vicerrector de la UAI.

Industria cultural

Un amplio abanico de carreras vinculadas con la producción de contenidos y la gestión de la cultura y el entretenimiento proliferó en los últimos años, generando ofertas cada vez más específicas. Un ejemplo es Diseño de Animaciones y Dibujos Animados, una carrera corta que prepara a un egresado para trabajar en productoras de animación, canales de televisión y empresas que produzcan contenidos con efectos especiales por computadora.

También son de aparición reciente y gran crecimiento las carreras que forman en tecnología multimedia. “Aunque aún no se han graduado, la gran mayoría de nuestros alumnos trabajan en diseño web, en la programación de instalaciones interactivas, en la edición de sonido para distintos medios, entre otros campos de desarrollo”, ejemplifica Daniel Wolcowicz, docente del IUNA, donde se dicta la Licenciatura en Artes Multimediales.

La industria de videojuegos emplea a más de 1.600 personas y está en crecimiento, según la Asociación de Desarrolladores de Videojuegos de la Argentina. Pero además, es un tipo de industria que emplea perfiles profesionales no exclusivamente de programación, sino también de arte y diseño. Por esta razón, se encuadra como parte de la industria cultural.

A su vez, la academia respondió al crecimiento de estas empresas con carreras que forman un perfil específico. Es el caso de la Tecnicatura en Diseño y Programación de Videojuegos de la Universidad Nacional del Litoral o, a nivel posgrado, de la Especialización en Diseño y Desarrollo de Videojuegos del ITBA. “Buscamos formar profesionales en el desarrollo de software de videojuegos con experiencia en las últimas tecnologías de la industria”, dice Silvia Gómez, directora del Departamento de Ingeniería Informática.

La gestión de esta industria es también tema de carreras de grado y posgrado. Algunos ejemplos son la Licenciatura en Management con orientación en Entretenimiento y Medios, la Maestría en Gestión de Contenidos de la Universidad Austral o la carrera en Gestión e Historia de las Artes de la USal.

“Son campos nuevos pero con los que los jóvenes están en contacto”, observa Alberto Dibbern, secretario de Políticas Universitarias. “Es más difícil que vean la importancia de la Geofísica”.

Seguridad

La seguridad ciudadana ganó centralidad en las agendas públicas en todo el mundo. En consecuencia, la formación universitaria en este rubro se diversificó. Sólo en el área metropolitana, doce universidades ofrecen licenciaturas o tecnicaturas vinculadas con la seguridad pública o civil.

El egresado de estas carreras está preparado para realizar estudios e investigaciones y asesorar acerca situaciones y acciones institucionales vinculadas con la seguridad. Se desempeña previniendo y evaluando factores de riesgo.

Para la formación, se integran cuestiones jurídicas y sociales. “Estas carreras se han expandido, por un lado porque hay una emergencia social y, por otro, porque es un tema que se tiene que considerar en toda gestión”, señala Teresa Martín, directora de Re-vista Vocacional.

En el mismo sentido opina el secretario de Políticas Universitarias, Alberto Dibbern: “Es indudable que la seguridad es un problema central. A cualquiera que administre seguridad hay que formarlo. Es un tema de estudio, tanto para la sociedad civil como para los responsables”, enfatiza.

También hay carreras de seguridad aplicada a ámbitos específicos, como el portuario, marítimo, el laboral o la prevención vial, y la seguridad informática, que se oferta como carrera corta en la Universidad CAECE.

Tecnologías de la Información

Entre 2004 y 2009, el sector de Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) creció 17,6% anual acumulativo en número de empleados, según datos de la CESSI. Las necesidades del sector son urgentes y a eso responde el alza en la oferta de carreras técnicas como la de Analista Programador. “Es importante notar que la demanda laboral se centraliza en un perfil profesional y no exclusivamente científico”, subraya Esteban di Tada, decano de la Facultad de Ingeniería de la UP.

Las carreras de grado, más extensas, se enfrentan con ese problema: “el mercado tecnológico está tan demandado que los que tienen conocimientos básicos o facilidad para esa profesión son tentados a trabajar y muchas veces dejan en segundo plano los estudios”, analiza Gabriel Pérez Lance, director del Departamento de Informática de la UCEMA. Sin embargo, “existe una demanda muy alta de profesionales especializados”, asegura Ricardo Orosco, decano de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Exactas de UADE.

A nivel posgrado, la Maestría en Tecnologías de la Información aporta como competencias profesionales “la construcción de productos de software y sistemas informáticos; la evaluación del estado del arte de esos sistemas en los distintos aspectos de la construcción y evaluación de calidad; el desarrollo e investigación básica y aplicada en las áreas de Ingeniería de Software, Bases de Datos y Redes de Datos”, aportan desde la UAI. Otra especialización con buenas perspectivas es la de explotación de datos. Conocida como Data Mining, responde a la necesidad de las organizaciones de analizar sus enormes cantidades de datos por medios automáticos o semiautomáticos, con el objetivo de descubrir información valiosa para la gestión.

