Van 400 muertos en Brasil tras inundaciones.
En 15 horas, las intentas lluvias provocaron que un alud de barro rojo y torrentes de agua cayeran con fuerza sobre viviendas a las afueras de Ríos, donde sepultaron casas.

Río de Janeiro.- Las intensas lluvias estivales causaron que toneladas de barro rojo y torrentes de agua bajaran con fuerza por las laderas montañosas en las afueras de Río, donde sepultaron las casas de ricos y pobres por igual y mataron a 400 personas en 15 horas.

Socorristas con maquinaria pesada, palas e incluso con las manos removían toneladas de barro y escombros en busca de sobrevivientes. No se sabe de manera inmediata cuántas personas han sido rescatadas. Al menos 90 estaban desaparecidas y las autoridades temían que la cifra se incrementara.

En Teresópolis, 80 kilómetros al norte de Río, la lluvia desbordó los arroyos y causó inundaciones en las laderas ya saturadas con agua. Las cabañas construidas de concreto y madera, pero sin cimientos, en las escarpadas y deforestadas colinas, fueron arrastradas por los enormes aludes.

Las lluvias veraniegas y los consecuentes deslaves matan cada año a cientos de personas en Brasil.

Al menos 200 personas murieron en Teresópolis, de acuerdo con un funcionario de Defensa Civil local. Las montañas recibieron 50 centímetros de lluvia en menos de 15 horas.

El agua seguía bajando de las montañas incluso después que cesó la lluvia. Con el agua hasta la cintura, los sobrevivientes cargaban lo que podían de sus pertenencias y trataban de llegar a los sitios más elevados. Muchos trataban desesperadamente de encontrar a sus familiares, aunque no había servicio telefónico en la región.

En el poblado vecino de Nova Friburgo, murieron al menos 290 personas, de acuerdo con un comunicado del departamento de Defensa Civil del estado de Río. Entre los muertos se cuentan cuatro bomberos que trabajaban en labores de rescate.

Un camión de los bomberos fue alcanzado por un deslizamiento y 8 bomberos continuaban desaparecidos el miércoles.

La presidenta Dilma Rousseff promulgó el miércoles una medida para canalizar 461 millones de dólares a los pueblos de Río y Sao Paulo que sufrieron daños en las recientes lluvias. El dinero servirá para reparar infraestructura y prevenir futuros desastres.

Se espera que la presidenta sobrevuele el jueves las partes más afectadas de Río. El alcalde de Teresópolis Jorge Mario Sedlacek declaró estado de emergencia. Unos 900 rescatistas de la defensa civil y bomberos buscaban sobrevivientes.

En la vecina Petrópolis, el alcalde confirmó que había 80 muertos.

Se prevé que la cifra de muertos aumente a medida que los bomberos lleguen a las zonas más inaccesibles afectadas por los deslizamientos y las inundaciones, dijo Sedlacek. Unas mil personas quedaron sin techo.

“Es la mayor catástrofe en la historia de esta población”

Las intensas lluvias también causaron estragos en el estado de Minas Gerais, donde 60 personas murieron el mes pasado y decenas de poblaciones se encontraban en estado de emergencia. En Sao Paulo, las calles principales están inundadas desde el domingo y 60 personas murieron en derrumbes, aludes e inundaciones en el estado.

El gobernador de Río, Sergio Cabral, pidió a la armada que preste a los bomberos sus helicópteros para las tareas de rescate.

“Lloramos la pérdida de vidas en esta tragedia causada por la lluvia”, dijo Cabral en una declaración.

La tormenta concluyó el miércoles por la mañana, pero la tierra saturada de agua sigue inestable y amenaza a las poblaciones levantadas en las empinadas colinas.

bueno...
debe haber personas muy mal por esta situacion, en Brasil y en todas partes del mundo.
Yo creo q hay q ayudar...







link: http://www.youtube.com/watch?v=nq6ulm06ts4