6-7-8: falacias al servicio del saqueo

Desinformación masiva contra Proyecto Sur y falsedades sobre la realidad, desde los programas oficialistas.

Lejos de promover la democratización de nuestro sistema de medios, es decir, de abogar por la información veraz, responsable y oportuna, la política mediática del Ejecutivo, de sus socios televisivos y de la prensa escrita que sigue sus dictados, busca monopolizar la comunicación, con la simulación y la hipocresía como metodología excluyente.

El deliberado cinismo y la falta de escrúpulos de los medios kirchneristas parece no tener límites: la pasada semana, desde “6-7-8” se criticaba al diputado y referente nacional del Proyecto Sur, Fernando “Pino” Solanas, por analizar las posibilidades de que la presidenta sea o no candidata en 2011 y ?se dijo? por ser la “pata progresista de TN”. De seguido, los periodistas adictos presentaron imágenes del acto en que se anunció el hallazgo de un importante yacimiento de gas en la provincia de Neuquén, al que acudieron la Presidenta CFK, el presidente de Repsol-YPF, Antonio Brufau, el banquero santacruceño Esquenazi (accionista del 15% YPF gracias a Kirchner) y algunos líderes de la oposición tradicional que no quisieron perderse la foto.

Si por algo se caracteriza “6-7-8” es por ocultar los grandes temas nacionales y hacer la peor ideología como hizo Neustadt con el menemato. El contraste señalado más arriba es paradigmático, y demuestra el absurdo comunicacional llevado a su máxima expresión: se cuestiona la participación del diputado Solanas en programas de TN cuando tanto “6-7-8”, como “DDD” y “TVR” no sólo no lo invitan sino que, para mayor gloria, tergiversan sus ideas y omiten de manera deliberada y cínica sus argumentos en torno al vaciamiento del patrimonio público y el saqueo criminal de nuestros recursos estratégicos, hidrocarburos, pesca, minería, tierras: porque el gas que se descubrió en Neuquén no le pertenece a la Nación, como se quiso hacer creer, sino a las transnacionales neocoloniales aliadas del Gobierno nacional.

Pero cuidado: los comunicadores kirchneristas adictos vienen de la mano ilustradísima, “nac. & pop”, de Foucault, Baudrillard, J. P. Feinmann y la “deconstrucción de la noticia”. Son quienes se arrogan la propiedad del periodismo crítico, pero desde la “TV pública” y aliados no dejan de atizar, más que cualquier canal privado de intereses naturalmente corporativos, la gangrena intelectual de los televidentes al desinformar y legitimar subrepticiamente ?como hacen los periodistas K? la mismísima entrega de nuestros bienes naturales a manos de empresas neocoloniales.

Repitiendo sin descanso argumentos en torno a los derechos humanos, y señalando a Macri y a Clarín como el eje del mal, desde la TV oficialista se descarta calculadamente referir, por ejemplo, los beneficios millonarios que obtendrá el grupo Macri con la compra irracional de 10.000 millones de dólares de material ferroviario a China; el sospechoso canje de deuda por la misma suma; la ilegitimidad de la deuda al Club de París; los negociados espurios de Jaime y las estrechas relaciones de la secretaría de Trasporte con Pedraza y sus secuaces; los vínculos del Ejecutivo con el genocida Insfrán; el amparo presentado contra la ley de glaciares por el gobernador Gioja; el neofeudalismo del PJ en el conurbano; y así una incontable cadena de hechos que demuestran la verdadera faz política antinacional del kirchnerismo.

El titular de la Autoridad federal de Servicios de Comunicación Audiovisual, Gabriel Mariotto, señalaba hace unos días que la dicha Autoridad posee más de 15 mil carpetas con proyectos que generarán “más pluralidad y más diversidad de voces”. Ahora bien, ¿qué ocurrirá si Mariotto recibe propuestas de un canal dedicado a difundir los ilícitos de la deuda pública, el estado del transporte ferroviario, las consecuencias de la minería a cielo abierto, la creciente extranjerización de la tierra o la situación de los Pueblos Originarios en Formosa?

¿Pasará lo mismo que con la reciente licitación para publicitar el “Programa de Desarrollo de un Sistema de Formación Continua”, de Naciones Unidas, que el Gobierno direccionó de manera clientelar al Grupo Szpolski? En ese entonces, los beneficiados fueron: El Argentino (Szpolski); diario Tiempo Argentino (Szpolski); diario Miradas al Sur (Szpolski); diario La Gaceta del Cielo (Szpolski); revista Veintitrés Semanal (Szpolski); revista Veintitrés Internacional (Szpolski); revista 7 Días Nacional (Szpolski); revista 7 Días Dominical (Szpolski); revista Cielos Argentinos (Szpolski); y diario Diagonales de La Plata (Szpolski). ¿Queda alguna duda?

Los programas oficialistas ejemplifican a la perfección la matriz hipócrita de un Gobierno al que sólo le falta organizar un gran recital a favor de la megaminería a cielo abierto bajo la consigna de respetar los derechos demasiado humanos de la Barrick Gold para saquear nuestros recursos y contaminar nuestra agua.


Redacción InfoSur





-----------------------------------



Visita mi otro post:




corrupcion


-----------------------------------



kirchnerismo