Ambientales

El posicionamiento actual de los temas ambientales dio impulso a la formación de especialistas en diversos niveles, tanto licenciados como ingenieros.

“La incorporación de la dimensión ambiental como pieza fundamental en todas la áreas del ámbito privado, así como del estatal, forzaron su inclusión en la oferta académica. Esta formación abarca conocimientos netamente técnicos así como de gerenciamiento ambiental”, explica Vergenie Aude Luppi, profesora del Departamento de Ingeniería Química del ITBA, que ofrece posgrados en Gestión e Ingeniería Ambiental.

El ingeniero ambiental centra su actividad en dos áreas principales: la remediación de problemas ambientales existentes y el desarrollo de nuevas soluciones para prevenir y controlar peligros ambientales futuros, detalla Diana Mielnicki, coordinadora de la carrera de Ingeniería Ambiental de la Universidad Nacional de San Martín. Su ámbito de trabajo se encuentra tanto en sectores productivos como en empresas de servicios ambientales, consultoras o el sector público.

Por su parte, la Facultad de Ingeniería de la UBA ofrece una Especialización en Ingeniería Sanitaria y Ambiental. “Sus egresados trabajan en temas relacionados con instalaciones para abastecimiento de agua para consumo humano, recolección y tratamiento de desagües urbanos, tratamiento de aguas y efluentes industriales y gestión integral de residuos sólidos”, informa Gabriel Venturino, secretario de Posgrado.

Biotecnológicas

“La transformación tecnológica requiere de especialistas que den valor agregado a las materias primas, además de contribuir a la preservación del medio ambiente”, explica Ana María Giuletti, directora de la Especialización y Maestría en Procesos Biotecnológicos de la UTN, que comenzará a funcionar en 2011. Esta área de especialidad, de aparición muy reciente, tiene aplicación sobre todo en el sector agroindustrial y de la alimentación, además de la salud humana.

También existe la carrera de Bioinformática. “Ambas comparten un esqueleto bioquímico similar. Así, sus egresados pueden desempeñarse cómodamente en el laboratorio realizando experimentos de biología molecular y celular, ingeniería genética o genómica. No obstante, el biotecnólogo tiene una formación muy sólida en gestión. El bioinformático, por su parte, posee una base y una especialización muy fuertes en tecnologías de la información, matemática y estadística”, explica Federico Prada, director de Bioinformática de la UADE, que dicta las dos carreras.

Ingenierías

Todas las ingenierías siguen siendo carreras con promesas de futuro por la combinación entre demanda de esos perfiles y escasez de graduados. “Uno de los indicadores que nos permiten inferir la demanda que existe en el mercado laboral de nuestros alumnos es la práctica profesional supervisada. Casi la totalidad de los alumnos que llegan al último año ya se encuentran trabajando en algún rubro relacionado con su carrera y realizan la práctica en sus propios empleos sin necesidad de recurrir a lo que la Facultad les ofrece a través de convenios”, explica Mariano Imberga, subsecretario de Gestión Académica de la facultad.

Desde la Facultad de Ingeniería de la UBA (FIUBA) señalan que los posgrados con más crecimiento en los últimos años fueron las especializaciones y maestrías en Gas y Petróleo y en Servicios y Redes de Telecomunicaciones y en Tecnologías de Telecomunicaciones.

Algunas ingenierías novedosas son Automotriz, que se dictará en la regional de General Pacheco de la UTN (todavía no tiene fecha) e Ingeniería de Sonido, que dicta la UNTREF.

En cuanto a Ingeniería Química, sus principios básicos la hacen adecuada para su aplicación en nuevos campos. “En el contexto actual, tiene un rol preponderante en la investigación y desarrollo de nuevas tecnologías que van desde el mejor uso de los combustibles fósiles al aprovechamiento de energías renovables”, dice Vergenie Aude Luppi, profesora del Departamento de Ingeniería Química del ITBA.

Inmobiliarias

La ley 25.028, que obligó a la formación universitaria de los martilleros públicos y corredores, sumada al boom inmobiliario pos devaluación, tuvieron repercusión inmediata en la oferta educativa. “Esta capacitación presenta gran demanda en el mercado actual, ya que la formación de los martilleros y corredores estuvo basada durante años en cursos cortos de índole legal, en el autodidactismo y en la práctica profesional”, dice Pablo Pila, responsable de la Tecnicatura Superior en Negociación de Bienes de UTN-FRBA.

Entre otras, la UAI, la UCA, la USAL, la UNSAM, la Nacional de La Plata y la Kennedy incorporaron propuestas universitarias para la formación de martilleros, corredores, administradores de consorcios y tasadores. En Agronomía de la UBA se ofrece el título de Martillero y Corredor Público Rural.

Una carrera corta de reciente nacimiento es la Tecnicatura en Geomática, que forma para la interpretación de planos de mensuras, subdivisión y unificación de propiedad horizontal.

Fuente:http://www.ieco.clarin.com/universidades/cartelera-carreras-posgrados-potencial_0_196200015.html